null: nullpx
Muertes

La bala que mató a la gerente de Trader Joe's en Los Ángeles fue disparada por un agente

El Departamento de Policía de Los Ángeles confirmó este martes que fue uno de sus agentes quien disparó el proyectil que impactó mortalmente a la empleada del supermercado durante el fuego cruzado con el sospechoso que entró y se atrincheró con rehenes en la tienda.
24 Jul 2018 – 3:00 PM EDT

LOS ÁNGELES, California.– La bala que acabó con la vida de Melyda Corado, la gerente de la sucursal de Trader Joe's donde el sábado se atrincheró un sospechoso tomando varios rehenes, fue disparada por los agentes que atendían la situación, confirmó este martes Michel Moore, jefe del Departamento de Policía de Los Ángeles (LAPD).

"Siento reportar que ahora hemos determinado a través de nuestra investigación forense que uno de los disparos de los oficiales impactó a Corado", informó.

Corado, de 27 años, iba saliendo de la tienda cuando Gene Evin Atkins, de 28, acababa de chocar un vehículo en el que huía de las autoridades justo en la esquina del negocio. Atkins se bajó del auto y disparó a los policías mientras corrió a refugiarse al supermercado, por lo que dos agentes respondieron disparando también al hombre.

Así lograron herir en un brazo al sospechoso, más no detenerlo. Y uno de los ocho disparos de los oficiales, en lugar de impactar a Atkins, entró por el brazo de la joven empleada y atravesó su cuerpo, de acuerdo a las declaraciones de Moore.

Esta posibilidad que se consideraba desde que ocurrieron los hechos, ha sido fuertemente criticada por algunos que piensan que no fue una buena decisión de los policías responder con sus armas en una situación donde había decenas de personas en un concurrido espacio público. Sin embargo, otros aseguran que era la manera de reaccionar para intentar detener al pistolero.

"Este es un doloroso recordatorio de las decisiones en un instante que los agentes deben tomar cada día", dijo visiblemente conmovido el jefe policial durante una conferencia de prensa. "Y también es un recordatorio de la destrucción que puede causar un solo individuo con un arma".

Según Moore, cuando decidieron abrir fuego los agentes tuvieron que considerar si el sospechoso que venía huyendo de una serie de eventos violentos podría convertirse en un atacante en un supermercado lleno de compradores. "Esta es la peor, peor decisión que cualquier oficial desea tener que tomar", señaló.

"Sé que es la peor pesadilla de todo agente herir a un inocente durante un enfrentamiento violento. Yo hablé con los oficiales esta mañana y están devastados", explicó el jefe del LAPD, quien añadió que uno de ellos es un veterano que lleva seis años con el departamento y el otro dos.

"En nombre mío y del resto del Departamento, quiero expresar mis condolencias más profundas y mi simpatía por su familia y todos los que la conocían", agregó sobre la víctima.


Mely, como le decían de cariño, murió cerca de las 3:30 pm del sábado cuando Atkins llegó al Trader Joe's del que ella era gerente huyendo de las autoridades tras haber disparado en múltiples ocasiones a su abuela y también haber herido a su novia, con quien iba en el auto cuando chocó contra un poste de luz afuera del supermercado. Al bajarse del vehículo e intercamiar disparos con la Policía, Atkins propició la muerte de Mely Corado.

Al quedar entre el fuego cruzado del sospechoso y las autoridades, la mujer recibió un disparo y logró entrar de nuevo al negocio dando tumbos. Allí colapsó detrás de su escritorio. Mientras Atkins mantenía a empleados y clientes como rehenes, ella fue arrastrada fuera de la tienda y los paramédicos intentaron sin éxito salvar su vida.

"Como jefe de policía, lo siento por la pérdida, esta trágica pérdida, no solo por la familia de Corado, por su padre, hermano, pero también por sus amigos, sus colegas en Trader Joe's", afirmó Moore. "Esta ha sido una devastadora y dura experiencia".

Moore, quien se enfrenta a la primer polémica por un tiroteo con agentes involucrados desde que tomó las riendas del departamento policial a principios de este mes, defendió las acciones de sus oficiales y pidió a las personas ponerse en sus zapatos y reflexionar cómo hubieran reaccionado en esa misma situación, con disparos que venían hacia ellos.

Además, señaló que esperará hasta que la investigación termine antes de determinar si los policías sufrirán alguna consecuencia al interior de su organización, pues en esta fase todo indica que la decisión de disparar hacia el sospechoso fue justificada.

El jefe del LAPD afirmó que cree que los agentes hicieron "lo que necesitaban hacer para defender a las personas de Los Ángeles y a los que estaban en esa tienda y defenderse ellos mismos".

Enfrenta docena de cargos

Atkins, quien permanece en custodia bajo una fianza de 9 millones de dólares tras entregarse el sábado a las autoridades después de tres horas de negociación, será presentado este martes en corte. Allí le imputarán más de una treintena de cargos, incluyendo el de asesinato. A pesar de que él no fue quien disparó a la víctima, él puede se acusado porque fue quien desencadenó los eventos que llevaron a su muerte.

Entre tanto, la abuela del sospechoso, quien ha sido identificada como Mary Elizabeth Madison, de 76 años, permanece hospitalizada en condición crítica luego de los siete disparos que le propinó su nieto antes de huir con su novia, a quien también disparó. Esta última está fuera de peligro, aunque fue herida en la cabeza.

El hombre también tendrá que responder a un cargo por secuestro que responde al hecho de haber obligado a su novia a ir con él en el vehículo cuando huía de las autoridades.

La toma de rehenes en un supermercado Trader Joe's de Los Ángeles (fotos)

Loading
Cargando galería

Más contenido de tu interés