null: nullpx
Incendios

"Los viñedos aún no tenemos un plan": empresario mexicano afectado por los incendios

Reynaldo Robledo es un inmigrante que lleva años forjando su negocio en la industria del vino en el norte de California. Actualmente tiene 300 acres de viñedos en cuatro condados afectados por las llamas y se manifiesta inquieto sobre el futuro de la región. "Yo sé que nos levantaremos tras el fuego, pero ahora no tengo muy claro el cómo".
18 Oct 2017 – 5:52 PM EDT

SONOMA, California. "Jamás la comunidad había visto una tragedia como esta que está pasando en California. Nos tomó desprevenidos a todos y nos está haciendo sufrir". Con estas palabras describe su situación Reynaldo Robledo, un empresario mexicano que ha visto sus viñedos gravemente afectados por los incendios que han azotado la región en los últimos días. Lo que más le preocupa es el futuro: "La verdad es que el plan que hay ahorita es que no tenemos plan".

Este hombre no se muestra pesimista, pero reconoce que después de pasado lo peor, la devastación que provocaron las llamas en esa zona empieza a sentirse y la industria vinícola, en la cual trabaja, está severamente golpeada. "Yo sé que nos levantaremos tras el fuego, pero ahora no tengo muy claro el cómo", dice mientras se acomoda su sobrero.

Robledo es dueño de 350 acres de viñedos y bodegas en Sonoma, Napa, Mendocino, entre otras ciudades y de 30 etiquetas diferentes de vinos creados por él, incluso ejemplares nombrados en honor a cada uno de sus nueve hijos. Pero este inmigrante mexicano empezó prácticamente de cero: con 16 años obtuvo su primer trabajo en un viñedo ganando 1 dólar la hora y hoy, tiene su propio negocio con cientos de trabajadores, todos ellos lamentablemente afectados de una forma u otra por los incendios.

Durante estas semanas de emergencia, a Robledo lo han llamado cientos de personas para ofrecerle ayuda, entre ellas hasta el astronauta mexicano José Hernández. De todas estas llamadas una cosa le causó gran pesar. "La gente se atreve a decirme que si no se quemó mi propiedad, no soy afectado. Y aunque puedo entender por qué lo dicen pienso que es un error importante de enfatizar, especialmente para salir de estas", explica.

"Todos somos víctimas, todos. No solo a los que se les quemaron las casas porque son nuestros amigos, vecinos o familiares, porque lo que le pasa a uno recae en todos, en la producción y en la salud de la comunidad económica y mental", dice el empresario y trae a colación una anécdota reciente en la que tuvo que ver a una madre con su hija sufriendo por ver cómo se les quemaba su casa y no pudo hacer nada más que mirar.

"Que no me digan que eso no duele y no nos afecta a todos", añade y reflexiona sobre los cientos de niños que tienen dos semanas sin clases. "Ni me imagino el impacto en sus vidas, lo que deben tener en sus cabezas al ver tanto destrozo y sentir la preocupación de sus padres y amigos. Muchas personas lo han perdido todo todo", reconoce quien sabe lo que es ser inmigrante y estar contando los 'pesos' para el final de mes.

Recuperación a media marcha

Robledo agradece que el gobernador de California haya venido ya dos veces a la zona a ayudar y animar a las personas, pero expresa extrañeza de que las autoridades federales no se hayan pronunciado. Según él, cualquiera podría entender que el presidente Trump esté ocupado en muchas cosas para ver, pero "él tiene mucha gente a cargo y podría mandarnos a alguien que nos guiara, lo necesitamos". "Esperamos que venga pronto", imploró.

Este mexicano aprecia y celebra su éxito, pero lo desarma todo en una frase: "Yo lo que soy es agradecido. Creo que no hay éxito posible en la vida si uno no apoya, protege y es justo con todas las personas que lo hacen posible, que trabajan con uno. Uno tiene que cuidar a su gente y en este momento hay mucha gente que necesita ayuda aquí".



Él ha dado cobijo a afectados, está pagando las jornadas a quienes están trabajando y no ha mandado a los trabajadores al campo para terminar de recoger la cosecha del año. "Mandamos máquinas porque la gente no puede trabajar al aire libre en esas condiciones de contaminación".

Ahora piensa con preocupación en la fase de recuperación, pues señala que muchos trabajos no tienen cómo hacerlos todavía, como preparar la tierra para el otro año. A esto se suma la falta de agua, pues hay lugares donde incluso no hay o las mangueras se quemaron. "Todas las plantaciones se pueden perder", advierte.

Robledo dice que está de duelo por su región, pero que le tiene fe a la solidaridad de la gente y que espera que el turismo no los abandone, que los buses con visitantes regresen a algunas zonas en cuanto sea posible para contribuir con la economía de la zona y los retos actuales.

Golpe a la industria vinícola

Gladys Horiuchi, directora de medios del Instituto del Vino compartió un reporte sobre la situación de los viñedos en al zona tras los incendios.

El informe indica que de las cerca de 1,200 bodegas en los condados de Mendocino, Napa y Sonoma, las regiones más afectadas, menos de diez han sido destruidas o gravemente dañadas. Se registraron cinco propiedades quemadas en viñedos, que suman alrededor de 200 acres en el área de Potter Valley en Mendocino. Debido a que muchas áreas fueron evacuadas, algunos propietarios todavía no han podido confirmar que sus negocios estén a salvo.

"Muchas bodegas y viñedos en las regiones impactadas están operando a pesar de las difíciles condiciones para finalizar la cosecha y la fermentación. Las comunidades vinícolas en estas regiones pronto emergerán más fuertes y más conectadas que nunca", aseguró Horiuchi.

En California se produce el 85% del vino de EEUU. En Mendocino, Napa y Sonoma, el 12% de la producción de toda California.


Los incendios de California en 15 impresionantes fotografías

Loading
Cargando galería
RELACIONADOS:IncendiosLocalLatinosNegociosCalifornia

Más contenido de tu interés