null: nullpx
Planeta

"La emergencia de sequía ha terminado", declara el gobernador de California

El gobernador Jerry Brown suspendió oficialmente el estado de emergencia por la sequía en la mayor parte de California, citando los esfuerzos de conservación y las abundantes lluvias y nevadas que se registraron este pasado invierno.
7 Abr 2017 – 4:43 PM EDT

LOS ÁNGELES, California.-En un mensaje presentado este viernes, el gobernador Jerry Brown confirmó que el estado de emergencia por la sequía ha llegado a su fin en la mayor parte de California.

El funcionario atribuyó dicha suspensión a los “ esfuerzos de conservación sin precedentes y a las abundantes lluvias y nevadas” que se pronunciaron a lo largo del estado durante la temporada invernal.


El anunció de Brown añade que el estado de emergencia solo continúa en vigor en los condados de Fresno, Kings, Tulare y Tuolumne, debido a que en esas comarcas todavía existen bajas en los suministros de agua subterránea. Las medidas adoptadas para hacerle frente a la sequía seguirán siendo implementadas en los cuatro condados.

Asimismo la orden ejecutiva de Brown indica que algunas de las prohibiciones sobre prácticas de despilfarro, tales como regar los jardines durante o después de una llovizna, se mantendrán en pie.


El antes y después de la sequía en California

Loading
Cargando galería

La escasez de agua en California comenzó en 2011 y en los años siguientes a medida que el fenómeno comenzó a cobrar fuerza, los gobernantes a nivel estatal y municipal se dieron a la tarea de implementar leyes para preservar el preciado líquido y contrarrestar los efectos negativos de la sequía en el medio ambiente.

Aunque Brown aplaudió las labores de los californianos para hacerle frente a la emergencia, también advirtió a los habitantes del ‘Estado Dorado’ que la “próxima sequía podría estar a la vuelta de la esquina”.


“La conservación debe seguir siendo una forma de vida”, agregó el gobernador.

“La sequía redujo la producción agrícola en algunas regiones, causó la muerte de unos 100 millones de árboles, dañó la vida silvestre y afectó el suministro de agua potable para muchas comunidades rurales”.

El informe de Brown resaltó que los estragos de la sequía, incluyendo la disminución de las cuencas de aguas subterráneas, seguirán desafiando diferentes “áreas del estado durante años”.

Lea también:


Más contenido de tu interés