null: nullpx
Muertes

Con "muerte cerebral" la mexicana Marcela Cabrales tras sufrir sobredosis de heroína en Los Ángeles

La investigación sobre este caso cobra un giro distinto con el diagnóstico de muerte cerebral de la joven mexicana Marcela Cabrales. Tanto sus padres como el esposo de su amiga, la modelo Christy Giles, exigen justicia para ambas. Su teoría es que las drogaron para poder hacerles daño.
Publicado 28 Nov 2021 – 05:57 PM EST | Actualizado 29 Nov 2021 – 02:55 PM EST
Reacciona
Comparte

Cargando Video...
Cargando Playlist...
2:26
5:29
3:47
2:23

El peor temor del ingeniero de sonido Luis Cabrales se hizo realidad: el pasado viernes 26 de noviembre, los especialistas del hospital de Kaiser Permanente de Los Ángeles le confirmaron que su hija, la arquitecta mexicana Hilda Marcela Cabrales Arzola sufrió muerte cerebral, contó al diario 'The Sun'. La mujer de 26 años batallaba por su vida desde que el pasado 13 de noviembre alguien la abandonó casi muerta frente a un hospital, con una sobredosis de heroína.

A ella lograron reanimarla, aunque el impacto fue devastador para su sistema, que poco a poco fue colapsando. En el caso de su amiga, la modelo Christy Giles, que fue con quien salió el viernes 12 de noviembre a divertirse, todavía se desconoce la causa exacta de su muerte. La mujer de 24 años también fue abandonada frente a un hospital, en la tarde del 13 de noviembre. No obstante, llegó muerta.

Como Marcela Cabrales pudo ser reanimada, sus exámenes toxicológicos reflejaron rápidamente la gran cantidad de heroína que había recibido su cuerpo. Para saber si su amiga Christy Giles murió por una sobredosis de heroína, los patólogos forenses realizaron exámenes más específicos, cuyos resultados podrían ser revelados en las próximas semanas.

Loading
Cargando galería

La teoría tanto de la familia de Marcela Cabrales como de la de Christy Giles es que ambas fueron drogadas en contra de su voluntad. Las amigas salieron inicialmente a una fiesta en Soho House. Con ellas iba una tercera que ha declinado ser identificada, pero cooperó con las autoridades.

De Soho House, las tres se fueron a 'After Hours Warehouse Party', en la frontera con 'East' Los Angeles. Allí conocieron a tres individuos. A las 4:00 de la mañana, dijeron que irían a un 'after party', en Hollywood Hills. La tercera amiga, que era quien manejaba esa noche, decidió que no las acompañaría. Ellas se marcharon con los amigos recién conocidos, que iban al mismo lugar. De regreso a sus casas, tomarían un Uber.

Esa amiga dio testimonio de que ambas actuaban con coherencia en todo momento cuando se despidieron.

Jan Cilliers, esposo de Christy Giles, estaba de viaje en San Francisco. El sábado 13 de noviembre, en la mañana, intentó comunicarse con su esposa y, al no conseguirlo, usó una aplicación que ambos tenían en sus celulares, por seguridad. Así notó que estaba en una dirección en West Hollywood y casi 12 horas después, se 'movió' a un hospital en Culver City.

Tomó un avión y se regresó de inmediato a Los Ángeles, desde donde se ha mantenido pidiendo que se investigue quiénes le hicieron esto tanto a su esposa como a su amiga. Ha señalado directamente a los ocupantes del carro Toyota Prius negro, sin placas, que fueron captados en video cuando las abandonaron cerca de hospitales.

Reportes sin confirmar publicados por 'The Sun', aseguran que detectives ya entrevistaron a dos de los tres individuos que estaban junto a las amigas esa noche. Se alega que los hombres dijeron que ellas consumieron la heroína, sufrieron la sobredosis y por eso las llevaron al hospital.

"Mejor que se fuera con Él"

Jan Cillers tuvo acceso a los últimos mensajes de texto entre ambas mujeres. A las 5:30 de la mañana, Christy le pidió a Marcela que se fueran de allí y ella le respondió que sí, que ya había pedido un Uber. A las 5:32, le confirmó que el carro estaba a 10 minutos de allí. El servicio de transporte llegó por ellas, pero nunca bajaron.

El hoy viudo y Luis Cabrales están convencidos de que cuando las amigas se fueron a ir, alguien les inyectó heroína para controlarlas. Solo así las habrían podido retener y desconectar del resto del mundo. Ambas mujeres, afirman familiares y conocidos, no usaban drogas y cuidaban su dieta y su salud.

Marcela Cabrales estaba emocionada por esta nueva oportunidad que se le había abierto como 'project manager' de una empresa de diseño en el exterior. Su comportamiento y modo de vivir no era el de una persona que usa heroína, confesó su padre.

En entrevista con 'The Sun', Luis Cabrales, de 49 años, reveló hace unas horas que él pidió a Dios que le devolviera a su hija "con su salud al 100 por ciento, pero si ella iba a quedar deteriorada, mejor era que se fuera con Él, a su lado".

Hilda Marcela Cabrales Arzola cumpliría 27 años este lunes, 29 de noviembre, cuando su familia se despide de sus restos. "Me despido de ella, diciéndole que se vaya sin ninguna preocupación. Diciéndole que cada día del resto de mi vida voy a estar esperando para volverla a ver y abrazarla y decirle lo mucho que la amo. Y que gracias por estos 27 años de haber sido nuestra niña", dijo también Luis Cabrales a Univision Noticias.

Cabe señalar que tanto el padre como la madre de la joven, la doctora Hilda Arzola, acordaron que los órganos de su hija fuesen donados, beneficiando entre 9 y 12 personas.

Reacciona
Comparte

Más contenido de tu interés