null: nullpx
Actividad de Pandillas

"No se puede usar azul porque es el color de las maras": la violencia entre pandillas aumenta en Nueva York

Los residentes de la isla neoyorquina de Long Island, a 40 millas de Manhattan, están sacudidos por la muerte de cinco jóvenes a manos de la violencia pandillera.
3 Oct 2016 – 11:45 PM EDT
¡Nuevo!

Presiona aquí para reaccionar

Reacciona
Comparte
La policía especial antipandilla del condado de Suffolk hace una detención en Long Island en 2005. Crédito: Getty Images

BRENTWOOD, Long Island. - El reciente hallazgo de los cuerpos de cuatro jóvenes de sangre hispana, estudiantes de la misma escuela superior en Brentwood, Long Island, ha puesto la mira nacional sobre un problema que los residentes en esta isla neoyorquina llevan algún tiempo denunciando.

La alarma se disparó el 14 de septiembre, cuando con menos de 12 horas de diferencia, fueron hallados los cuerpos de las amigas Nisa Mickens, de 15 años, y Kayla Cuevas, de 16, en terrenos de la ciudad que las aplaudía como jugadoras de baloncesto escolar.

Los golpes tan severos que sufrieron, llevaron al comisionado de la policía de Suffolk, Timothy D. Sini, a vincular ambas muertes con pandilleros, aunque no identificó a un grupo específico.

Loading
Cargando galería

A ellos, a los que llamó “pandilleros salvajes”, los volvió a culpar una semana después cuando en terrenos aledaños al que fuese el hospital psiquiátrico Pilgrim, oficiales desenterraron los cuerpos de los adolescentes Miguel García Morán, de 15 años, y Oscar Josué Acosta, de 18. El primero había sido reportado desaparecido en febrero y el segundo en abril.

El comisionado Sini mencionó a las pandillas a viva voz, pero mucho antes de que estos cuerpos aparecieran, ya esa palabra resonaba en la cobertura de estas desapariciones.

Nueva

York

Asesinados

Desaparecidos

SUFFOLK

COUNTY

NASSAU

COUNTY

2

Brentwood

1

2

Hempstead

Uniondale

1

1

Freeport

15 km

LONG ISLAND

9.3 mi

SUFFOLK COUNTY

Brentwood

Nisa Mickens y Kayla Cuevas: Asesinadas a golpes. Sus cuerpos fueron hallados En una zona boscosa a 50 pies de la escuela elemental Loretta Park, en el 77 de Stahley Street.

2

2

Miguel García y Oscar Josué Acosta: Asesinados (sus restos son sometidos a autopsia para saber cómo). Sus restos aparecieron en los predios del antiguo hospital siquíatrico Pilgrim, en 998 Crooked Hill Road.

NASSAU COUNTY

NASSAU COUNTY

Hempstead

Hempstead

1

Asesinado a balazos el joven Josué Guzmán, en un andén en la esquina de las avenidas Linden y Laurel.

Uniondale

Uniondale

1

Bryan Steven Cho Lemus, desaparecido.

Freeport

Freeport

1

Josué David Amaya, desaparecido.

Nueva

York

Asesinados

Desaparecidos

SUFFOLK

COUNTY

NASSAU

COUNTY

2

Brentwood

1

2

Hempstead

Uniondale

1

1

Freeport

15 km

LONG ISLAND

9.3 mi

SUFFOLK COUNTY

Brentwood

Nisa Mickens y Kayla Cuevas: Asesinadas a golpes. Sus cuerpos fueron hallados En una zona boscosa a 50 pies de la escuela elemental Loretta Park, en el 77 de Stahley Street.

2

2

Miguel García y Oscar Josué Acosta: Asesinados (sus restos son sometidos a autopsia para saber cómo). Sus restos aparecieron en los predios del antiguo hospital siquíatrico Pilgrim, en 998 Crooked Hill Road.

NASSAU COUNTY

Hempstead

1

Asesinado a balazos el joven Josué Guzmán, en un andén en la esquina de las avenidas Linden y Laurel.

Uniondale

1

Bryan Steven Cho Lemus, desaparecido.

Freeport

1

Josué David Amaya, desaparecido.

