null: nullpx
Arrestos

Fiscalía de Nueva York acusa a 24 hispanos tras incautar 13 millones de dólares en heroína

El fiscal general Eric T. Schneiderman informó que en esta redada antidroga se incautaron 33 kilogramos de heroína y dos kilogramos de fentanilo. Además, un arma con la insignia del cartel de Sinaloa, que lidera el mexicano Joaquín 'El Chapo' Guzmán.
23 Sep 2016 – 3:13 PM EDT

Nueva York da su mayor golpe al narcotráfico en 46 años

Loading
Cargando galería

MANHATTAN, Nueva York. – La 'Operación Dirty Dope' condujo a la formulación de cargos contra una veintena de hispanos por traficar con heroína y fentanilo y a que autoridades estatales confiscaran 33 kilogramos de heroína y dos kilogramos de fentanilo con un valor de más de 13 millones de dólares.

El fiscal general de Nueva York Eric T. Schneiderman anunció este viernes en una conferencia de prensa la incautación que calificó como la mayor en los 46 años del Grupo de Trabajo Contra el Crimen Organizado de Nueva York.

La operación inició en abril de 2015 a través de la Unidad de Anti-Narcóticos de la Policía del Estado de Nueva York y vinculó presuntos traficantes que operaban en Nueva York, Massachusetts, Pennsylvania, Arizona y Nueva Jersey.

Una fuente de la Fiscalía General precisó que se les formularon cargos a 24 personas; 19 están bajo custodia, cinco están prófugos y uno falleció. En este grupo, dijo la fuente, la mayoría son dominicanos y hay un mexicano.

“Nuestro mensaje a los distribuidores y traficantes es simple: no vamos a tolerar que nadie esté traficando muerte en nuestro estado”, dijo, por su parte, Schneiderman.

Schneiderman, demócrata que demandó por fraude al candidato republicano a la presidencia Donald Trump a quien acusa de engañar a miles a través de Trump University, resaltó el saldo de la operación que a su juicio contribuye a frenar la penetración de la heroína en comunidades a través de Estados Unidos.

Trampas sofisticadas y heroína mezclada

En la operación también se confiscaron 300 gramos de cocaína y dos pistolas semiautomáticas (una de ellas con inscripciones de la insignia del cartel de Sinaloa, cuyo líder es Joaquín 'El Chapo' Guzmán).

"Esto es un cartel mexicano tratando de extender sus tentáculos a Nueva York y Massachusetts y otras partes del noreste", sostuvo Schneiderman.

Como parte de la investigación se confiscaron además vehículos, cuatro de los cuales contenían compartimentos ocultos (unas especies de “trampas” para el contrabando de estupefacientes).

De acuerdo con el fiscal, les tomó a los investigadores dos horas abrir "una de las trampas más sofisticadas".

La investigación, informó Schneiderman, utilizó informantes confidenciales, escuchas telefónicas y vigilancia física y mediante vídeo.

En las escuchas telefónicas, los acusados presuntamente discutían los planes para mezclar otros productos químicos -como anestesia de pollos, novocaína, acetona (removedor de esmalte de uñas), veneno de cucarachas (ácido bórico) y fentanilo- con la heroína para añadirle volumen y valor.

Ningún respeto por la vida de sus clientes

En los argumentos de la fianza se alegó que los traficantes utilizan a adictos a la heroína como conejillos de indias para probar la calidad de la heroína mezclada, “sin tener en cuenta, de manera flagrante”, que la heroína mezclada los pudiese matar, como discutió el fiscal durante rueda de prensa.

Según el Superintendente de la Policía del Estado de Nueva York, George P. Beach II, la desarticulación de esta organización de tráfico de drogas se debió a la alianza que se canalizó a través del Grupo Contra el Crimen Organizado.


La operación también incluyó el trabajo de varias agencias como el Servicio de Marshal de Estados Unidos en Tucson, Arizona, la Guardia Nacional Aérea del Ejército, la Fiscalía General de Nueva Jersey y el Departamento de Policía de Nueva York.

Las acusaciones que se presentaron este viernes en la Corte del Condado del Bronx detallan un anillo de distribución que supuestamente trasladó la mayor parte de las drogas desde México a Tucson, Arizona.

De acuerdo con las autoridades, desde Arizona, las drogas supuestamente se movían en compartimentos ocultos en carros hasta Washington Heights en El Bronx y Pennsylvania.

A partir de ahí, los traficantes trasladaron las drogas para venderlas en el condado de Suffolk en Nueva York y Leominster, Massachusetts.

De ser encontrados culpables de los cargos que se les imputan, los 12 individuos identificados como "grandes traficantes" (los traficantes principales) podrían enfrentar cadena perpetua y los demás podrían enfrentar entre 8 y 25 años.

Vea también:


Más contenido de tu interés