Terremotos

Manabitas en NYC contribuyen en la reconstrucción de las ciudades devastadas por el sismo

Y durante el Desfile de Orgullo Ecuatoriano, en Queens, reiteraron su petición para que se les apruebe el TPS.
7 Ago 2016 – 5:22 PM EDT

QUEENS, Nueva York.- Los manabitas miran hacia el futuro a cuatro meses del terremoto de 7.8 grados que sacudió la costa del Pacífico de Ecuador. Las familias aún luchan por borrar las huellas de la devastación y desde la Ciudad de Nueva York avivan las esperanza.

“Mis papás me cuentan que Manta sigue en ruinas, aunque muchos edificios empiezan a reconstruirse y la gente intenta rehacer sus vidas”, comentó en una entrevista telefónica Eduviges Cazho, de 43 años y residente de El Bronx. “Es verdad que nada nos hará olvidar ese 16 de abril de terror, pero también es verdad que somos un pueblo fuerte que trabaja para que Manta se levante”.

Cazho emigró de Manta a los 21 años y desde entonces no ha regresado a esa ciudad costeña, por eso la impotencia le envolvió el corazón cuando en los noticiarios observó la peor catástrofe en su país natal desde 1979.

“Mi familia quedó incomunicada por varios días y por no tener papeles no puede viajar al Ecuador. Sentí tanto enojo y tanta tristeza al mismo tiempo”, recordó Cazho, empleada doméstica. “No he podido estar con mis papás y mis hermanos, lo único que puedo hacer es ayudarlos desde aquí con dinero”.


El Desfile de Orgullo Ecuatoriano lleno de colorido y alegría

Loading
Cargando galería

Los padres de Cazho sobrevivieron al sismo pero su casa de dos plantas sufrió un grave daño. El inmueble es habitable ahora luego de algunas reparaciones aunque ella sigue enviando remesas para reparar totalmente el hogar en donde creció.

En Manta y en Pedernales, dos de las ciudades del área de Manabí más afectadas por el sismo del 16 de abril, todavía hay familias en desamparo y con extrema necesidad, según le cuentan sus padres.

“Mis papás me dicen que la situación sigue siendo mala. Hay gente que perdió todo y no han podido salir adelante”, dijo Cazho. “Los que tienen inmigrantes en Estados Unidos se ayudan con lo que les mandan de dinero, pero no todos tienen esa bendición”.

Eduviges Cazho prefiere no enviar a Manta a sus dos hijos adolescentes nacidos en Nueva York, porque nunca han visitado a sus abuelos en Ecuador. Para la madre representa un riesgo que los muchachos viajen en este momento de recuperación.

Sin embargo, Cazho tiene la esperanza de que al presidente Barack Obama otorgue el Estatus de Protección Temporal (TPS) a los manabitas, por eso es parte de la coalición de activistas en el área triestatal que están pidiendo el alivio migratorio.

Un reclamo que se escuchó con fuerza el domingo durante el Desfile de Orgullo Ecuatoriano, en Queens.

“No he venido al desfile a celebrar sino a luchar por el TPS. No quiero celebrar nada después del terremoto”, dijo Jorge Medina, de Cuenca y residente de Queens. “Está muy bien que la danza y la música del Ecuador se luzcan hoy, por eso me da nostalgia por mi país. Me apena todo lo que ha sufrido”.

Los activistas destacaron que sólo el TPS permitirá regresar a los manabitas de Nueva York y de Estados Unidos para consolar a sus familias y “despedir a sus muertos”.

“Sabemos de gente que no pudo ir los funerales de sus seres queridos”, dijo Raquel Barrientos, de la provincia del Cañar y residente de Queens. “Qué tan injusto es que si no tienes un papel para viajar lo único que puedes hacer es ver todo en las noticias y pedir a Dios por tu patria”.

Según las últimas cifras oficiales del gobierno ecuatoriano, el sismo dejó 668 muertos. En junio, la titular de la Secretaría Nacional de Planificación y Desarrollo, Sandra Naranjo, dijo a la prensa que la reconstrucción de las zonas afectadas costará 3,344 millones de dólares.

Lea también:


Más contenido de tu interés