Inmigrantes indocumentados

ICE arresta a un mexicano cuando llevaba a su esposa al hospital para dar a luz

Joel Arrona se detuvo a comprar gasolina para poder llevar a su esposa embarazada a un hospital cuando oficiales migratorios le pidieron que se identificaran y lo detuvieron. Este hombre no tiene antecedentes penales ni era buscado por ICE, de acuerdo con su defensor legal.
17 Ago 2018 – 8:24 PM EDT

LOS ÁNGELES, California.- María del Carmen Venegas dio a luz a su bebé este miércoles, pero su esposo no estuvo a su lado. Ese día ambos se dirigían a un hospital en el sur de California para que se realizara el parto y en una gasolinería fueron interceptados por agentes del Servicio de Inmigración y Aduanas (ICE). El hombre terminó bajo custodia federal a pesar de que no estaba en la lista de fugitivos de la dependencia y de que se encontraba en medio de una urgencia médica, reclama su abogado.

“No sabemos qué pasó”, dijo la señora Venegas, quien este jueves continuaba internada en un centro médico tras el nacimiento por cesárea de su quinto hijo. “(Los oficiales de ICE) solo me dieron una tarjeta diciéndome que hablara ahí para que me dieran información”, detalló la mujer.

Su esposo, Joel Arrona Lara, un mexicano indocumentado de 36 años, se encontraba este jueves en una cárcel para inmigrantes en el centro de Los Ángeles, sin saber nada sobre el nacimiento de su hijo.

“Lo último que él supo era que yo estaba aquí en el hospital. Pienso que está preocupado porque no llevada dinero, nada. No sé si necesite dinero para poder hablarme”, lamentó Venegas durante una entrevista telefónica que se realizó entre los chequeos de las enfermeras y las visitas de familiares.


Ella dijo que su esposo no tiene antecedentes penales y jamás ha sido deportado. Por eso la tomó por sorpresa que se le acercaran los oficiales migratorios para pedirle una identificación y luego, arrestarlo. Esto ocurrió durante la mañana del miércoles en un establecimiento de combustible en San Bernardino, a 60 millas al este de Los Ángeles, cuando la pareja le ponía gasolina a su coche para poder llegar a la unidad de maternidad de un hospital local.

“Me tocaron el vidrio y me dijeron que si podía mostrarles una identificación y les dije que sí. Se las mostré y me preguntaron que de quién era el vehículo; les dije que mío”, relató Venegas.

"Lo esposaron y se lo llevaron"

Todo iba bien, hasta que los oficiales de ICE le pidieron al esposo que se identificara. Venegas explicó que su marido no llevaba ningún documento consigo porque salieron a toda prisa de su casa. “Les dije (a los agentes) que podíamos ir a mi casa que estaba bien cerquita, que ahí la habíamos dejado porque nos salimos bien rápido al hospital”, continuó ella.

Creyó que los oficiales entenderían que tenían que llegar al centro médico lo antes posible, pero uno de estos le pidió a Arrona que saliera del vehículo. “Le dijeron que se bajara, que le iban a hacer un chequeo y ahí fue cuando lo esposaron y se lo llevaron”, contó la mujer.


Se enteró que se trataba de agentes migratorios hasta que le entregaron una tarjeta que tenía las siglas de ICE y un número telefónica para darle información sobre el caso.

La mujer no pudo hacer otra cosa que continuar su camino hacia el hospital, porque estaba programada una cesárea para ese día. Ella fue diagnosticada con preeclampsia, una peligrosa complicación médica del embarazo que pone en peligro la vida de la madre y el bebé. El parto se realizó en medio de su preocupación sobre la situación legal del esposo y de que algo pasara durante el nacimiento.

Los cuatro hijos de la pareja tienen entre 2 y 13 años. Arrona es obrero y Venegas, ama de casa.

A través de un comunicado, Lori Haley, vocera de ICE en Los Ángeles, confirmó que un Equipo de Operaciones de Fugitivos detuvo a Arrona el miércoles en San Bernardino y señaló que actualmente se encuentra bajo custodia federal.

Sin mencionar si el mexicano tiene antecedentes penales, la agencia detalla que bajo su nueva política “todos aquellos que violen las leyes de inmigración estarían sujetos a un arresto por inmigración y, si una orden final determina su remoción, ser deportados de Estados Unidos”.

“Fue un arresto colateral”

Emilio Amaya García, director del Centro de Servicios Comunitarios de San Bernardino y representante legal de Arrona, este caso expone la “falta de sensibilidad” de la política de ‘tolerancia cero’ del gobierno de Donald Trump, que se enfoca en deportar a los indocumentados sin considerar su situación.

“En este caso no solo se pudo haber puesto en peligro la vida de la madre, sino la del niño, que es un ciudadano de este país. Refleja la ignorancia y la falta de sentido común de la política de ‘tolerancia cero’, que no considera las razones humanitarias, como en este caso”, dijo Amaya.

“Fue un arresto colateral porque él no era la persona que ICE estaba buscando”, agregó el abogado.

Amaya esperaba que Arrona fuese trasladado esta semana al centro de detención para inmigrantes en Adelanto. Él confía en que su cliente pueda reunirse con su familia pronto.

“Esta es una administración que habla de los valores familiares y del respeto a la vida, pero un hecho así (el arresto del padre) pudo haber puesto en peligro la vida del niño”, reclamó una vez más.

En fotos: el paso a paso de una detención de ICE en el estado con más indocumentados de EEUU

Loading
Cargando galería

Más contenido de tu interés