Sucesos

Este es el audio que confirma que varios empleados llamaron al 911 antes de que murieran 8 ancianos en asilo de Hollywood

La policía publicó nueve llamadas de emergencia que hicieron los trabajadores del centro de rehabilitación impactado por el huracán Irma. Los audios revelan el caos que se vivió y las sofocantes temperaturas que estaban experimentando por la falta de aire acondicionado. La lista de fallecidos ascendió a 14.
17 Oct 2017 – 7:36 AM EDT

Varios empleados del hogar de ancianos de Hollywood Hills impactado por el huracán Irma llamaron al 911 para pedir atención urgente. La primera llamada que realizaron fue el lunes, un día después de que el centro se quedara sin aire acondiciado por una falla de luz que dañó un transformador.

—Estoy llamando porque tengo a una paciente en "código azul" (es el término que se utiliza para indiciar una situación donde un paciente necesitará ser resucitado).
—De acuerdo, ¿cuál es su dirección?
—¿Alguien puede decirme la dirección de aquí? Un momento por favor. Es 1200 N 35th Ave.
—Ok, los paramédicos están en camino. Le haré algunas preguntas de rigor. Dígame exactamente qué sucedió.
—Bueno, me di cuenta porque no tenemos aire acondicionado, y la vi encorvarse. Luego noté que no estaba respirando.

El audio se extiende por unos cuatro minutos, y la empleada informa a su interlocutor que a la paciente de 84 años le estaban practicando reanimación en el sitio. "Sus dedos comenzaron a cambiar de color y a ponerse un poco azules", dice.

Este es uno de los nueve audios que publicó la ciudad de Hollywood, luego de que un juez de Broward ordenara su difusión el lunes. The Sun Sentinel y el Miami Herald demandaron a la ciudad para que publicara las llamadas al 911 desde la residencia de ancianos que se quedó sin aire acondicionado durante tres días después de que el huracán Irma impactara, lo que provocó la muerte de 14 residentes: ocho ese día, y otros seis en días posteriores.

Más de 140 residentes fueron evacuados del sitio el 13 de septiembre, y sólo ese día se hicieron al menos siete llamadas al 911 desde el centro de rehabilitación, que hoy permanece cerrado por órdenes del estado.

Algunos fragmentos de las llamadas publicadas fueron cortados para proteger los nombres de los pacientes y las personas que llamaron al 911.

Las llamadas dan cuenta del caos que se vivió en esas horas en el centro de rehabilitación. El personal se escucha nervioso, estresado, y tenían dificultades para recordar información básica como la dirección o teléfono del lugar, así como las edades de los pacientes.

"¡Oh, Dios mío! ¡Esto es una locura!", dice un empleado, al tratar de localizar la edad de un paciente con insuficiencia respiratoria. "Estoy intentando cargar la computadora. La computadora es lenta. Estoy abajo, pero el paciente está arriba con la enfermera", dice otro ayudante del asilo

En otra llamada de emergencia, un empleado dijo que la "línea telefónica no funciona" e informó que una mujer de 81 años, en el segundo piso, sufría de dificultad respiratoria.

Otra llamada describe la situación de un hombre que necesitaba paramédicos. "Tenía fiebre. Comenzamos, ya sabes, a pedir que le hicieran las pruebas y esas cosas, pero ahora se está quedando sin aliento, sus valores han disminuido y tiene dificultad para respirar," dice el miembro del personal.

Por otra parte, esta publicación reveló que al menos una de las llamadas se hizo mientras los paramédicos ya estaban en el edificio, atendiendo a otro residente.

Llamadas a la Corte

En la demanda, los periódicos argumentaron que las grabaciones eran registros públicos y que la ciudad no podía retenerlos bajo ninguna exención a la ley estatal de registros abiertos.

La ciudad había bloqueado la publicación de los audios, argumentando que formaban parte de una investigación criminal activa sobre las muertes. Pero los periódicos insistían en que no debían proteger estos registros en particular.

Abogados defensores de la ciudad de Hollywood argumentaron que podían bloquear la publicación de llamadas hasta tanto hubieran entrevistado a todos los posibles testigos del caso.

"La integridad del caso habría estado en peligro si los archivos hubieran sido publicados antes”, dijo el sargento de la policía de Hollywood, Lyle Bein, ante el juez de Broward, Michael Gates.

La policía de Hollywood difundió 35 minutos de los audios, y en una nota de prensa confirmaron que ya habían entrevistado a todos los testigos del caso.

Miguel Antonio y Cecilia Franco: Una vida juntos que acabó en tragedia

Loading
Cargando galería


RELACIONADOS:SucesosLocal
Publicidad