null: nullpx
Inmigrantes indocumentados

María, José, un 'burrocebra' y peregrinos deportados celebran la Posada Sin Fronteras

La tradicional posada binacional para apoyar a los dreamers, a los repatriados y a los que buscan asilo y refugio en Estados Unidos se llevó a cabo en el cerco fronterizo de Tijuana-San Diego, donde también se honró la memoria de los migrantes que han muerto en busca de un futuro mejor.
17 Dic 2017 – 06:35 PM EST

FRONTERA Tijuana/San Diego.- Organizaciones religiosas y grupos que apoyan a los migrantes celebraron la tarde del sábado la tradicional Posada Sin Fronteras que cada año se lleva a cabo en el cerco fronterizo de Tijuana-San Diego y que tuvo entre sus "santos peregrinos" a deportados, dreamers y refugiados.

María y José, representados por primera vez en el festejo navideño por voluntarios de la Casa del Migrante, así como uno de los famosos ‘burrocebras’ de la avenida Revolución de Tijuana, fueron la novedad del evento cuando al llegaron a pedir posada hasta el muro fronterizo, donde del lado estadounidense se encontraba un grupo de activistas proinmigrantes y religiosos.

Junto a los personajes de María y José, y arreando al 'burrocebra', iban algunos peregrinos que en la espalda llevaban letreros para representar a "dreamers", "solicitantes de asilo", "refugiados" y "mujeres migrantes".

En el nombre del cielo pidieron posada, como reza el villancico, mientras que del lado estadounidense respondían al canto un centenar de religiosos y feligreses que ahí se encontraban para el festejo binacional.

La estrofa de “aquí no es mesón, sigan adelante, yo no puedo abrir, no sea algún tunante”, bien le hubiera quedado cantarla a los agentes de la Patrulla Fronteriza, pero ellos no participaron en la celebración, sólo se dedicaron a resguardar la zona para impedir que los peregrinos cruzaran desde el lado mexicano cuando parecían que iban a hacerlo como parte de la posada.

Durante la Posada Sin Fronteras, en la se degustaron de sabrosos tamales, se leyeron los nombres de decenas de migrantes que este año perdieron la vida al intentar cruzar la frontera, y también se hizo mención del “desconocido” o la “desconocida” en memoria de muchos de los migrantes muertos que aún no han podido identificar.

Un amigo en el camino, no un 'bad hombre'

El padre Pat Murphy, director de la Casa del Migrante, habló de la forma en que el papa Francisco ha expresado respeto por los migrantes e instó en la posada a seguir varios pasos para los peregrinos, como María y José.

“Dar la bienvenida y luchar cuando podamos por la justicia para los migrantes, especialmente a los solicitantes de asilo político y a los dreamers, buscar la protección de los migrantes, luchar por sus derechos y si miramos abusos, hay que denunciarlos”, recalcó.

El padre Murphy también señaló que se debe ver al migrante como un amigo en el camino de la vida y no como a un hombre malo, en referencia a la frase “bad hombres” que dijera en su momento el presidente Donald Trump.

Durante la posada algunos migrantes dieron su testimonio, como el señor Gregorio Vázquez Jiménez, quien platicó que vivió en Estados Unidos durante 25 años, hasta que hace cinco meses lo deportaron.

“Fui a Guerrero, pero ahí ya no vive nadie de mi familia, todos están en Estados Unidos”, comentó este padre de familia que hace un par de noches intentó cruzar la frontera para reunirse con su familia en Utah.

“Pero me volvieron a agarrar y me deportaron otra vez para Tijuana”.

Vázquez dijo que intentaría nuevamente cruzar a California con el objetivo de reencontrarse con su familia en estas fechas navideñas.

"Posadas sin fronteras", evento navideño por la inmigración

Loading
Cargando galería

Más contenido de tu interés

Actualizaciones importantes Hemos actualizado nuestra Política de Privacidad a partir del 19 de febrero de 2020.