null: nullpx
Muertes

Tras la muerte de un hispano que les ofreció una flor la Policía da su versión de la historia

Jesús Chávez, de 24 años, falleció el 6 de mayo luego de recibir descargas eléctricas y disparos de balas de perdigón en un vecindario hispano de Los Ángeles. La Policía alega que el joven no obedeció varias órdenes de sus agentes.
21 Jun 2018 – 8:02 PM EDT

LOS ÁNGELES, California.- Poco después de la muerte de José Chávez en mayo se publicó un video en el que aparece ofreciendo una flor a policías antes de recibir descargas eléctricas y varios disparos de balas de perdigón en Los Ángeles. Era un incidente que parecía menor, pero terminó en una tragedia.

Ahora la Policía de Los Ángeles (LAPD) ha publicado otro video, este captado por la cámara corporal de uno de los oficiales que respondieron a ese incidente, así como la llamada al servicio 911 en la cual se reportó a “una persona sospechosa” que merodeaba en el Sur-Centro angelino.

Mostrando esta evidencia, la agencia busca corroborar su dicho: que Chávez no obedeció las múltiples órdenes de los uniformados y que incluso tomó objetos metálicos -catalogados como “armas”- antes de que los oficiales usaran una pistola taser y lo tundieran con balas de perdigones para poder arrestarlo.

Chávez, ya esposado y tendido en el patio delantero de una casa, parece estar agitado, según se observa en la grabación. “Compa, ya estuvo”, le dice en español el agente que porta la cámara corporal.

Poco después, el joven de 24 años dejó de respirar y fue transportado en ambulancia a un hospital local, donde fue pronunciado muerto a las 2:46 pm.


“Cuando Chávez estaba esposado los agentes notaron que su respiración se agitó y eventualmente se detuvo”, describió el comandante Alan Hamilton, encargado de investigar los incidentes del LAPD que resultan con heridos o muertos, en el video editado que publicó la agencia este miércoles.

La familia de Chávez demandó a la Policía de Los Ángeles alegando que “el mal entrenamiento” de los uniformados derivó en el fallecimiento del joven, a pesar de que estaba desarmado. Su abogado, Luis Carillo, ha reclamado que los oficiales no se siguieron el protocolo, pues no llamaron a la Unidad de Evaluación Mental del LAPD para que manejara apropiadamente la situación.

Fue el defensor legal de la familia quien compartió a la prensa la grabación de un teléfono celular en la cual se observa al muchacho ofrecer una flor blanca a los uniformados.

Incidente cuestionado

El padre del joven, Leodegario Chávez, cuestionó por su parte que se haya montado un operativo tan grande, el cual incluyó un helicóptero, para arrestar a una persona desarmada. “¿Por qué no lo pudieron detener entre dos? Hay gente tan mala que anda en la calle ¿Cómo es posible que tanto policía para una sola persona?”, dijo en una entrevista con Univision Noticias a finales de mayo.

La casa en la cual ocurrió el incidente es de un viejo amigo de José, aseguró este padre. En la misma cuadra, en otra vivienda, su hijo realizaba labores de mantenimiento desde un día anterior al fatal encuentro con la Policía, afirmó.

El comandante Hamilton, por su parte, indicó que los agentes sí pidieron la presencia de la unidad especializada en enfermedades mentales, pero “no estaba disponible”.

Asimismo, el oficial señaló que Chávez tenía varios arrestos y convicciones por distintos cargos, tales como ataque resultando en heridas físicas graves, ataque a un policía, posesión de sustancia controlada y vandalismo en el lugar de trabajo.

En el video publicado por el LAPD se relata el incidente desde una llamada al 911 que reporta a un hombre con actitud sospechosa que “está caminando por las casas con un ladrillo” y lo describe como un hispano de unos 30 años que viste una playera gris y una gorra azul.


Al llegar al lugar, uno de los agentes le preguntó a Chávez: “¿Todo bien?”. El joven colocó un bote de plástico junto a un coche y expresó: “¿Qué pasa? ¿Qué te dijeron?”. Al verificar que no representaba un peligro para la comunidad, los policías se van diciéndole “que tengas un buen día; salte de la calle”.

Pero unos minutos después Chávez se puso a mitad de la calle y los policías se le acercaron empuñando sus armas. “¡Quédate ahí! Estamos tratando de ayudarte. ¡Relájate! ¡Relájate!”, dice un agente. Chávez caminó hacia la patrulla en una actitud que parecía retadora: ¡Hazlo! ¡Dispárame!”, gritó.

La Policía asegura que el joven corrió hasta el porche de una casa y tocó, pero sus ocupantes no lo dejaron entrar. Ahí este tomó un recogedor metálico y un tubo, que el LAPD consideró “armas”.

En un momento, el muchacho estaba rodeado por agentes, que desde la calle le advirtieron que si no obedecía sus órdenes usarían la pistola eléctrica y balas de perdigones. Así lo hicieron.

Los resultados de la autopsia practicada al cadáver de Chávez aún no han sido publicados, tampoco el de los exámenes toxicológicos. La investigación del caso continúa.

Charles Beck, jefe del LAPD, indicó que la publicación de este video ayudará a que el departamento sea transparente con el público. “Es muy importante para la Policía de Los Ángeles que seamos tan responsables como sea posible”, comentó al mostrar el video del caso Chávez. “Vamos a publicar más y más información sobre el uso de la fuerza letal”, aseguró.

Sin embargo, el Sindicato de Policías de Los Ángeles consideró apropiado mostrar esta grabación a pesar de que las averiguaciones no han concluido. “La publicación del video con el contexto apropiado será útil para que el público comprenda mejor los incidentes peligrosos a los que deben responder los agentes”, señaló el grupo. “Los videos son solo una prueba en estos casos tan complejos”, agregó.

José Chávez fue sepultado el 29 de mayo en el panteón Rose Hills de Whittier. Dejó una huérfana de siete años.


En fotos: Protestas en las calles de California por supuesto abuso policial

Loading
Cargando galería

Más contenido de tu interés