null: nullpx
Demandas

NY pagará 2.2 millones de dólares a familia de paciente que murió mientras su cuidadora enviaba mensajes de texto

El hombre se atragantó con comida mientras la persona que debía cuidarlo hablaba e intercambiaba mensajes de texto con su novio
25 Ene 2018 – 02:26 PM EST
¡Nuevo!

Presiona aquí para reaccionar

Reacciona
Comparte

El Estado de Nueva York le pagará 2.25 millones de dólares a la familia de un hombre discapacitado que se atragantó y murió en una residencia estatal especial mientras la persona que debía cuidarlo intercambiaba mensajes de texto por teléfono con su novio.

Con la compensación el Estado pone fin a una demanda por negligencia sometida por la hermana de Velasquez.

El hombre, Eddie Velasquez, de 48 años de edad, murió en 2014 un día después de ahogarse con un pedazo de pavo que tomó de la cocina de una residencia estatal para personas discapacitadas en la ciudad de Ithaca (centro de Nueva York).


Velasquez, quien nació con discapacidades del desarrollo, tenía prohibido expresamente estar en la cocina o tener alimentos cerca sin supervisión porque se sabía que corría el riesgo de ahogarse.

Un reporte confidencial de un investigador estatal obtenido por la AP halló que la persona encargada de vigilarlo había intercambiado 137 mensajes de texto por teléfono y hablado en más de 10 ocasiones el día en que ocurrió el incidente que le provocó la muerte al hombre.

Un colega le dijo al investigador que la cuidadora tenía problemas con su novio y “pasó la mayor parte del día en el baño enviándole mensajes de texto”.

La investigación también determinó que el personal de la residencia no tomó las medidas necesarias para asegurarse de que los alimentos estuviesen fuera del alcance de los residentes y que un ventilador que debía estar a mano para resucitar a las personas que se ahogaran no apareció cuando lo necesitaban.

“Hay tanto abuso y negligencia con las personas con discapacidades que aún permanecen en las sombras. Necesitamos traerlos a la luz y hacer que los responsables den cuenta de sus actos”, dijo Ilann Maazel, abogado de la hermana de Velasquez.

Denise DeCarlo, portavoz de la Oficina estatal para las Personas con Discapacidades del Desarrollo, que supervisa la residencia de Ithaca, dijo que tras la muerte un ayudante fue suspendido por seis meses y otro fue multado con 5,000 dólares tras la investigación.

Sin embargo, a ambas personas se les permitió regresar a sus empleos.

DeCarlo dijo que el personal de la residencia fue entrenado nuevamente en técnicas para evitar la asfixia, almacenaje de alimentos y supervisión de residentes.

Velasquez tenía muy pocos dientes y ninguna muela y se le hacía difícil tragar. No podía comer nada que no estuviese cortado en pedazos de media pulgada de tamaño, tenía que ser supervisado mientras comía o estuviese cerca de alimentos y observado durante 30 minutos después de comer.

También había que chequearlo cada 15 minutos a lo largo del día.

El día en que se ahogó entró a la cocina y tomó un pedazo de pavo del refrigerador, un ayudante lo vio y le quitó la comida pero no le pidió abrir la boca para ver si tenía algo adentro.

El hombre luego se fue a un área común de la residencia, donde se ahogó y fue encontrado inconsciente minutos después.

Un equipo de paramédicos lo atendió pero no pudieron desbloquear sus vías respiratorias y el hombre nunca despertó y murió al día siguiente.

Estos son los accidentes en los que muere más gente en EEUU

Loading
Cargando galería
¡Nuevo!

Presiona aquí para reaccionar

Reacciona
Comparte

Más contenido de tu interés