null: nullpx
Inmigrantes indocumentados

“Fui una indocumentada que fue deportada”: la inesperada confesión de una legisladora de California

La asambleísta Blanca Rubio compartió su experiencia durante el debate de una propuesta de ley que pretende evitar que se realicen redadas migratorias en los centros de trabajo.
2 Jun 2017 – 7:58 PM EDT

LOS ÁNGELES, California.- El secreto se reveló en la Asamblea de California, durante el debate el jueves sobre una propuesta de ley (AB 450) que busca proteger a los indocumentados de las redadas en sus lugares de trabajo. La legisladora angelina Blanca Rubio compartió con lágrimas una experiencia que pocos conocían: “Fui una indocumentada que fue deportada”.

Sus colegas sabían que ella nació en Ciudad Juárez, México, pero hasta entonces ignoraban que cuando tenía seis años, Rubio y su familia fueron expulsados a su comunidad de origen. La confesión asombró a los asambleístas. Unos la apoyaron, otros le dieron la espalda, relató ella.

“Colegas, sé de primera mano el miedo, el estrés, la confusión de tratar de sobrevivir a cada momento, sabiendo que puedes ser separado de tu familia y deportado en cualquier instante”, expresó Rubio en el Capitolio californiano. “El miedo es real y jamás lo olvidaré”, agregó.

Las palabras de Rubio, quien representa algunas ciudades en el este del condado de Los Ángeles, se presentan durante un período en que ha crecido la ansiedad por el endurecimiento de las políticas migratorias de la administración de Trump. Sólo en cuatro meses, más de 2,200 migrantes han sido detenidos por la Oficina de Inmigración y Control de Aduanas (ICE) en esta metrópoli.

Su discurso, en particular, se escuchó en el espacio donde se votará si California es considerada un estado santuario, prohibiendo la colaboración con ICE pese a la amenaza de recortes de fondos.


“Se me llenaron los ojos de lágrimas porque me estaba acordando de lo que vi cuando a mi papá lo detuvieron. Estábamos en un parque”, contó Rubio a Univision 19, agregando que no esperaba la reacción de sus colegas. “Comenzaron a levantarse, unos defendiendo la (AB) 450 y otros para atacarla. Cuando yo me levanté les demostré que estaban protegiendo la (AB) 450 por personas como yo”.

Su historia

Rubio y su familia cruzaron ilegalmente la frontera a mediados de la década de 1970. En ese tiempo vivían en Texas. Llevaban poco tiempo ahí cuando un día su padre, quien trabajó como albañil y obrero, regresó a casa con el rostro desencajado. Lo habían detenido agentes migratorios y enfrentaba un proceso de deportación. “Empaquen sus cosas, nos vamos”, dijo.

Dos años después, los Rubio volvieron a emigrar a EEUU, pero decidieron establecerse a California. A través de su hermana menor, nacida en El Paso, Texas, comenzaron el trámite de su legalización, lo cual lograron en 1983.


Ella relata que desde temprana edad sus padres la alentaron a estudiar, al considerarlo la única vía para progresar en este país. Con ese apoyo, Rubio obtuvo un título en administración de empresas y una maestría en educación en la universidad Azusa Pacific. Luego, trabajó como maestra y en 2003 fue elegida a la junta ejecutiva del Distrito Escolar de Baldwin Park.

Ese trampolín político la llevó a competir y ganar en noviembre de 2016 la elección para representar el Distrito 48 de la Asamblea de California, que representa a las ciudades de Azusa, Baldwin Park, City of Industria, Covina, Duarte, El Monte y West Covina.

“Yo soy el ‘sueño americano’. Es un orgullo estar aquí y ojalá que la gente vea que sí se puede”, dijo ella.

Rubio comentó que decidió compartir su traumática experiencia de la deportación para abogar por los trabajadores indocumentados. Después de su testimonio, el pleno de la Asamblea de California aprobó la AB 450, que ahora ha sido enviada al Senado estatal.

“Si esta ley previene que un niño sea separado de sus padres, vale la pena mi voto”, dijo a sus colegas.


En fotos: La vida en el centro de detención de inmigrantes más grande de California

Loading
Cargando galería

Más contenido de tu interés