null: nullpx
Elecciones 2016

Adriano Espaillat marca con rojo en su agenda el día que juramenta como congresista en EEUU

Desde su victoria en las primarias demócratas, el senador estatal tomó previsiones para ocupar el escaño que deja el congresista Charles Rangel, anticipando su triunfo en las elecciones generales. Será el primer legislador de origen dominicano en formar parte del Congreso de los Estados Unidos.
7 Nov 2016 – 9:06 AM EST

MANHATTAN, Nueva York.- Las elecciones generales del 8 de noviembre no representan un reto para el demócrata Adriano Espaillat quien sólo espera por los resultados para oficializar que se ha convertido en el primer congresista dominicano en la historia de Estados Unidos, en representación del distrito 13 de Nueva York.

Tan seguro está de su victoria el senador estatal que en su agenda de 2017 está subrayado con rojo el 3 de enero, cuando de ganar las elecciones generales, juramentará formalmente como congresista en Washington D.C. También el 29 de enero luce como fecha tentativa para su juramentación simbólica con la comunidad, en Nueva York.

La seguridad con la que proyecta su futuro se basa en que el electorado del distrito congresional 13 es 78.5% demócrata, lo que haría previsible la derrota de su oponente republicano, Robert "Tony" Evans.

En una entrevista telefónica, el senador de 61 años y oriundo de Santiago de los Caballeros admite que ya se ha ido preparando para tomar el escaño que por 46 años ocupó el “León de Harlem”, Charles Rangel.

“Me siento muy seguro de la posición en la que me encuentro entorno a la transición”, afirma Espaillat.

Desde que ganó las primarias demócratas, asegura que ha tenido “más de 230 reuniones con los constituyentes de todos los vecindarios del distrito 13, especialmente en El Barrio, Harlem, el Alto Manhattan y el noroeste de El Bronx, para así hacer contacto y escuchar las inquietudes de diferentes líderes de esas comunidades, particularmente las que yo no he representado en el pasado (primero como asambleísta y luego como senador) y que ahora estoy empeñado en conocer mejor”.

Espaillat fue electo en 1996 como asambleísta por el distrito 72, que abarca los vecindarios de Washington Heights, Inwood y Marble Hill en el Norte de Manhattan. Desde 2010 ocupa el escaño del Senado estatal por el distrito 31, al que ahora aspira la dominicana Marisol Alcántara.

“A partir de la semana del 14 de noviembre estaré en Washington D.C. para un entrenamiento formal que nos dará el Congreso a todos los nuevos congresistas. Me he reunido ya con varios de los líderes congregacionales del Caucus Demócrata, la líder (Nancy) Pelosi me presentó ante el Caucus”, adelanta Espaillat.

La congresista Nancy Pelosi, de California, es la líder de la minoría demócrata en la Cámara de Representantes, un cargo que ejerció anteriormente entre 2003 y 2007.

“También me he reunido localmente con varios de los líderes demócratas del Congreso en la ciudad y en el estado de Nueva York y otros líderes fuera del estado de Nueva York”.

La campaña de Evans no respondió de inmediato a una solicitud de comentarios acerca del triunfo electoral que vaticina el senador Espaillat.

Revisión de programas de millones de dólares

Aún a la distancia, Adriano Espaillat ha comenzado a “desempolvar” algunas de las carpetas más importantes del distrito. El senador y futuro congresista está particularmente interesado en el programa de desarrollo económico urbano ‘ Empowerment Zone’, introducido como proyecto de ley por el congresista Rangel y firmado como legislación por el expresidente Bill Clinton en 1994.

“Quiero saber exactamente cuántos recursos quedan ahí y cómo se está aplicando”, expresa. Según la oficina de Rangel, actualmente el programa Empowerment Zone provee 3,500 millones de dólares a nivel nacional para el desarrollo urbano y rural de las comunidades más empobrecidas.

Espaillat también planea revisar las operaciones de la organización West Harlem Development Corporation (WHDC), que administra los fondos federales para el proyecto de expansión de 25 años de la Universidad de Columbia en la ciudad de Nueva York. El desarrollo del complejo de uso mixto educativo, que comenzó en 2009, se extenderá en 17 acres para el espacio académico, comercial, cultural y de la comunidad con una inversión de 6,280 millones de dólares.

“Son millones de dólares los que se manejan ahí (...) ya me he reunido con los directores ejecutivos de cada una de esas instituciones (UMEZ y WHDC)”, detalla.

Para conocer con profundidad el estado socioeconómico del distrito 13 y comenzar a estructurar el plan de trabajo que espera implementar, Espaillat dice que se reunió con los líderes de las Juntas Vecinales 11, 10 y 9 (en sectores que el senador no ha representado anteriormente) y visitó la clínica de salud comunitaria Boriken Health Center, en El Barrio y la organización para la defensa de los inquilinos The Community Association of the East Harlem Triangle.

Entre sus prioridadades una junta con Danilo Medina

Adriano Espaillat comenta que su actual equipo está en comunicación con el de Rangel, pues espera cumplir su promesa de campaña de tener una oficina abierta en el distrito en su primer día como congresista. Su intención es tener presencia permanente en el Alto Manhattan y abrir oficinas en Harlem, East Harlem y El Bronx.

De otra parte, adelanta que tal vez el 19 de noviembre pudiera reunirse con el presidente de República Dominicana, Danilo Medina, diálogo que reviste importancia porque un gran porcentaje de sus constituyentes son dominicanos o de ascendencia dominicana. Según la organización Dominicanos USA, en el distrito congregacional 13 residen poco más de 384,000 hispanos, de los cuales 198,000 son dominicanos.

Los proyectos que deja en remojo

Espaillat, presidente de la Conferencia Latina del Senado Estatal, apoyó principalmente la renovación de las leyes de viviendas reguladas y estabilizadas, el aumento en el salario mínimo a 15 dólares (que entra en vigor en 2018) y el NY Dream Act (Acta del Sueño).

“Espero que logremos una mayoría demócrata en el senado estatal, porque con una mayoría republicana fue difícil concretar algunas metas en mis seis años como senador, aunque logramos algunas importantes como el incremento del salario mínimo, paid family leave (ley del Permiso Familiar Pagado), pudimos por lo menos preservar la renta estabilizada y asignamos 100,000 dólares por dos años consecutivos al Autoridad de Vivienda Pública (NYCHA), establecimos la Unidad de Protección al Inquilino”, dijo.

El senador destacó que deja pendiente su proyecto de ley The Farmworkers Fair Labor Practices Act, que defiende los derechos laborales de los trabajadores de granjas en el estado.

“Estuvo a un voto de ser aprobada, me faltaba convencer a un senador más para tener los 32 necesarios para tener la mayoría para llegar al piso del senado”, se lamentó.

Espaillat confía en que su posible sucesora, la dominicana Marisol Alcántara, continúe luchando por las leyes de viviendas reguladas y estabilizadas y el NY Dream Act.

Vea también:


Más contenido de tu interés