Nueva

York

SUFFOLK

COUNTY

NASSAU

COUNTY

2

Brentwood

1

2

Hempstead

Uniondale

1

Asesinados

1

Freeport

Desaparecidos

15 km

LONG ISLAND

9.3 mi

SUFFOLK COUNTY

NASSAU COUNTY

Brentwood

Hempstead

2

1

Nisa Mickens y Kayla Cuevas: Asesinadas a golpes. Sus cuerpos fueron hallados En una zona boscosa a 50 pies de la escuela elemental Loretta Park, en el 77 de Stahley Street.

Asesinado a balazos el joven Josué Guzmán, en un andén en la esquina de las avenidas Linden y Laurel.

Uniondale

1

Bryan Steven Cho Lemus, desaparecido.

Miguel García y Oscar Josué Acosta: Asesinados (sus restos son sometidos a autopsia para saber cómo). Sus restos aparecieron en las predios del antiguo hospital siquíatrico Pilgrim, en 998 Crooked Hill Road.

2

Freeport

1

Josué David Amaya, desaparecido.

Nueva

York

SUFFOLK

COUNTY

NASSAU

COUNTY

2

Brentwood

Asesinados

1

2

Hempstead

Desaparecidos

Uniondale

1

1

LONG ISLAND

Freeport

15 km

9.3 mi

SUFFOLK COUNTY

NASSAU COUNTY

Brentwood

Hempstead

2

1

Nisa Mickens y Kayla Cuevas: Asesinadas a golpes. Sus cuerpos fueron hallados En una zona boscosa a 50 pies de la escuela elemental Loretta Park, en el 77 de Stahley Street.

Asesinado a balazos el joven Josué Guzmán, en un andén en la esquina de las avenidas Linden y Laurel.

Uniondale

1

Bryan Steven Cho Lemus, desaparecido.

Miguel García y Oscar Josué Acosta: Asesinados (sus restos son sometidos a autopsia para saber cómo). Sus restos aparecieron en las predios del antiguo hospital siquíatrico Pilgrim, en 998 Crooked Hill Road.

2

Freeport

1

Josué David Amaya, desaparecido.

Primeras víctimas: Miguel García y Oscar Josué Acosta

La ecuatoriana Carlota Morán, madre de Miguel García, tuvo que ser hospitalizada cuando el 22 de septiembre las autoridades le confirmaron el hallazgo del cadáver de su hijo, el que reportó desaparecido el 19 de febrero, justo el día en que ella le consiguió los papeles que dijo él le había pedido para ingresar al cuerpo de Bomberos.

“Tantas cosas que uno se entera (que pasan) en este país; que cogen a los muchachos, que los quieren meter a las pandillas… Eso es lo que más yo temo, que me lo hayan cogido para eso”, había expresado Morán a Univision ese febrero.

En mayo, era la madre salvadoreña María Arias quien expresaba el mismo temor. A su hijo Oscar Josué Acosta, de 18 años, le faltaba menos de un mes para culminar la escuela superior, pero desapareció sin dejar rastros el 29 de abril.

La mujer relató a Univision que hacía como un año y medio que su hijo le había dicho que lo invitaron a formar parte de una pandilla, pero él les repondió que no. “No quería que viniéramos para Brentwood. (La desaparición) no sé si fue porque no se metió en la pandilla”.

Los restos de Oscar Josué aparecieron el 21 de septiembre en los terrenos cercanos al hospital psiquiátrico Pilgrim.

Dos vícitmas en un día: Nisa Mickens y Kayla Cuevas

El martes 13 de septiembre, a las 6:30 de la tarde, el padre de Nisa Mickens la dejó en la casa de su mejor amiga, Kayla Cuevas. Cerca de las 8:00 de la noche, cuando pasó a buscarla, la joven, que al día siguiente cumpliría 16 años, no estaba allí. Tampoco su amiga.

Temprano el 14 de septiembre, el cuerpo de Nisa Mickens fue hallado en una zona más apartada de Brentwood. A las 5:30 de la tarde del mismo día, en un andén, apareció el cuerpo de Kayla Cuevas.

Esa noche, Elizabeth Álvarez, madre de Nisa Mickens, sólo pedía justicia para su hija. Incomprensible era entender por qué alguien fue capaz de hacerle tanto daño, arrebatándole la vida a golpes, el mismo día que tenía que estarla celebrando.

