null: nullpx
Relaciones Cuba Estados Unidos

Ante la incertidumbre sobre el deshielo, millennials de Miami y La Habana reviven el mensaje de Obama en Cuba

En un momento en el que el acercamiento entre Washington y La Habana está en riesgo por las promesas de Trump, un grupo de jóvenes grabaron en Miami y La Habana un video con frases del discurso que dio Barack Obama hace un año en su histórico viaje a la isla para promover la idea de que ambos pueblos deben mirar en una misma dirección.
6 Abr 2017 – 7:09 PM EDT

MIAMI, Florida.- "La Habana está a solo 90 millas de la Florida, pero para llegar aquí hay que viajar una gran distancia. Los Estados Unidos y Cuba son como dos hermanos que han estado separados por muchos años. Conozco la historia, pero me niego a ser atrapado por ella". Estas frases, que pronunció el expresidente Barack Obama en su discurso más importante de su histórico viaje a La Habana, han revivido un año después en la voz de jóvenes cubanos y cubanoestadounidenses.

Una decena de millennials de ambos lados del Estrecho de la Florida se unieron en un video de la fundación CubaOne, una organización sin fines de lucro que promueve viajes para mantener los vínculos entre los jóvenes de la isla y los hijos y nietos de cubanos en el exilio en EEUU.

El video, que se lanzó poco después del aniversario de la visita de Obama a Cuba, la primera de un presidente estadounidense en casi 90 años, quiere lanzar el mensaje de que "hay que trascender los marcos políticos y que la nueva generación se tiene que unir independientemente de la política que salga desde Washington o desde La Habana", explicó Giancarlo Sopo, uno de los fundadores y portavoz de CubaOne.

"Nos pareció una buena idea usar la ocasión del primer aniversario del discurso y las palabras inspiradoras del presidente con un mensaje dirigido hacia nuestra generación de que es hora de unirse para mirar juntos hacia el futuro", explicó.


En fotos: Tras la visita de Obama, los cubanos siguen esperando cambios

Loading
Cargando galería

Pero, aunque ha pasado poco más de un año de la visita de Obama a la isla en el que promovió el acercamiento entre los pueblos de EEUU y Cuba, el futuro de las relaciones entre ambos países es incierto con la llegada de Donald Trump a la Casa Blanca y su promesa de revisar el proceso de normalización de las relaciones y revertir las políticas de su predecesor hacia la isla.

Pero, independientemente de lo que haga Trump, Sopo no cree que eso vaya a afectar a los viajes que promueve su organización. "No tenemos nada que nos indique que algo vaya cambiar, que vaya a impedir a los cubanosamericanos visitar a sus familiares o amigos en la isla", afirmó.

"Cada administración que llega a Washington tiene nuevas ideas con respecto a Cuba y sus propias plataformas y nosotros, como una organización que no es política, que es más que nada basada en lo familiar y en temas culturales, tenemos que existir dentro de los parámetros de las regulaciones de ambos países", insitió. "No hay nada que indique hasta ahora que esto esté en peligro".

Viajes para ponerle color a la Cuba de sus padres

El fundador de CubaOne insiste en que lo que sacará adelante las relaciones entre ambos países es la relación entre los pueblos. Por eso, su fundación ya ha organizado siete viajes en un año y medio con una treintena de cubanoestadounidenses.

"Ver a los jóvenes conectar con sus raíces y con otros jóvenes en la isla nos parece que es algo sumamente importante en la vida de un joven cubanoamericano para entender mejor esa faceta misteriosa de nuestras vidas que es Cuba. Todos somos someliers que jamás hemos ido a un viñedo", explica Sopo.

Pero además, en los viajes muchos jóvenes han tenido la oportunidad de volver a conectar con sus raíces. De los más de 30 jóvenes que han viajado a la isla, 16 han conocido a familiares por primera vez y dos de ellos a abuelos.


Una de ellas es Lissette Calveiro, que participó en el primer viaje que organizó CubaOne a finales de junio del año pasado y tuvo la oportunidad de conocer a su abuela paterna que vive en La Habana.

"Para mí fue muy especial", recuerda Calveiro. Su padre se fue de Cuba a España en los 80, antes de migrar a Miami y nunca le había contado mucho de su vida en la isla.

"El conocer a mi abuela, eso es algo que no puedo explicar porque imagínate... creciendo toda la vida sabiendo que tienes una abuela de parte de papá pero nunca la conociste, nunca has hablado con ella más de 10 minutos en el teléfono y para mí fue bien increíble y lo bonito es que cuando la conocí fue como si siempre la hubiera conocido", afirma la joven de 25 años.


El viaje y el reencuentro le ayudó a entender mejor sus orígenes y el lugar del que venía su padre. Además, a su vuelta, sintió una especie de responsabilidad por ayudar al acercamiento entre ambas naciones, tanto que ahora forma parte de la junta directiva de la organización.

En el caso de algunos jóvenes, la reacción de sus padres cuando se enteran de que van a viajar a Cuba no es siempre positiva, pero conversar sobre el tema ayuda a curar heridas.

"Con mi papá fue interesante porque los días antes de ir al viaje estaba emocionado de que fuera a conocer a su mamá, pero al regresar le enseñé las fotos y me dijo que no le importaba. Pero esto me ayudó a tener una conversación con él un poquito más seria", explica Calveiro.

Para ella, es como si se pasara de "ver fotos en blanco y negro de la familia" a hacer sus propias instantáneas. "Estamos haciendo unas nuevas memorias bonitas de color", afirmó.

Lee también:


Más contenido de tu interés