null: nullpx
Inmigrantes indocumentados

Un paseo familiar al parque SeaWorld termina con el padre detenido por agentes de la Patrulla Fronteriza en California

Después de celebrar el cumpleaños de su hija en ese parque de diversiones, Enrique García fue detenido por la Patrulla Fronteriza porque aparentemente lo confundieron con un traficante de personas. A sus cuatro hijos los devolvieron a su madre, pero él se quedó enfrentando un proceso de deportación.
6 Jul 2018 – 4:33 PM EDT

LOS ÁNGELES, California.- El guatemalteco Enrique García llevó a sus cuatro hijos de entre 5 y 13 años al parque temático SeaWorld de San Diego para festejar el cumpleaños de uno de ellos, pero la diversión se acabó abruptamente cuando buscaban un restaurante de comida rápida para cenar y se extraviaron. Sin darse cuenta llegaron hasta la frontera entre California y México.

Era la noche del martes 3 de julio y esta familia transitaba erráticamente por Otay Mesa, un lugar y horario en los que comúnmente operan las bandas de traficantes de personas. Antes de salir de esa zona, García, de 43 años y sin documentos legales, fue detenido por un vehículo de la Patrulla Fronteriza pensando que se trataba de un ‘coyote’ que metía de contrabando a los cuatro niños.

“Un oficial le preguntó: ¿De quién son esos niños? ¿Los estás metiendo de México para acá? ¿O te los estás llevando sin permiso?”, dijo a Univision Noticias, María Valle, madre de los cuatro hijos de García y expareja de este. “Le dijeron: ¿Cómo me prueba usted que son sus hijos?”, continuó.

Valle, originaria de Nicaragua, contó que a pesar de que García les insistió que venían de SeaWorld, que se habían perdido y que era el padre de los cuatro niños (todos ciudadanos estadounidenses), los oficiales fronterizos llevaron a esta familia a un centro de detención para inmigrantes en San Diego.

Desde ese lugar, funcionarios migratorios se comunicaron con Valle. “Me dijeron que tenían a mis hijos y que un hombre decía que era el padre”, relató esta mujer, quien de inmediato buscó a un familiar con documentos legales para que fuera a recoger a los niños. Valle también es indocumentada.

Según ella, un oficial del Servicio de Inmigración y Aduanas (ICE) que ya estaba enterado sobre su situación legal le insistió varias veces que fuera a San Diego por sus hijos. Cree que en realidad querían detenerla, por eso prefirió redactar una carta de custodia temporal a un pariente, una medida que han realizado muchos padres en riesgo de ser deportados.

“Me dijo: ‘una mamá va por sus hijos hasta el infierno, a usted no le va a pasar nada, es mejor que usted venga por ellos’. Yo le dije que ya había hecho una carta para que alguien más fuera y me dijo: ‘No haga la carta’”, contó. “Tenía miedo de que me detuvieran y los niños se quedaran solos”, explicó.


“Lo van a llevar a Guatemala”

El caso de García se complicó porque ninguno de sus hijos llevaba una identificación durante su visita a SeaWorld, a pesar de que pasaron por un retén de la Patrulla Fronteriza en San Clemente.

El plan de esta familia era pasear en San Diego, dormir en un cuarto de hotel que ya habían alquilado y regresar a su casa en Los Ángeles al día siguiente, el 4 de julio.

Pero después de pasar la noche en un centro de ICE, ya en la tarde del Día de la Independencia, los cuatro niños fueron entregados a un familiar. Su padre se quedó detenido y posiblemente enfrentando un proceso de deportación, según Valle.

Univision Noticias solicitó más información sobre este caso a la oficina de ICE en San Diego, pero no ha respondido. La Patrulla Fronteriza, por su parte, no confirmó este arresto.

La tercera hija de García, Antolina, cuyo cumpleaños 11 festejaban en SeaWorld el martes, aún recuerda el momento en que su padre fue increpado por los oficiales fronterizos. “Estaban pensando que nuestro papá no era nuestro papá”, contó en una entrevista con Univision 34. Ahora esta niña está preocupada que su padre sea expulsado del país. “Dicen que lo van a llevar a Guatemala”, expresó.


Los otros hijos de García son Paulina, de 13 años; Angelina, de 9; y Enrique, de 5.

Mientras estaban en el centro migratorio, una agente maltrató verbalmente a una de las niñas, aseguró Paulina, la hija mayor. “La oficial solo seguía diciéndole cosas groseras a mi hermana. Llamaba a mi hermana ‘dramática’”, contó la adolescente.

Enrique García emigró a EEUU hace 24 años y se gana la vida como jornalero y chofer de una empresa de viajes compartidos. Vive en Los Ángeles. Hace tres años se separó de la madre de sus cuatro hijos, quien vive con los niños en un apartamento en Long Beach. Ella tiene 34 años y es obrera.

La preocupación de esta mujer es que algo le pase a García en Guatemala, un país asolado por las pandillas. Hace unos años una hermana de García llegó a EEUU huyendo de la inseguridad, contó.

“Me da miedo que él que lleva tantos años aquí se vaya sin nada y que le hagan algo pensando que tiene dinero o que pidan rescate porque tiene familia acá”, comentó ella.

Sus hijos se han identificado de alguna manera con los menores separados de sus padres en la frontera, señaló Valle. “Mis hijas quisieran hacer cosas para ayudar a su papá, pero son unas niñas. Yo tampoco sé qué hacer”, lamentó. “Me duele el dolor de mis hijas”, agregó.

En fotos: el paso a paso de una detención de ICE en el estado con más indocumentados de EEUU

Loading
Cargando galería

Más contenido de tu interés