Asaltos y Robos

La Policía de Los Ángeles da un golpe al mercado negro de la leche en polvo para bebés

Este producto infantil cotiza alto en el mercado negro, donde se revende, entre otras cosas, para rebajar la pureza de la cocaína.
10 Ago 2016 – 9:29 PM EDT

LOS ÁNGELES, California.- El robo a gran escala de leche infantil en polvo que recién descubrió la Policía de Los Ángeles (LAPD) ha puesto en la mirilla al creciente mercado negro en torno a un producto que es usado por los criminales para algo muy distinto a la nutrición de los bebés.

Según las autoridades, hay dos motivos principales para hurtar fórmula infantil: revenderla y rebajar droga.

En junio, detectives de la División de Delitos Comerciales del LAPD comenzaron a investigar robos a gran escala de fórmula infantil en bodegas de esta metrópoli. Los robos en los almacenes ascendieron a más de 50,000 dólares en solo seis semanas y se ligaron a una red de ladrones de mercancía.

Después de diseñar una estrategia, los agentes descubrieron que el vigilante de una bodega, que había sido contratado a través de una empresa privada, permitió que un cómplice ingresara al almacén fuera del horario laboral para robar grandes cantidades del alimento infantil.

“La investigación condujo a un motel de Los Ángeles, donde los sospechosos tenían fórmula para bebé robada con un valor de más de 9,000 dólares”, indicó el LAPD en un comunicado.

Siguiendo la madeja criminal, los detectives dieron con un almacén en el barrio angelino de Sylmar y con una residencia en la ciudad de Valencia, en el norte de este condado.

Así fue como las autoridades arrestaron a dos sospechosos de ser parte de una red de robo de mercancía, Joe López, de 27 años, y Nick López, de 22. La identidad del guardia involucrado en esta trama no ha sido revelada.

La Policía incautó unos 11 ,000 dólares en producto robado y 4,000 dólares en efectivo en ambos lugares. Sumando el decomiso del motel, el monto recuperado asciende a 24,000 dólares.

El interés criminal que existe por la leche en polvo ha hecho que se forme un mercado negro de este producto y que algunas cadenas de supermercados exhiban esa comida de bebé dentro de vitrinas y bajo llave.

Por un lado, los criminales mezclan la leche en polvo con cocaína o heroína para rebajar su pureza. Por otro, su elevado costo y constante demanda genera un lucrativo negocio de reventa en internet.

En el segundo caso, las autoridades han expresado preocupación tras detectar que el producto se vende cuando ha expirado o después de haber sido un almacenado de manera inapropiada. Ambas situaciones suponen un riesgo para la salud de los niños que consumen el alimento.

Pocos negocios que venden leche infantil han escapado de los ladrones, según la Federación Nacional de Minoristas, que en un sondeo elaborado en 2010 descubrió que casi el 90% de los establecimientos que encuestó reportó que había sido víctima de los ladrones. En tanto, seis de cada diez indicó que experimentó un alza en esos robos.

Son varias las redes de rateros de fórmula infantil que han desactivado las autoridades.

En agosto de 2010, dos hombres fueron arrestados en Los Ángeles por su presunta participación con el hurto de unos 6 millones de dólares en dicho producto. En Carolina del Norte, siete inmigrantes hondureños fueron detenidos en 2004 y luego expulsados a su país de origen al comprobar que eran parte de un grupo que robó y revendió más de 14 millones de dólares en leche infantil en polvo y medicamentos.

Incluso el exdirector de la Oficina Federal de Investigaciones (FBI), Robert Mueller, ligó esa actividad criminal con el terrorismo, argumentando que las ganancias de este mercado ilícito se utilizaron para financiar a organizaciones como Hamas y Hezbollah.

Lea también:

Publicidad