null: nullpx
Inmigrantes indocumentados

"No hemos comido": el mensaje de un inmigrante aislado en una celda de castigo de ICE en California

La hermana de un inmigrante detenido en el centro de la Oficina de Inmigración y Aduanas (ICE) en Adelanto, California, aseguró que su familiar y otros tres indocumentados han sido reprimidos severamente porque creen que son los líderes de una huelga de hambre que ocurre en ese sitio.
2 Dic 2017 – 08:05 PM EST

LOS ÁNGELES, California.- En una llamada telefónica, Pedro Peña le contó a su hermana los presuntos maltratos que él y otros indocumentados han sufrido por participar en una huelga de hambre en el polémico centro de la Oficina de Inmigración y Aduanas (ICE) en Adelanto, California. Llevan cuatro días en celdas de castigo porque los identifican como los 'líderes del ayuno'.

“Nos trajeron sin motivo, para tenernos castigados por algo que no hemos hecho”, dice Peña en una grabación de audio que su hermana, Nubia Peña, compartió con Univision Noticias. El hombre afirma que su salud y la de otros inmigrantes en ayuno ya se ha visto afectada. “A unos diabéticos ya los llevaron al doctor (…) A mí me llevaron el viernes, tenía la presión alta o baja”, se escucha.

Nubia Peña mencionó que su familiar se unió a una huelga de hambre que iniciaron como protesta varios detenidos desde el 20 de noviembre. Protestan por el supuesto maltrato que padecen en Adelanto. Otros ayunos han ocurrido en ese centro de detención durante los últimos meses. Este verano, peticionarios de asilo político denunciaron incluso haber sido rociados con gas pimienta y castigados con aislamiento, luego de que se negaron a comer con la exigencia de un mejor trato.

“Por cualquier cosita que alguien haga lo castigan”, expresó Peña en la grabación y mencionó que no habían recibido respuesta de los directivos de Adelanto, un centro administrado por la empresa privada GEO, no por funcionarios de ICE. “Ni a la librería ni a la iglesia nos dejar ir, no salimos para nada”, agregó el migrante.

“No hemos comido”, dijo el hombre durante la llamada telefónica.


Peña y otros cuatro indocumentados habrían sido llevados a la unidad de castigo de Adelanto, ubicada en un extremo de la cárcel, para servir de ejemplo al resto de los detenidos, dijo su hermana. A este grupo lo consideran como los promotores de la huelga de hambre, aunque dice que la idea fue de todos los participantes. “Lo tienen en ‘el hoyo’ (así le dicen a las celdas de aislamiento) desde hace cuatro días”, afirmó.

Pedro Peña, un constructor de 35 años y padre de tres ciudadanas estadounidenses (de 12, 15 y 18 años), quedó bajo custodia de ICE el pasado 31 de marzo tras su arresto por manejar bajo los efectos del alcohol (lo acusan de DUI). El hombre, quien llegó a Los Ángeles a los nueve años proveniente de su natal El Salvador, perdió los beneficios del Estatus de Protección Temporal (TPS) por cometer dicho delito y enfrentó una orden de deportación.

Su hermana dijo que un abogado logró que el Departamento de Seguridad Nacional (DHS) le retiraran la orden de expulsión a su familiar, pero no que le impusieran una fianza para continuar luchando por su caso en libertad. La mujer cree que a su pariente lo mantienen en Adelanto y lo han maltratado ahí para que acepte una salida voluntaria de Estados Unidos.

“Eso es una tortura que les dan para que ellos firmen la deportación”, dijo Nubia Peña.

La mujer dijo que su hermano, recluido en la unidad W4A, se queja desde hace más de tres meses de maltratos, negándoles visitar la biblioteca, la iglesia, la zona recreativa, incluso el comedor. “Les llevan la comida a la reja”, mencionó.

Según ella, su hermano pidió ver a un médico cuando se sintió mal, pero no le refirieron con este inmediatamente. “El doctor llegó cuatro días después”, afirmó. “Temo por la vida de mi hermano después de ver que ya se le bajó la presión. No sé qué pensar, no sé si ya comió o no”, dijo.

Voceros de ICE no comentaron sobre estas quejas, ni aclararon si se realiza una huelga de hambre en Adelanto.

En el pasado, la agencia ha tratado de minimizar este tipo de protestas, alegando que los migrantes no dejaron de comer durante al menos 72 horas (solo después de ese período lo considera un ayuno), que no ha reprimido a los inconformes y que quienes son enviados a una celda de castigo reciben un trato digno, incluyendo el derecho a llamadas telefónicas, comida, atención médica y a salir al patio.

Nubia Peña aseguró que su hermano no solo era el sostén de sus tres hijas, sino un apoyo para el resto de su familia. “Lo quieren deportar a El Salvador, pero ¿qué va a hacer allá? No tenemos a nadie”, dijo.

En fotos: Así es el centro de detención para inmigrantes más grande de California

Loading
Cargando galería

Más contenido de tu interés

Actualizaciones importantes Hemos actualizado nuestra Política de Privacidad a partir del 19 de febrero de 2020.