null: nullpx
Abuso Infantil

Pareja que tenía a sus 13 hijos cautivos se declara "no culpable" de todos los cargos

David y Louise Turpin enfrentan decenas de cargos criminales por tortura y abuso infantil que los podrían hacer pasar el resto de sus vidas en una prisión de California. Los investigadores revelaron detalles escalofriantes de cómo vivían estos niños y jóvenes durante por lo menos los últimos siete años, hasta que juntos planearon el escape.
18 Ene 2018 – 2:30 PM EST

LOS ÁNGELES, California.- La Fiscalía del condado de Riverside acusó formalmente este jueves a David y Louise Turpin, los padres acusados de mantener a sus 13 hijos cautivos y hasta encadenados dentro de una casa en Riverside, California. La pareja enfrenta los siguientes cargos criminales: 12 por tortura, siete por abuso de un adulto dependiente, seis por abuso infantil y negligencia con menores, 12 por detención ilegal y uno por actos lascivos contra un menor de 14 años (este solo fue imputado al padre por tocar indebidamente a una de las víctimas tras intimidarla).

Los múltiples cargos fueron presentados en su mayoría por cada uno de los hijos, excepto el menor (un bebé de 2 años), pues las autoridades aseguran que este no tenía signos de tortura aún y estaba bien alimentado cuando fue rescatado.

Los investigadores del caso anunciaron que de ser encontrados culpables, los acusados enfrentarían desde 94 años de cárcel hasta cadena perpetua como castigo a lo que describieron como una "conducta depravada".

Los Turpin se presentaron en corte en la tarde del jueves para que les leyeran sus cargos y ambos se declararon "no culpables" de todas las imputaciones que pesan en su contra. Allí se les impuso una fianza de 12 millones de dólares para cada uno. La pareja tendrá que comparecer ante un juez el próximo 23 de febrero.

Los crímenes contra sus propios hijos fueron cometidos desde 2010 hasta el presente, según los detalles revelados en la rueda de prensa de este jueves. Los abusos empezaron desde que la familia vivía en el área de Fort Worth en Texas, estado en el que vivieron durante 17 años.

En el 2010 se mudaron a Murrieta, California, y en 2014 compraron su actual residencia, la casa en Perris, en el condado de Riverside, donde fueron encontrados este fin de semana.

"Se trata de una investigación que apenas comienza y todavía tenemos más información que podría resultar en nuevos cargos", aseguró el fiscal del distrito Michael A. Hestrin. "Vamos a investigar meticulosamente y con cuidado" para hacerlo bien, "no rápido" y para proteger a las víctimas, agregó.

Al momento de ser rescatados el domingo pasado, los 13 hijos de los Turpin estaban desnutridos, sucios, algunos incluso estaban encadenados a las bases de sus camas y otros esposados, confimó Hestrin sobre las condiciones de las víctimas cuando fueron encontradas por las autoridades que fueron alertadas por una de las hermanas que logró escapar por una ventana.

"La de 17 años que escapó había estado trabajando en un plan por más de dos años con sus hermanos para escapar de los abusos. Escapó por la ventana y se llevó a uno de sus hermanos con ella, que eventualmente se regresó a la casa", especificó el fiscal Hestrin.

La adolescente que logró escapar por la ventana de la casa ubicada en la cuadra 100 de Muir Woods Road, en la ciudad de Perris, llamó al 911. Cuando los agentes del Sheriff llegaron, se sorprendieron al verla con la apariencia de una niña de 10 años. Ella les mostró fotografías para confirmar las condiciones en las que estaban sus 12 hermanos.

De acuerdo al fiscal, lo que comenzó como un acto de negligencia fue de mal en peor y terminó como abuso. Las víctimas reportaron que como castigo, hace muchos años, empezaron a amarrarlos primero con cuerdas, pero cuando uno de ellos escapó, comenzaron a usar cadenas con candados para retenerlos en sus camas.

"Estos castigos duraban por semanas e incluso meses seguidos", detalló.

La evidencia demuestra que tres víctimas estaban encadenadas al momento en que la Policía golpeó a la puerta de la casa. Los acusados pudieron desencadenar a dos de sus hijos antes de que las autoridades entraran: uno de 11 y otro de 14 años. Los investigadores también aseguran que las "evidencias circunstanciales" que encontraron en la casa indican que no los liberaban de sus cadenas ni para ir al baño.

Todas las víctimas han sido examinadas por doctores y profesionales médicos, que han determinado que estaban en severas condiciones de desnutrición al punto que uno de los niños de 12 años tiene el peso promedio de un niño de 7 años.

Los castigos que estos padres daban a sus hijos incluían "golpes frecuentemente" y hasta "estrangulamiento", según los nuevos detalles que se conocen de la llamada 'casa del horror'. Uno de los motivos por los que los castigaban era si los encontraban lavándose las manos más allá de la muñeca, los acusaban de estar "jugando con el agua" y los encadenaban.

En fotos: La "conducta depravada" de los Turpin y el infierno que padecieron sus 13 hijos

Loading
Cargando galería
RELACIONADOS:Abuso InfantilTorturaLocal

Más contenido de tu interés