null: nullpx
Crímenes

Noah McIntosh continúa desaparecido, pero estas son las evidencias que inculpan a su padre como sospechoso de su cruel asesinato

Guantes de latex color púrpura, cortadores de pernos de 24 pulgadas, cuatro galones de ácido muriático y una botella de abridor de drenaje de 128 onzas, habría comprado el padre del Noah McIntosh antes de su desaparición.
30 Mar 2019 – 5:30 PM EDT

Este domingo 31 marzo, Noah McIntosh cumpliría su 9 años, pero tras su desaparición hace más de un mes y las evidencias encontradas por las autoridades en la residencia de su padre, ratifican que el niño fue víctima de un homicidio con tortura en manos de su propio padre, Bryce Daniel McIntosh, de 32 años.

El pasado jueves, las autoridades de Corona junto con el FBI confirmaron que el caso del pequeño habría pasado de desaparición a homicidio y que aún cuando no había encontrado al niño, contaban con suficientes evidencias para afirmar que, no solo fue abusado, sino asesinado y torturado.

Los detalles a continuación forman parte de lo descrito en el reporte oficial de los detectives del Departamento de Policía de Corona y el FBI y forma parte del sumario del caso.

Antes del reporte inicial de la desaparición de su hijo, el 12 de marzo, McIntosh había comprado los siguientes artículos en un Home Depot, de la ciudad de Corona, el 4 de marzo: guantes de latex color púrpura, cortadores de pernos de 24 pulgadas, cuatro galones de ácido muriático y una botella de abridor de drenaje de 128 onzas.


Más tarde, ese mismo día, el acusado también compró lo siguiente en una tienda Lowe's, una especie de ferretería, también en Corona: un bote de basura de 32 galones y una botella de 32 onzas de abridor de drenaje de ácido sulfúrico, de acuerdo con los documentos judiciales.

Además, los pesquisas encontraron en la data del celular del hombre que hizo un viaje el 4 de marzo a Wilson Valley Road en Aguanga, una zona remota a más de 50 millas al este de su residencia, así como a Squaw Mountain Road en el valle de Temescal al día siguiente, según la declaración jurada.

En el primer sitio, encontraron un bote de basura, un papel con "Noah M." escrito en él, guantes de látex de color púrpura, una bolsa de plástico con residuos de sangre, partes de una licuadora de cocina , botellas vacías de limpiador de desagües, mantas y toallas amarillas, dijo Hernández.

Otros hallazgos en la data del celular del acusado tenía historia en el buscador sobre "frecuencia cardíaca normal para niños de 8 años", "cómo funciona exactamente el hidróxido de sodio", "hidróxido de sodio al agua", "qué es exactamente el ácido sulfúrico, "Qué hace el ácido sulfúrico al aluminio" y "qué tipo de plástico puede soportar el ácido (muriático)"

Por su parte, el plomero que los detectives contrataron a fin de ayudar con la búsqueda de evidencias en la casa del acusado, afirmó que los drenajes de la vivienda estaban demasiado limpios considerando la antigüedad de las mismas.

Abuso infantil documentado

Trascendió que la madre del niño, Jillian Marie Godfrey de 36 años, también detenida y acusada de abuso infantil mintió con relación a la última vez que vio a su hijo. En declaraciones iniciales, afirmó a los detectives que vio a Noah por última vez el pasado 4 de marzo y luego declaró que fue el 2 de marzo, en la casa de McIntosh. Además agregó que el hombre llevó al niño a un baño de la residencia y escuchó que el niño le preguntó a su padre por qué lo estaba lastimando. La mujer también dijo que cuando salió de la casa de McIntosh ese día, el niño todavía estaba en el baño.

También se supo que McIntosh le había dicho a Godfrey que Noah había estado desaparecido desde el 6 de marzo, y cuando ella le preguntó si lo había denunciado como desaparecido, él le dijo que tenía "todo bajo control", pero la policía no había recibido ningún informe de personas desaparecidas y la mujer contactó a la policía hasta el 12 de marzo .

Además, los detectives verificaron la data del celular de la mujer, en donde encontraron la documentación de los abusos contra su hijo cometidos por su padre.

En una entrevista con la policía, la hija de 10 años del sospechoso le dijo a los investigadores que sabía que Noah estaba desaparecido "porque su papá le dijo" y describió el abuso físico a Noah que la involucraba. La niña describió "ayudar" su papá a veces sujetando las piernas de Noah hacia abajo en una bañera con agua fría, mientras su hermano estaba esposado ", dice el informe de los detectives. Las esposas fueron encontradas en la casa del acusado durante la búsqueda de evidencias.


El caso de la muerte Gabriel Fernández contado en imágenes

Loading
Cargando galería

Más contenido de tu interés