Cerca de la acongojada madre, un amigo de ambas jóvenes contó a Univision que Nisa Mickens era “una buena persona. Ella estaba tratando de salvarle la vida a la amiga porque la amiga estaba en pandillas”. El joven estudiante no quiso ser identificado en cámara por temor a represalias.

Los padres de Kayla Cuevas no quisieron emitir comentarios inicialmente, pero el pasado viernes concedieron una entrevista a Univision en la que aseguraron que su hija nunca estuvo vinculada a las pandillas, como ha dicho la policía del condado Suffolk y algunos compañeros de escuela.

Su madre, Evelyn Rodríguez, dijo que la joven baloncelista de 16 años no tenía tatuajes y tampoco vestía colores que la identificaran como pandillera.

El pasado domingo, en entrevista con The New York Times, la mujer compartió el dato de que su hija era acosada por pandilleros en la escuela.

También soltó que hace como dos años Kayla Cuevas fue amenazada por pandilleros en un vecindario vecino. Fueron a la policía a presentar una denuncia, pero según Rodríguez, los oficiales sólo le recomendaron evitar la zona y así el problema.

Azul, el color prohibido

Evitar parecía el remedio que funcionaba en esta ciudad de 60,000 habitantes, de los cuales el 60% según cifras del Censo del 2014, son hispanos.

Cargando Video...
Para evitar ser víctimas de pandilleros estudiantes de Brentwood no pueden vestir de azul

Horas después de las muertes de Kayla Cuevas y Nisa Mickens, los padres y tutores de los 4,200 estudiantes de escuela superior en Brentwood recibieron a través del correo electrónico y del teléfono, un mensaje en inglés y español en el cual les advertían que estaba prohibido el uso de camisas azul royal en la escuela.

Tomaron esa decisión, de acuerdo a la grabación del mensaje, porque un joven estudiante fue interceptado por unos individuos en una camioneta roja que no solo le hicieron quitarse la camisa azul royal, sino que cuando lo hizo le prendieron fuego como advertencia para que no volviera a vestir ese color.

Nancy Rivera, quien tiene hijos en la escuela superior de Brentwood, admitió que le dio temor recibir el mensaje. ¿Por qué no se puede usar azul? "Porque ese es el color de las maras, la 'ganga' de los salvadoreños", expresó.

Ante un "nuevo nivel" de violencia

El salvadoreño Sergio Argueta, que en la adolescencia perteneció a una pandilla de calle en la villa de Hempstead, en Long Island, reconoció en entrevista que le horroriza el nivel de violencia juvenil en Brentwood.

“Es un nuevo nivel de violencia al que han llegado las pandillas, no hemos visto nada parecido. Los muchachos (Miguel García y Oscar Josué Acosta) desaparecieron por meses. Nadie habló, nadie dio pistas”, expresó Argueta, fundador de la organización S.T.R.O.N.G Youth Inc., enfocada en erradicar la violencia de pandilla en Long Island.

“No temen a la muerte, ni a morir", expresó preocupado porque ve que en estos días “las reglas han cambiado. Cuando fui pandillero, hace 20 años, las peleas eran contra las gangas rivales. Ahora las pandillas atacan a sus propios miembros por cualquier excusa”, explicó.

En Long Island operan las pandillas MS-13, Cribs, Bloods, Latin Kings y los Sureños, entre otras, de acuerdo con datos de la corte federal del distrito oeste de Nueva York. Pero los investigadores de la Policía del Condado de Suffolk sospechan que en estos cuatro asesinatos está involucrada la pandilla transnacional MS-13, que según Argueta, opera en Long Island por más de dos décadas.

El hoy día catedrático de Nassau Community College, detalló que los nuevos reclutas de las pandillas locales y trasnacionales son jóvenes menores de 15 años, muchos de ellos inmigrantes centroamericanos “marcados por la hostilidad y la violencia en sus propios países y en el cruce de las fronteras”.

“Los niños inmigrantes carecen de una conexión emocional con sus padres. No desaparece el sentimiento de abandono aunque han venido a reunirse con su familia”, aseguró.

“La vida en sus países fue interrumpida por la inmigración, es un trauma que se agrava en la adolescencia", dijo convencido.

