null: nullpx
Seguridad y Prevención

Nueva York pide a hispanos en obras de construcción entregar su tarjeta falsa de OSHA

La fiscalía del condado de Manhattan, en cambio, les dará un entrenamiento libre de costo, en español y sin riesgo de arrestos.
13 Nov 2016 – 2:05 PM EST

Nueva York. - En los últimos dos años, tres docenas de personas han sido arrestadas en Nueva York por la posesión de tarjetas falsas de OSHA, según Nicole Turso, portavoz del Departamento de Investigación de la ciudad.

Y ahora, la ciudad de Nueva York está haciendo esfuerzos para salvar las vidas de los trabajadores hispanos en obras de construcción, donde ya han perecido siete en lo que va de 2016.

Para atender esa situación, la fiscalía del condado de Manhattan está pidiendo a los latinos que les entreguen sus tarjetas falsas de graduación de cursos sobre seguridad en puestos de construcción. A cambio, aclaran, no les arrestarán y les darán el entrenamiento que requieren libre de costo.

Estas tarjetas falsas se han convertido en "un grave problema", según la fiscal adjunta Diana Florence, quien afirma que muchos hispanos las compran para intentar demostrar que tomaron sus requeridos cursos de seguridad en construcción cuando en realidad no lo han hecho y, por lo tanto, trabajan en riesgo de sufrir un accidente mortal.

El curso requerido por la Administración de Salud y Seguridad Ocupacional (OSHA, por sus siglas en inglés), toma diez horas y muchos no quieren perder ese tiempo porque necesitan trabajar cada día, dijo Florence.

En el programa de Univision Nueva York, "Contigo en la comunidad", la representante de la fiscalía de Manhattan Hildalyn Colón explicó recientemente que en la ciudad de Nueva York es requisito que cualquiera que trabaje en construcción tome un curso de "OSHA 10" que ofrece información básica de cómo protegerse en el trabajo.

A juicio de Colón, entre las razones que podrían explicar la cantidad de tarjetas falsas en la ciudad es que estos cursos pueden costar entre 180 a 350 dólares, y muchos de quienes los ofrecen no hablan español.

Ante eso, los hispanos pagan desde 60 a 200 dólares a otros hispanos que falsifican las tarjetas y las venden en la Avenida Roosevelt de Queens. Estas tarjetas se diseñan para parecerse a las que entrega OSHA. Los trabajadores que toman el curso pagan desde 50 a 300 dólares aproximadamente, dependiendo de la entidad que ofrece el entrenamiento.

Las autoridades dijeron que se percataron de la gravedad del problema durante la investigación de la muerte de Carlos Moncayo, un ecuatoriano de 22 años que falleció en el 2015 cuando una zanja no reforzada se le cayó encima en una obra de construcción de Manhattan. El obrero había tomado el curso, pero las autoridades confirmaron en la investigación que muchos otros no lo toman, dijo Florence.

"El riesgo (de tener una de estas tarjetas falsas) es su vida pero un riesgo inmediato es que (si cualquier investigador va a su trabajo y hace una investigación y lo descubre) usted puede pasar ese día en la cárcel y lo pone en riesgo de deportación", enfatizó Colón a Univision al sostener que es un delito grave en la ciudad de Nueva York llevar un documento falso.

Pero, de acuerdo con Colón, esta iniciativa de la fiscalía busca "empoderar" al trabajador. Para ello, como sostuvo Colón, "deben entregar sus tarjetas falsas, sin temor a ser arrestados, y nosotros les daremos el curso".

La entrega voluntaria de las tarjetas falsas y el entrenamiento en seguridad libre de costo y en español para que obtenga la tarjeta oficial, empezará el lunes 14 de noviembre en el Consulado de México. Lo que buscan es que el trabajor aprenda esa información que, en palabras de Colón, "puede salvarle la vida".

Para poder tomar este entrenamiento debe registrarse. Para inscribirse u obtener información, llame al 212-217-6423. Los cursos serán el 14, 16 y 17 de noviembre en los consulados de México y Ecuador.

Vea también:


Más contenido de tu interés