null: nullpx
Nueva York

Mafia de robo de auto en Nueva York revendía los vehículos en EEUU y República Dominicana

Los investigadores desmantelaron la red que durante dos años se dedicó a utilizar avanzada tecnología para robar los vehículos sin hacer sonar las alarmas ni llamar la atención, incluso en zonas con ajetreo público. Aquí te explicamos en detalles cómo funcionaba la banda.
22 Sep 2021 – 12:21 PM EDT
Reacciona
Comparte
Cargando Video...

Una avanzada mafia de robo de autos, a la que los investigadores relacionan con el hurto de 225 vehículos en la ciudad de Nueva York y Westchester, fue desmantelada después de dos años de operación. La red se dedicaba a revender los automóviles robados en Estados Unidos y en la República Dominicana, dijeron los fiscales.

La Fiscal General Letitia James anunció el martes que 10 miembros de la operación de robo y distribución de autos han sido acusados. La mayoría son hispanos y residentes de El Bronx, según los documentos fiscales.

Cómo funcionaba la red

El comisionado de la Policía de Nueva York Dermont Shea, señaló que se trataba de una operación compleja y de alta tecnología "que pretendía aprovechar todas las vulnerabilidades ocultas del sector del automóvil".

La banda se dedicó a crear llaves basadas en listas de códigos piratas y alteró la configuración de los ordenadores. También creó de una fábrica que proporcionaba registros falsos para números de bastidor alterados, apuntó Shea.

Desde abril de 2020 hasta octubre de 2020, durante los meses en los que el estado estuvo cerrado debido a la pandemia y los neoyorquinos se quedaron en casa y aparcaron sus coches durante días, la banda buscó y seleccionó coches para robar.

El grupo obtuvo la información de los códigos de las llaves de estos vehículos en sitios web ilegales y creó llaves que les permitieron entrar y robar los vehículos.

Una vez dentro del vehículo, reprogramaban el sistema informático del mismo para obtener el control del vehículo, desactivar las alarmas y arrancar el motor.

La demanda subraya que en cuestión de minutos, el equipo de ladrones pudo robar un vehículo sin hacer sonar las alarmas ni llamar la atención, incluso en un entorno urbano denso.

La banda de ladrones también fue capaz de reprogramar el vehículo para que dejara de reconocer las llaves electrónicas de los verdaderos propietarios, de modo que éstas dejaron de funcionar.

Los miembros de la cuadrilla de robo de autos Norberto Peña Brito, José Lebrón Pimentel, Edwin Hidalgo Estévez, Dariberto Fernández Pérez y Héctor Rivera fueron responsables de localizar, robar, alterar y revender vehículos robados en toda la ciudad de Nueva York y Westchester, según los documentos de la investigación.

Qué pasaba una vez que robaban el auto

La organización transportaba los vehículos a uno de los varios lotes situados en El Bronx, donde se alteraban y se cambiaban los números de identificación del vehículo (VIN) para dar a los coches robados una nueva identidad.

Según la investigación, Jesús Cabral fue contratado para retirar y sustituir los parabrisas y cambiar los números de bastidor de los vehículos asignados por el fabricante. En ocasiones, Norberto Peña Brito y José Lebrón Pimentel también compraban los coches robados a Carlos Valverde.

Después, los miembros de la banda vendían los coches robados a sus clientes, entre ellos a Willy Abreu Martínez y Abdul Khan, quienes compraban los coches robados para revenderlos en Estados Unidos y en la República Dominicana.

Mientras tanto, Leticia Saldívar, propietaria y operadora de Carmela's Multiservice and Auto Tag en Filadelfia, Pensilvania, fue reclutada para obtener, organizar y presentar documentos de vehículos ficticios ante el Departamento de Transporte de Pensilvania, y obtuvo registros y títulos limpios para los vehículos robados.

La investigación de la fiscalía y la policía

La investigación conjunta -nombrada "Operación Llave Maestra", debido a la capacidad de las cuadrillas de robo de crear llaves para acceder a los vehículos-, incluyó cientos de horas de vigilancia física y encubierta, escuchas telefónicas autorizadas por el tribunal de numerosos teléfonos seleccionados, la ejecución de órdenes de registro y la recuperación de videos de vigilancia que captaban los robos de numerosos vehículos.

"Durante la pandemia, pusieron en marcha esta operación, aprovechando que los neoyorquinos se quedaban en casa para robar supuestamente más de 45 coches en seis meses", apuntó James.

Y agregó: "Agotamos todas las vías para localizar a estos ladrones y, hoy, enviamos un mensaje alto y claro de que no nos quedaremos de brazos cruzados mientras los neoyorquinos sufren robos. Los neoyorquinos merecen sentirse seguros en sus barrios, y agradecemos a la policía de Nueva York su colaboración y apoyo en este esfuerzo".

Los 10 miembros arrestados están acusados de 303 cargos por su participación en el robo o la posesión delictiva de 45 vehículos durante un período de seis meses, y por sus funciones relacionadas con el robo y la reventa de los 225 vehículos en toda la ciudad de Nueva York y Westchester.


Reacciona
Comparte

Más contenido de tu interés