null: nullpx
Abuso Infantil

Los Ángeles aprueba revisar los procesos de detección de abuso infantil tras la muerte de Yónatan

La Junta de Supervisores del condado pidió un informe sobre las herramientas de evaluación de riesgo de abusos para determinar si son adecuadas.
21 Sep 2016 – 9:14 PM EDT

LOS ÁNGELES, California.- La Junta de Supervisores del condado Los Ángeles votó este martes a favor de revisar las herramientas empleadas por los trabajadores sociales para identificar casos de abuso infantil. La decisión fue motivada por la muerte del pequeño Yónatan Aguilar, un niño de 11 años cuyo cadáver fue hallado dentro de un clóset en estado de desnutrición.

Los representantes públicos aprobaron una moción presentada por Michael Antonovich y Mark Ridley-Thomas que sugería que el software usado en los análisis de riesgo, SDM ( Structured Decision Making), podría estar generando “directrices confusas” y abrir la puerta a “invalidar los resultados”.

El caso del pequeño Yónatan había sido evaluado en cuatro ocasiones por los empleados del Departamento de Servicios Infantiles y Familiares (DCFS) de Los Ángeles entre los años 2009 y 2012, según datos obtenidos por Los Angeles Times. Esas investigaciones no llevaron a tomar medidas para proteger al niño a pesar de que la herramienta SDM indicó que el menor estaba en una situación de riesgo elevado de malos tratos.


Yónatan Aguilar, el niño muerto dentro de un clóset

Loading
Cargando galería

La madre de Yónatan, Verónica Aguilar, de 39 años, es la única acusada por la muerte del menor, quien pesaba apenas 34 libras (15 kilos) cuando falleció. Ella se ha declarado no culpable. Se desconoce la causa oficial de la muerte ya que el médico forense mantiene el archivo de la autopsia en secreto por causas de la investigación.

“No queremos que la vida de este chico sea en vano”, dijo Antonovich en la sesión de los supervisores del condado.

El vocero de DCFS, Armand Montiel, explicó que la evaluación sobre abusos de menores no es una cuestión de “probabilidades” que determine un programa informático y que implica entrevistas con el niño, los padres, los profesores y otras personas del entorno del menor, según publicó la agencia de noticias City News Service.

Desde DCFS, tras una investigación preliminar, se ha defendido la labor de los trabajadores sociales. “Hicieron el trabajo correcto”, agregó Montiel, quien explicó que si había signos de negligencia o abuso “nadie los vio”.

Los trabajadores sociales perdieron la pista de Yónatan en 2012 cuando, según le consta a DCFS, el pequeño habría sido trasladado a México. Los trabajadores sociales no pueden intervenir si no existen reportes de abusos, razón por la que durante sus últimos años de vida nada se supo del menor.

A petición de la Junta de Supervisores se realizará un informe que compare la herramienta de medición de riesgos SDM con otra similar llamada AURA que tendrá que estar listo en un plazo de 60 días.

Lea también:


Publicidad