Según el Servicio de Ciudadanía e Inmigración de Estados Unidos (USCIS), unos 1,800 menores no acompañados han llegado a los condados de Nassau y Suffolk en lo que va del año, superando los 1,123 que llegaron a la isla en el año fiscal 2015. La cifra está por debajo de los 3,046 que llegaron en 2014.

“Tenemos informes de que las pandillas locales, específicamente las pandillas latinas, han tratado de reclutar a los adolescentes inmigrantes; sin embargo, el ingreso de nuevos miembros es muy limitado”, dijo un vocero del Departamento de Policía del Condado de Suffolk.

En cuanto al estado de la investigación sobre quiénes serían los responsables de asesinar a estos cuatro estudiantes, dijo que esta sigue en proceso.

Loading
Cargando galería

"No estamos tranquilos"

“Cuatro jovencitos muertos es más de lo que un pueblo pequeño puede soportar”, dijo este lunes la hondureña Anabel Celestino, residente de Brentwood por 16 años. La mujer vive cerca de la zona en donde los cuerpos de García y Acosta fueron encontrados. “Uno pasa todos los días por ahí sin imaginar lo que ocurrió. En las noticias vemos fotos de muchachos desaparecidos y pensamos lo peor, no estamos tranquilos”.

La Secundaria Brentwood, a la que acudían las víctimas, está ubicada en medio de residencias de inmigrantes hispanos y de familias de clase media. No hay grafitis o sellos de pandillas, pero el salvadoreño José Camacho, un trabajador de la construcción, advierte que los “mareros” y pandilleros “ya no se miran como antes”.

“Cuando yo llegué a Brentwood hace 20 años se veían mareros con tatuajes. Ahora los pandilleros se cuidan mucho de eso, porque la policía los está cazando como si fueran conejos”, expresó. “Aún así, todo el tiempo se escucha de peleas de pandillas, hasta mis niños de escuela intermedia hablan de eso”.

Una situación similar a 60 millas de distancia en el condado Nassau

Horas antes de que se reportara la desaparición de las jóvenes Nisa Mickens y Kayla Cuevas en Brentwood, en la ciudad de Mineola, en el condado Nassau, las autoridades investigaban el asesinato a balazos del joven salvadoreño de 15 años, Josué 'Joshua' Guzmán.

Este apareció en la esquina de las escuela elemental de la ciudad, a la 1:30 de la mañana del lunes 12 de septiembre.

Su padre, Raúl Guzmán, despertó ese lunes pensando que Josué había salido temprano hacia la escuela. Cuando lo llamó a su teléfono celular, fue un agente quien le respondió y le informó lo ocurrido.

Guzmán le había aconsejado a su hijo que no saliera, pues el domingo anterior a su muerte, una camioneta roja, con cuatro personas adentro, estuvo estacionada frente a su casa durante un tiempo, mirando, vigilando. El padre sospechaba que estaban presionando a su hijo para que formara parte de una pandilla.

Steve Skrynecki, jefe de la policía del condado Nassau, reveló que tenían un video de Josué Guzmán acompañado por dos personas la noche en que lo asesinaron. Este lunes, el departamento que dirige respondió a Univision que la investigación sobre el caso continúa. No hay arrestos aún por esta muerte.

En ese mismo condado, los oficiales tienen de asignatura hallar a otros dos hispanos, cuyas desapariciones fueron reportadas y hasta el momento sus familias no han obtenido respuestas.

El 2 de agosto, Bryan Steven Lemus salió a pasear a su perro Chulu y no regresó. Su compañera, Gisselle Carvajal, está embarazada y junto a su familia no han dejado de buscarlo en la ciudad de Uniondale y otras del condado. En entrevista reveló que "a las pandillas no les gustaba como él era", algo que le hace pensar lo peor.

Tampoco se conoce el paradero del hondureño Josué David Amaya, de 18 años y a quien habían amenazado en la escuela. El 4 de septiembre, el joven salió de su residencia en la ciudad de Freeport y no ha vuelto. Ante las recientes noticias, su hermana, Claudia Erazo, contó que va a la iglesia y pide el milagro de tenerlo de vuelta: "ya como sea, con tal de verlo".

Lee también:

Reacciona
Comparte

Más contenido de tu interés