null: nullpx
Transporte Público

Del tren a la lectura, esta es la iniciativa de los libros en el subway de Nueva York

Hasta el próximo septiembre, los neoyorquinos pueden toparse con libros entre el tren, los bancos y las plataformas del subway como parte de una iniciativa que busca que la gente los lea y luego los devuelva para que un desconocido pueda disfrutarlos.
17 May 2017 – 4:16 PM EDT

MANHATTAN, Nueva York. - Para muchos, pasar el rato en el subway no se completaría sin un libro en las manos. Pero ese modo de hacer las paces con el tiempo que toma moverse del trabajo a la casa y de la casa al trabajo no es el de todos. Siempre se podría leer más. Siempre podrían encontrarse más lectores en el tren.

Esas ganas de incentivar la lectura, de llevarle a desconocidos la sorpresa de encontrarse un libro le dan forma a Books on the Subway, una iniciativa que suelta libros en los trenes, los bancos y recovecos de las plataformas.

La intención es que al toparse con el libro, ese lector se lo lleve, lo lea y al terminarlo, lo deje en el subway para que otro se lo encuentre y lo disfrute.

"Nuestra misión es llevarles libros a gente que quizás no tienen acceso a ellos, promover el amor por la lectura o reavivar ese amor porque no tengan tiempo o se les haya olvidado leer", dice Rosy Saliba Kehdi, quien comenzó la iniciativa de Books on the Subway con Hollie Fraser en 2013.

Una de las claves tras esta especie de juego, de ' biblioteca en movimiento', es diseminar educación a través de la ciudad pero también ser una plataforma para que libros de autores y casas publicadoras desconocidos e independientes encuentren su camino a lectores, cuenta Kehdi.

Las redes sociales son un componente clave de este proyecto literario: las creadoras del proyecto exhortan a que al encontrarse con los libros, las personas posteen una foto en redes como Twitter, Facebook o Instagram con la etiqueta #booksonthesubway.

Fraser comenzó este proyecto de libros en el tren en 2012 pero en el contexto europeo, específicamente en el metro de Londres con la iniciativa que llamó Books on the Underground.


La versión neoyorquina toma vida por el trabajo de Fraser, Kehdi y voluntarios que dejan los libros en diferentes estaciones del tren. Así han compartido títulos como Las Imperfectas de Cristy Marrero, uno de los primeros que reparten en español, al igual que el trabajo de autores como Maya Angelou. El año pasado, la iniciativa de los libros ganó atención cuando la actriz Emma Watson plantó algunos libros.

No extraña que esta iniciativa haya nacido en dos ciudades cosmopolitas como Londres y Nueva York. Como dice Kehdi, en estas dos ciudades hay una apertura a las ideas, a modos creativos de acercarse a la cultura y mentalidades y personalidades susceptibles al disfrute de toparse con un libro en el sistema de transporte público, leerlo y devolverlo para que otro lo disfrute.

"Para nosotras, este proyecto es como una búsqueda de tesoro porque hay un disfrute y un entusiasmo especial en encontrarse un libro", expresa Kehdi que por ese ánimo lúdico que tiene la iniciativa se despide con la exhortación de que al encontrarse esos libros, que recurran a las redes sociales a compartir el hallazgo.

El ciclo se cierra, así las cosas, al leer y al devolver ese libro que espera que otro lo encuentre. Quizás ese desconocido necesitaba justamente eso, una sorpresa en forma de páginas e historias.

Ve también:


Así es el Nueva York que presenta una exhibición de ciudades en miniatura

Loading
Cargando galería


Más contenido de tu interés