null: nullpx
Fuga de Gas en Porter Ranch

SoCalGas pagará $4 millones para resolver la demanda por la mayor fuga de gas metano de EEUU

Las emisiones de este escape de gas superan al CO2 vertido anualmente por países como El Salvador y Costa Rica.
13 Sep 2016 – 6:40 PM EDT

LOS ÁNGELES, California.- La compañía energética Southern California Gas (SoCalGas) acordó pagar 4 millones de dólares para resolver la demanda que enfrentaba en el condado de Los Ángeles por la mayor fuga de gas metano de la historia de EEUU, la producida en sus instalaciones de Aliso Canyon y que afectó durante casi cuatro meses a miles de residentes, especialmente a la comunidad de Porter Ranch.

El monto se divide en casi 550,000 dólares en sanciones y reintegro de costes generados por la investigación del caso, cerca de 1.5 millones de dólares de inversión en un nuevo sistema de vigilancia infrarrojo para fugas de metano y la contratación de seis personas para la supervisión de esa tecnología, que supondrá alrededor de 2.25 millones de dólares durante tres años.

Las emisiones de gas a la atmósfera de los depósitos en Aliso Canyon comenzaron el 23 de octubre de 2015 y no se dieron por concluidas hasta el 18 de febrero de 2016. Durante ese tiempo, se calcula que se vertieron a la atmósfera 97,100 toneladas métricas de metano, lo que según el Fondo para la Defensa del Medio Ambiente (EDF) equivale a 8.15 millones de toneladas métricas de CO2.

La cantidad de gases de efecto invernadero emitidos a la atmósfera durante esa fuga son superiores a las que anualmente se generan en países como Costa Rica y El Salvador.


“Este acuerdo asegura que se hace responsable a Southern California Gas Co. de sus acciones criminales por no reportar de forma inmediata la fuga”, comentó la fiscal del distrito, Jackie Lacey. SoCalGas se demoró tres días en informar del escape que se había generado en uno de sus depósitos subterráneos en Aliso Canyon.

Los autores del informe titulado ‘Aliso Canyon Study’, de la Agencia Atmosférica y Oceánica Nacional (NOAA), y la compañía Scientific Aviation, que se publicó el 25 de febrero, calificó la fuga de gas como la “más grande de metano producida de forma accidental en la historia de EEUU”.


Más de 4,600 familias tuvieron que abandonar sus hogares por culpa de la fuga de gas. Los vecinos se quejaron de dolores de cabeza, náuseas, tos y diversas afecciones respiratorias, aunque la empresa indicó que esos problemas para la salud solo tenían un impacto a corto plazo. El área más afectada fue la comunidad de Porter Ranch, muy próxima a las instalaciones de Aliso Canyon.

El complejo gasístico es la mayor reserva artificial de este hidrocarburo en California, cuenta con 115 pozos y está en funcionamiento desde 1973. En un comunicado, SoCalGas indicó que el acuerdo conocido el martes contribuye a dejar atrás el episodio de la fuga.

La plataforma ciudadana Save Porter Ranch volvió a pedir este martes el cierre completo de las instalaciones de Aliso Canyon por entender que “las fugas nunca terminarán”.

Publicidad