Abuso Policíaco

Un agente migratorio estrangula a viajero en la frontera y ahora enfrenta hasta 10 años de prisión

Las autoridades arrestaron este miércoles al oficial migratorio Harvey Booker, de 70 años. Un gran jurado federal lo acusó de privación de derechos por un agente del orden, un cargo que conlleva a una condena máxima de 10 años en una prisión federal.
16 Ago 2018 – 2:47 PM EDT

LOS ÁNGELES, California.- Un supervisor de la Oficina de Aduanas y Protección Fronteriza (CBP) estranguló, lesionó y detuvo indebidamente a un viajero en la garita de San Ysidro, en la frontera entre California y México, y ahora enfrenta una condena de hasta 10 años de prisión, según una acusación.

Harvey Booker, de 70 años, fue arrestado este miércoles en su casa en San Diego y presentado ante un tribunal federal en esa ciudad, donde fue acusado de privación de derechos por un agente del orden. Un gran jurado federal presentó este cargo contra dicho oficial aduanal el martes.

La Procuraduría federal informó que Booker se encontraba trabajando en la garita de San Ysidro el pasado 8 de julio, cuando supuestamente estranguló a un viajero que solo ha sido identificado con las iniciales M.N. “El ataque de Booker resultó en lesiones corporales”, asegura la acusación.

No se saben más detalles sobre este incidente, ni acerca de la presunta víctima. El puerto de entrada donde habría ocurrido el ataque es el más transitado del país: registró 14 millones de cruces de vehículos y 7 millones de peatones solo en 2016.

Un fiscal federal explicó el miércoles en la corte de San Diego que la supuesta agresión del supervisor del CBP fue "un acto de violencia contra un viajero en la garita" de San Ysidro.


“No hay excusa para que los agentes del orden abusen de la confianza y el poder que se les otorga”, dijo el fiscal federal Adam Braverman, en un comunicado. “La aplicación de la ley se enorgullece de proteger los derechos civiles de todas las personas. Cuando esa confianza es traicionada, debemos pedir cuentas a ese oficial”, agregó el funcionario.

Pete Flores, director de operaciones del CBP en San Diego, dijo que la dependencia “está cooperando plenamente” en la investigación de este caso, a cargo de la Oficina Federal de Investigaciones (FBI) y la Oficina del Inspector General del Departamento de Seguridad Nacional (DHS).

“El CBP enfatiza el profesionalismo, el honor y la integridad en cada aspecto de nuestra misión y no tolera las acciones de ningún empleado que empañen la reputación de nuestra agencia”, expresó Flores.

Las autoridades pidieron al público denunciar abusos cometidos por agentes federales en este sitio.


Desde la campaña presidencial de Donald Trump, quien desde entonces planteaba una estricta agenda migratoria, las denuncias contra agentes del CBP a lo largo de la frontera se han incrementado.

Un informe elaborado por un grupo de derechos civiles expuso decenas de quejas por agresiones físicas, acoso sexual, maltrato verbal y hasta asilos negados a migrantes entre mayo de 2016 y junio de 2017.

El reporte del grupo American Friends Service Committee (AFSC) afirma que el 94% de las personas que se quejaron aseguró haber recibido comentarios despectivos, groseros y discriminatorios, el 27% reclamó que fue víctima de abuso físico y el 23% reportó hostigamiento sexual.

En respuesta a ese informe, el CBP afirmó el verano pasado que toma todas las acusaciones de maltrato con seriedad y que no tolera las acciones ajenas a su tarea de proteger los accesos del país.

En fotos: así es el día a día en el cruce fronterizo entre San Diego y Tijuana

Loading
Cargando galería

Más contenido de tu interés