null: nullpx
Corrupción

"Traemos un montón de coca": la broma que terminó exhibiendo la corrupción policial en Tijuana

Al ser detenidos por una patrulla, unos jóvenes canadienses confesaron que llevaban "un montón de coca" en la parte trasera del vehículo. Los policías les pidieron 300 dólares para dejarlos ir, además de la mitad de lo que pensaron era cocaína, pero en realidad eran latas de Coca-Cola.
6 Jul 2017 – 9:49 PM EDT

LOS ÁNGELES, California.- Dos jóvenes canadienses radicados en Los Ángeles, quienes se han hecho populares en las redes sociales por sus bromas con cámara escondida, intentaban hacer uno de sus graciosos videos simulando que llevaban cocaína en la cajuela del vehículo en el que viajaban de México a Estados Unidos, pero terminaron destapando un aparente acto de corrupción de policías mexicanos.

Jesse Sebastiani y Kyle Forgeard, productores del canal NelkFilmz de YouTube, visitaron la ciudad de Tijuana, México, para organizar una de sus bromas. Ellos tenían planeado declarar que llevaban un cargamento de coca cuando cruzaran la frontera hacia Estados Unidos, que en realidad se trataba de latas de refresco Coca-Cola.

La intención era grabar con cámara escondida lo que sucedería una vez que le dijeran a los agentes estadounidenses en la garita de San Ysidro sobre "el montón de coca" que llevaban en la cajuela.

Pero en su breve estadía en Tijuana los populares 'youtubers' decidieron echar a andar su plan cuando se toparon con policías locales que los detuvieron sin aparente motivo.

En la grabación se escucha a uno de los policías que pide al conductor la licencia de manejo y que se baje del vehículo, pero el joven dice no hablar español, empieza a actuar nervioso y confiesa asustado: "Lo siento, traemos un montón de 'coca' atrás, no es nuestra, lo prometo".


La 'negociación'

Una mujer policía, que habla inglés, entabla una 'negociación' para que los jóvenes puedan irse sin problemas a cambio de 300 dólares. El jóven le dice que no tiene esa cantidad, que si la puede invitar a comer unos tacos o algo y ella le dice que puede ir a un cajero automático a sacar dinero. Al no lograr respuesta, le baja el monto de la extorsión o 'mordida' a 100 dólares.

Además, antes de que se dieran cuenta de que se trataba de latas de refresco y no cocaína, la mujer uniformada advirtió a los jóvenes que los policías también se quedarían con la mitad del cargamento de droga.

No está claro cuándo sucedió el incidente, pero el video fue publicado el pasado lunes en YouTube y en tres días alcanzó ya un millón de reproducciones.


Marco Sotomayor, secretario de Seguridad Pública de Tijuana, informó que dos policías han sido identificados y suspendidos de su trabajo mientras se lleva a cabo una investigación.

"Es un evidente acto de corrupción, vergonzoso", declaró el funcionario representante de la Policía de Tijuana.

En enero de 2015, esa misma broma se la hicieron a oficiales de la Policía de Los Ángeles (LAPD), donde viven Sebastianni y Forgeard.

En esa ocasión, los oficiales esposaron a los jóvenes, pero tras confirmar que se trataba de una broma con latas de Coca-Cola los dejaron en libertad, pero con la advertencia de que es contra la ley hacer falsas declaraciones a la policía y de que estaban malgastando los recursos de la ciudad con ese tipo de bromas.



"Narcozanahorias" y otros curiosos escondites de droga

Loading
Cargando galería

Más contenido de tu interés