Leyes y Prohibiciones

Multas de $25 y hasta $500 por los delitos menores no violentos en NYC

Como se anticipaba, el Concejo Municipal aprobó este miércoles la Ley de Reforma del Sistema de Justicia Penal.
25 May 2016 – 4:37 PM EDT

MANHATTAN, Nueva York.- Como estaba previsto, el Concejo Municipal aprobó este miércoles la Ley de Reforma del Sistema de Justicia Penal (CJRA) que despenaliza los delitos menores no violentos de la Ciudad de Nueva York.

Se beneficiarán los neoyorquinos que en el pasado cometieron las faltas no graves incluidas en la reforma. Una vez que la ley entre en vigencia en su totalidad, en un año, estas ofensas pueden eliminarse del récord criminal, según explicó la presidenta del Concejo Municipal, Melissa Mark-Viverito.

“Necesitamos hacer ajustes en las cortes civiles antes de implementar la reforma, además de proveer entrenamiento a los oficiales de policía”, dijo la funcionaria.

Los delitos menores, como andar en bicicleta sobre la acera, son acciones que siguen siendo ilegales en la Ciudad de Nueva York, pero en lugar de ejercer una acción penal, las autoridades emitirán una multa civil, lo que previene un récord criminal permanente.


MULTAS POR CADA DELITO

Tener un recipiente de alcohol abierto en vía pública implica una multa civil de $25; orinar en vía pública se sancionará con $75 por la primera ofensa, entre $250 y $350 por la segunda ofensa y entre $350 y $450 por la tercera ofensa. El rango de reincidencia que considera la reforma para todas las faltas es de 12 meses.

“Esta ley no hará irresponsables a los neoyorquinos. Ese es un argumento absurdo”, dijo Mark-Viverito respecto a la teoría de que la CJRA fomentaría la conducta desordenada al despenalizar los delitos menores. “Habrá consecuencias si se reincide o si no se pagan las multas”.

El ruido excesivo se penalizará con multas de entre $75 y $150 por la primera ofensa, de $150 a $250 por la segunda ofensa y de $350 a $500 por la tercera ofensa. Este capítulo entra en vigencia en los próximos nueve meses, después de que el alcalde Bill de Blasio firme la ley.

Mark-Viverito dijo que una forma de garantizar que la reforma será respetada por el NYPD es el análisis de los informes que la uniformada deberá entregar trimestralmente con datos demográficos.

“De esta forma sabremos si nuestra visión de la ley es la misma que tiene el Departamento de Policía”, dijo. “No creemos en la política de ventanas rotas. Es una práctica que afecta a las minorías y que debe parar”.

Se espera que la Policía entregue el primer reporte completo en octubre de 2017.

La funcionaria explicó que el NYPD implementará el entrenamiento para sus agentes una vez que la ley entre en vigor. “Confiamos en que el comisionado (William) Bratton asegurará la formación de los oficiales”.

Más contenido de tu interés