null: nullpx
Economía Informal

Desacuerdos en una audiencia sobre los permisos a los vendedores ambulantes en Nueva York

Mientras los vendedores piden la aprobación del aumento gradual de permisos, algunos artistas y comerciantes establecidos están preocupados por la congestión en los principales corredores comerciales de NYC.
26 Oct 2016 – 03:42 PM EDT
Reacciona
Comparte
Vivien Rullon, con una pancarta verde en las manos, ha esperado por un permiso desde 2003. Crédito: Univision Nueva York/Zaira Cortés

MANHATTAN, Nueva York.- Como estaba previsto, este miércoles se realiza la audiencia pública en la Alcaldía para determinar si se aprueba o no el proyecto de ley The Street Vending Modernization Act (SVMA), Intro 1302, impulsado por el concejal Mark Levine.

La legislación plantea duplicar gradualmente en el transcurso de siete años el número de permisos para los carritos de comida. Desde principios de la década de 1980 permanece congelada la expedición de licencias para vendedores de alimentos emitidos por el Departamento de Salud, un estimado de 4,235. El límite ha generado un mercado negro en el que una licencia puede costar entre 5,000 y 25,000 dólares cada dos años.

Levine explicó que unos 600 vendedores ambulantes, independientemente de su estatus migratorio, obtendrán sus permisos cada año por 1,000 dólares. La licencia será válida por dos años y se podrá renovar indefinidamente. Tendrán prioridad los comerciantes en la lista de espera del Departamento de Salud, integrada por unos 2,500 vendedores.

“Estoy en la lista de espera desde 2003, todos estos años he luchado por un permiso. No puedo más con las multas y el acoso de la policía. Es la hora de que esta ley sea aprobada, es una oportunidad para vendedores inmigrantes que pagamos impuestos y cumplimos con las normas de la ciudad”, dijo la ecuatoriana Vivien Rullon, quien comercializa artesanías y comida tradicional de su país natal en la avenida Roosevelt. “El mercado negro está quitándonos la comida de la boca, no podemos seguir pagando miles y miles de dólares. Las agencias de la Ciudad y el Concejo Municipal tienen que actuar hoy mismo, no podemos esperar más”.

Pero algunos comerciantes establecidos y artistas que se establecen en la calle acudieron a la Alcaldía para expresar su rechazo. Robert Lederman, fundador y presidente del grupo A.R.T.I.S.T. (Artists' Response to Illegal State Tactics), dijo que el proyecto de ley no está considerando factores determinantes para regularizar la industria.

“Un aumento de licencias no es seguro para nuestras calles. La ley sólo creará serios problemas de congestión y de limpieza en los principales corredores comerciales de Nueva York. No es justo para los vendedores legales que hemos pagado impuestos todos estos años. La Ciudad ha creado una falsa reforma de la industria”, afirmó Lederman.

Unas 200 personas acudieron a la audiencia, que comenzó a las 10:30 de la mañana con las declaraciones de los concejales Rafael Espinal, Ydanis Rodríguez y Mark Levine, además de los testimonios de los departamentos de Policía, Salud, Salubridad y de la Oficina del Alcalde Bill de Blasio.

Los miembros de las organizaciones Vendedores Del Barrio United, de East Harlem y de Queens Neighborhoods United, de Jackson Heights están pidiendo freno a las multas excesivas, inspectores que halen otros idiomas y comprendan la cultura de las comunidades inmigrantes y el respeto al derecho de recibir traducción durante un decomiso o un arresto.

“Esta audiencia es trascendental después de dos años y medio de campaña y protestas. Hay un interés honesto del Concejo Municipal para modernizar las leyes que rigen la industria de los vendedores ambulantes”, dijo Sean Basinki, presidente de la organización Street Vendor Project. “Estamos confiados en que el proyecto de ley será aprobado, creemos que hay una gran posibilidad”.

De ser aprobada, la legislación se hará vigente dentro de los 180 días después de la firma del alcalde Bill de Blasio.

Vea también:


Reacciona
Comparte

Más contenido de tu interés