null: nullpx
Polémica

Una mujer es suspendida de su trabajo por un disfraz de Halloween considerado racista

Para promocionar productos adentro de una tienda Staples del norte de California, la empleada eligió un disfraz de Halloween que no fue del agrado de algunos clientes que lo vieron ofensivo.
31 Oct 2017 – 1:05 AM EDT

LOS ÁNGELES, California.- Una mujer encargada de promocionar productos en una tienda Staples del norte de California fue suspendida de su trabajo luego de que algunos clientes se quejaran ante la gerencia por el disfraz de Halloween que llevaba.

Harold Leffall, residente de Pleasant Hill, en el área de la bahía de San Francisco, publicó el pasado viernes en su página de Facebook una fotografía donde una mujer de raza blanca tiene la cara pintada de negro mientras trabaja en la tienda de productos de oficina.

La empleada habría dicho a Leffall que iba disfrazada de marcador o plumón de la popular marca Sharpie, pero al cliente de raza afroamericana le pareció racista y presentó una queja ante la gerencia de la tienda por la apariencia de la mujer.

Para Laffell, como hombre de raza negra, era "extretemadamente ofensivo e inapropiado" ver a una persona blanca con el rostro pintado de negro.

Durante el siglo XIX y hasta el surgimiento del movimiento por los derechos civiles, los artistas blancos en el cine y el teatro de Estados Unidos utilizaban maquillaje negro, además de exagerar los labios y el cabello rizado, para retratar a los afroamericanos, generalmente en papeles estereotipados de criminales o criados.

La tienda habría confirmado que la mujer iba disfrazada de “marcador Sharpie”, sin embargo más tarde la empleada cambió su versión sobre el disfraz cuando otra cliente, también afroamericana, la cuestionó sobre el por qué de su cara pintada de negro y la grabó en video.

La empleada dijo estar disfraza de “cliente de salón de belleza” y lo que lleva en el rostro es una mascarilla de carbón, según un video que publicó Geneen Bland.

La polémica sobre el disfraz de “marcador Sharpie” llevó a la compañía a emitir un comunicado: “Staples se disculpa con los clientes que se ofendieron en la tienda, así como con aquellos que pudieron haber visto una foto de la empleada en las redes sociales”.

La mujer del disfraz incómodo, cuyo nombre no fue dado a conocer, es empleada de Marketsourse, una empresa contratada para la promoción de productos que se venden en sus tiendas, explicó Staples.

El disfraz no tenía mala intención, aseguró la compañía, ya que la empleada sólo pretendía representar un producto de oficina, pero no se dio cuenta que podría ser ofensivo para algunos clientes, por lo que el atuendo le fue retirado de inmediato y fue suspendida de su empleo.

Los disfraces de Halloween más populares para adultos en el 2016

Loading
Cargando galería


Más contenido de tu interés