null: nullpx
Crímenes

Una mujer acusada de ayudar a su esposo a fugarse a México podría pasar 10 años en prisión

Las autoridades dicen tener fotografías que prueban que Elba Soto llevó a su marido al otro lado de la frontera para evitar que fuera encarcelado.
16 Sep 2016 – 10:09 PM EDT

LOS ÁNGELES, California.- Una mujer residente en Moreno Valley, en el sur de California, podría pasar hasta 10 años en prisión si se demuestra que ayudó a que su esposo, un hombre con un largo historial delictivo, se fugara a México y evitara a sí una sentencia de cárcel.

Elba Soto, de 36 años, está casada con José Guadalupe Vega-Zúñiga, un mexicano de 38 años que acumula cuatro deportaciones tras ser convicto por tráfico de heroína, asalto con un arma de fuego y por reingresar ilegalmente en EEUU.


La última vez que Vega-Zúñiga había sido arrestado fue por conducir borracho. Ocurrió el pasado 26 de mayo en el condado de Riverside. A la Policía le aseguró que había reingresado al país en el año 2011, luego de cuatro deportaciones.

El hombre aceptó declararse culpable de ese delito y de sus entradas ilegales en EEUU entre 2000 y 2008, según documentos de la corte. Las autoridades le habían colocado un dispositivo en el pie para monitorear su ubicación después de abonar una fianza de 100,000 dólares mientras esperaba sentencia.

Según los documentos oficiales, Vega-Zúñiga rompió la tobillera electrónica y, según la Fiscalía, desapareció en México con la complicidad de Soto.

Una cámara de la garita fronteriza de Otay Mesa, en San Diego, fotografió a la mujer al volante de su camioneta el 18 de agosto. A su lado, en el asiento del pasajero, iba su marido.

Cuando los alguaciles interrogaron a la mujer, ella afirmó que había viajado a México con sus hijos.

El miércoles, un mes después de la fuga, las autoridades federales arrestaron a Soto, quien ahora enfrenta a una condena de hasta 10 años en prisión. Su marido podría pasar 20 años tras las rejas.

“La evidencia en este caso indica que la acusada llevó a su esposo a México sabiendo que estaba pendiente su sentencia en el último de sus casos criminales. Como resultado, la acusada ahora enfrenta ahora su propio caso criminal y una severa condena en prisión”, declaró la fiscal federal Eileen Decker.

De acuerdo a la denuncia, él se quitó el dispositivo de monitoreo cuatro días después de declararse culpable. El 8 de agosto, cita la acusación, una persona que se parecía a Soto fue a la corte a regresar el dispositivo electrónico asegurando que Vega-Zúñiga se lo había quitado y no se sabía nada de él.

La investigación de la fuga estuvo a cargo de la Oficina de los Alguaciles, corporación federal que obtuvo las fotografías del momento en que la mujer presuntamente llevaba al esposo a territorio mexicano.

Lea también:


Más contenido de tu interés