null: nullpx
Inmigración

Gobierno se ve obligado a retroceder política de 'tolerancia cero': liberará a familias con grilletes electrónicos para no separarlas

La administración Trump ha tenido que volver a regañadientes a la práctica del 'catch and release' este martes para poder cumplir con la orden de un juez federal de reunificar a las familias que han sido separadas en la frontera. Al no poder retener más padres con niños en centros de detención, van a liberarlos con dispositivos en sus tobillos para poderlos monitorear.
10 Jul 2018 – 5:19 PM EDT

LOS ÁNGELES, California.– Cuando se cumple el plazo que un juez federal dio al gobierno de Donald Trump para la reunificación de los niños menores de 5 años que hayan sido separados en la frontera con sus padres, el Departamento de Seguridad Nacional (DHS) se está viendo obligado a tomar decisiones que le permitan cumplir con las órdenes de los tribunales y a la vez continuar implementando su política de 'tolerancia cero'. Lo cual parece cada vez más contradictorio.

Esto pone en aprietos a una administración que pretende juzgar como criminales a los migrantes que entran al país sin documentos y a la vez no separar más a los padres de sus hijos, luego de la crisis que generó la práctica de detener a los adultos y enviar a los menores de edad a centros de detención aparte de sus progenitores. Para hacerlo el gobierno pretendía detener a las familias juntas, pero este lunes una jueza federal en Los Ángeles rechazó esta petición.

La juez de distrito Dolly Gee dijo que el gobierno federal no había presentado nueva evidencia para justificar la revisión de la orden judicial que limita la detención de niños que cruzaron la frontera de manera ilegal.

La pregunta era entonces cómo haría el gobierno para cumplir con las órdenes de los tribunales sin fallar a la implementación de su agresiva política migratoria. La respuesta ahora es evidente: no puede, pues al cumplir con la reunificación tendrá que liberar a cientos de familias y volver a la práctica del 'catch and release' que tanto quiso eliminar el gobierno Trump.

Este martes se vencía el último plazo que un magistrado de Distrito de San Diego le fijó al DHS para que devuelva a más de 100 niños menores de 5 años a sus padres. Funcionarios de la administración Trump aseguraron que 38 de 102 pequeños serían reunificados, pero hasta la tarde solo se conocía de cuatro familias reunidas, de acuerdo al diario Los Angeles Times, que cita a abogados del Departamento de Justicia y de la Unión Estadounidense de Libertades Civiles (ACLU), que fue la que encabezó la demanda en este caso.

En la ciudad de Grand Rapids, Michigan, dos niñas y un niño que habían estado bajo custodia temporal se reunieron con sus padres hondureños en un centro del Servicio de Inmigración y Aduanas (ICE) tres meses después de haber sido separados, de acuerdo a un reporte de la agencia AP.

Los tres padres estaban "abrazándolos y diciéndoles que todo estaba bien y que nunca más se volverían a separar", dijo a la misma agencia Abril Valdes, abogada de inmigración.

Uno de los padres, Ever Reyes Mejía, salió del centro de ICE cargando a su sonriente hijo y su mochila. A bordo de un auto, padre e hijo se alejaron de la instalación.

Funcionarios de ICE señalaron que los reencuentros se seguirían dando a lo largo del día a las afueras de los centros de detención donde están los niños.

"Los padres con niños menores de 5 años están siendo reunidos con tus hijos y luego liberados e inscritos en un programa de detención alternativo, lo que quiere decir que se les colocará un grillete en el tobillo y serán liberados en la comunidad", dijo a varios medios Matthew Albence, el director ejecutivo de la oficina de ICE encargada de las deportaciones.

Albence explicó que el grillete "es una herramienta que usamos para incentivar el cumplimiento" y asegurarse de que los padres asistirán a sus citas en corte. Sin embargo, el funcionario aseguró que aunque este es el procedimiento que usarán "en general", las autoridades revisarán cómo proceder caso por caso de cada familia.

Se calcula que los procesos migratorios de estas familias liberadas pueden tardar meses o incluso años.


Los padres que han sido detenidos por el ICE "en su mayoría" están siendo trasladados a lugares cerca de sus hijos y las familias serán dejadas en libertad, afirmó por su parte Sarah Fabian, abogada del Departamento de Justicia, quien explicó que se publicarán los lugares de los reencuentros, pero que los niños han sido llevados a refugios en distintos puntos del país.

El juez pidió a fiscales del gobierno que provean información sobre qué niños serán devueltos a sus padres, cuáles necesitarán más tiempo y que proponga un cronograma de reunificación de los niños aún separados, pues habrá algunos a los que tomará más tiempo reunir con sus familias.

Decenas deberán esperar por la complejidad de sus casos, especialmente porque el gobierno ya deportó a sus padres a sus países de origen y otro grupo de progenitores fue liberado tras ser arrestado por las autoridades migratorias y no ha podido ser localizado en suelo estadounidense.

De los 102 menores, 14 no son elegibles para la reunificación porque sus padres tienen graves antecedentes penales o el ADN no probó que fueran los hijos de quienes dicen ser sus padres.

La solución de Trump

El presidente Donald Trump aseguró este martes que la solución para el problema de cómo el gobierno cumplirá con el plazo judicial para reunificar a familias migrantes separadas es "que no vengan a este país ilegalmente".

Antes de salir de la Casa Blanca rumbo a una cumbre en Europa, Trump respondió a preguntas sobre el tema diciendo: "Esa es la solución, que no vengan a este país ilegalmente, que vengan como hacen otros, legalmente".

El mandatario también criticó a los demócratas que han pedido eliminar ICE, afirmando que ello demuestra que "quieren fronteras totalmente abiertas y no les importa la criminalidad".

"Una jaula tenía 20 niños adentro": así es el centro de procesamiento de la Patrulla Fronteriza en Texas (fotos)

Loading
Cargando galería

Más contenido de tu interés