null: nullpx
Custodia de menores

Liberan al californiano acusado de secuestrar a su propia hija en Perú

Un padre y una madre enfrentados han llevado la lucha por la custodia de su hija, la niña hispana Adrianna Kent, hasta las últimas consecuencias.
27 Sep 2016 – 4:54 PM EDT

LOS ÁNGELES, California.- El californiano encarcelado en Perú acusado del secuestro de su propia hija, una niña hispana llamada Adrianna, fue liberado tras siete meses en un penal de máxima seguridad después de que un tribunal de Lima validara la sentencia emitida por la Corte Superior del condado de Los Ángeles que otorga la tenencia de la menor a su papá.

Dustin Kent, de 33 años y residente en Northridge, fue puesto en prisión preventiva en febrero junto con su amigo Kevin Critchley luego de que las autoridades consideraran que los dos habían viajado a Perú con el propósito de arrebatar a Adrianna, de 5 años, de los brazos de su madre, Rose Chacón, con la que Kent estuvo casado y se divorció en 2012.

El 22 de enero de 2015, Chacón se marchó de Estados Unidos con la niña y sin el consentimiento del padre, ni autorización judicial.

El padre y su amigo fueron detenidos el 11 de febrero al sur de Lima, un día después de que la madre denunciara a la Policía, en televisión y en redes sociales que dos hombres –a los cuales no identificó- le habían quitado a su hija en plena calle. El caso alcanzó una notoriedad tal en Perú, que se organizó un notorio dispositivo de rescate con helicóptero incluido y rueda de prensa posterior en la que participaron altos mandos del país andino.


Unos padres enfrentados llevan la lucha por la custodia de su hija hasta el límite

Loading
Cargando galería

Kent y Critchley -ambos salieron de la cárcel el viernes- fueron acusados de secuestro con agravante con posibilidad de una condena máxima de 35 años de cárcel, lo que permitía que estuvieran meses en prisión preventiva (esto ocurre cuando la pena es mayor de 4 años).

Una vez que los tribunales peruanos dieron validez a la sentencia sobre tenencia en California, la jueza Lorena Alessi revocó la orden de encarcelamiento ya que entendió que el caso pasaba de ser un secuestro a un asunto de sustracción internacional de menores. La pena máxima para un delito así es 2 años y no justifica meses de internamiento sin sentencia previa.


El pleito continúa

El abogado de Kent y Critchley, Sandro Monteblanco, se mostró esperanzado de que la situación de sus defendidos podría quedar resuelta favorablemente en menos de 6 meses. Kent aspira a poder llevarse a su hija Adrianna de regreso a Estados Unidos.

“Ya está renovado completamente”, comentó Monteblanco a Univision Noticias. Los aún acusados tienen prohibido abandonar Perú y tienen que acudir con periodicidad a la corte para ser fichados, a cambio de mantener su libertad.

“Él ha manifestado claramente que quiere quedarse el tiempo necesario para resolverlo todo”, explicó el Monteblanco.

El abogado de Rose Chacón, Fernando Pilco Castañeda, se mostró muy molesto con la decisión de la jueza Alessi de liberar a Kent y anunció que presentaría una denuncia penal por prevaricación contra la magistrada.

Pilco Castañeda explicó que su cliente no fue notificada de la audiencia en la que se cambió el tipo penal que enfrentan los dos hombres.

“Esta conducta procesal del juzgado deja mucho que desear y por tanto constituye en sí una nulidad”, mencionó el letrado que consideró que detrás de la resolución que valida la sentencia del tribunal de California hay una “burda inclinación prevaricadora” de Alessi.


Padres enfrentados

Dustin Kent y Rose Chacón se conocieron en Los Ángeles en 2006, un año después de que ella llegara a Estados Unidos desde Perú con la intención de buscarse la vida. La mujer confiaba que obtendría una visa de estudiante, aunque terminó quedándose en el país de forma irregular y empezó a trabajar como cuidadora de ancianos. Su labor la llevó hasta un centro comunitario de la red YMCA donde Kent estaba empleado como socorrista. Tras un año de noviazgo se casaron y tuvieron una hija, Adrianna, pero la relación sentimental llegó a su fin con un divorcio en 2012.

Los tribunales angelinos concedieron la custodia compartida de la niña, pero en septiembre de 2014 la madre asegura que la pequeña le dice que su papá le hace tocamientos sexuales. Chacón denuncia a Kent por abusos y encarga un informe psicológico que valida su versión de los hechos.

Esa evaluación fue posteriormente desacreditada por un psicólogo forense que habitualmente revisa este tipo de casos en los tribunales. Así, la Corte Superior de Los Ángeles rechazó la denuncia de Chacón y concedió al padre la custodia total de la menor por entender que la madre habría obrado de mala fe. Cuando se produjo esa sentencia, el 24 de abril de 2015, la mamá y la niña ya llevaban 3 meses viviendo en Perú.

Monteblanco admitió que el hecho de que su cliente fuera a Perú y se llevara a su hija por la fuerza fue “un error de juicio”. Las autoridades andinas explicaron que tenían sospechas de que Kent había contratado a una organización internacional llamada CARI (Child Abduction Recovery International) dedicada a la “recuperación de niños” –según su página web- y para la que trabajaría Critchley.

El general Óscar Gonzales, jefe de la división de Trata de Personas de la Policía Nacional de Perú (PNP), sugirió que CARI se trata de una “mafia internacional”. No se ha podido demostrar que Critchley esté asociado con CARI, ni que CARI tuviera relación con Kent.

En un comunicado, CARI confirmó a Univision Noticias que han puesto una demanda por difamación contra PNP.

Lea también:


Publicidad