Asesinatos

"Es un depredador violento": el deportado tras la ola de asesinatos y ataques en Los Ángeles

Ramón Escobar, un salvadoreño de 47 años, inició su ruta de agresiones justo después de que sus tíos desaparecieron en Houston. Contra este inmigrante, que ha sido expulsado seis veces del país y tiene un largo historial criminal, pesan ahora tres cargos de asesinato, cinco de intento de homicidio y es interrogado por el caso de sus familiares desaparecidos en Texas.
29 Sep 2018 – 12:50 PM EDT

LOS ÁNGELES, California.– La imagen de un hombre armado con un bate de béisbol que atacaba personas mientras dormían en las calles aterrorizaba desde principios de septiembre a la comunidad de indigentes de Los Ángeles. La golpiza de tres hombres sin hogar en el centro de la ciudad, de los cuales dos murieron, ya marcaba un patrón. Pero luego incluso un pescador amaneció muerto debajo del muelle de Santa Mónica. Dos semanas después del primer ataque, las autoridades lograron su captura: se trataba de Ramón Alberto Escobar.

"Nadie en su sano juicio haría algo tan despiadado como esto", señaló el capitán Billy Hayes, quien dirige la División de Robos y Homicidios de la Policía de Los Ángeles cuando anunció el arresto de Escobar bajo tres acusaciones de asesinato y cinco más por intento de homicidio. "Es un depredador violento", advirtió.

Ese día se descubrió que el 'agresor de desamparados' era un inmigrante salvadoreño de 47 años que venía de Houston y tenían un largo historial criminal. El hombre había sido deportado seis veces y ahora, aunque estaba vinculado a una serie de ataques durante las últimas dos semanas en California, también lo buscaban las autoridades de Texas para interrogarlo sobre la desaparición de dos tíos suyos con quienes vivía.

Los hermanos Dina Isabel Escobar, de 60 años, y Rogelio Escobar, de 65, fueron reportados como desaparecidos a finales de agosto. A los pocos días, su sobrino Ramón Escobar se montó en su camioneta, una Honda CR-V y manejó hacia el oeste unas 1,500 millas hasta llegar a California el 5 de septiembre. Tres días después empezó su ola de ataques en Santa Mónica.

Sus víctimas en California

La Fiscalía acusa a Escobar de un total de ocho ataques armados con un bate de béisbol y/o un cortacadenas que dejaron tres hombres muertos y cinco gravemente heridos. Una de las víctimas sigue en coma y las otras dos en condición crítica, de acuerdo a las autoridades.

De acuerdo a la Policía, el 8 de septiembre Escobar atacó con un bate de béisbol a un indigente que dormía en la playa y dos días después agredió a otro desamparado en esta área. Uno fue dado de alta del hospital, pero el otro permanece en coma.

Luego, en la madrugada del 16 de septiembre, golpeó con el mismo objeto a Kelvin Williams, de 59 años, quien dormía en el centro de Los Ángeles. El hombre murió dos días después por los golpes.

Ese mismo día, menos de una hora después, las autoridades creen que el hispano agredió a otros dos indigentes que dormían en las calles. Braden Ridout, de 34 años murió, y Tievon Harmon, de 23, se encuentra hospitalizado en condición crítica.

El 20 de septiembre, la Policía de Santa Mónica reportó la muerte de Steven Ray Cruze Jr., de 39 años, que no era indigente pero dormía bajo el muelle de Santa Mónica y murió a causa de los golpes que le habría propinado Escobar. Cruze había terminado un turno nocturno de pesca y descansaba en la playa cuando fue atacado.

Dos días después, el 22 de septiembre, otra persona sin hogar fue atacada cerca de los bulevares Sawtelle y Venice. La víctima fue golpeada en la cabeza con un cortacadenas, informó el capitán Hayes.

Finalmente, el pasado lunes en la mañana apareció la octava víctima de Escobar, también con heridas en la cabeza. Poco después, las autoridades dieron con un hombre que coincidía con la descripción del sospechoso que aparecía en las cámaras de vigilancia en los lugares donde había atacado: un hispano entre los 30 y 50 años con cojera.

Oscuro pasado y problemas mentales

Ramón Escobar tiene un largo historial criminal en Texas, ha estado múltiples veces en prisión federal por cruzar ilegalmente la frontera y ha sido deportado en seis ocasiones entre 1997 y 2011, de acuerdo el Servicio de Inmigración y Control de Aduanas (ICE). Además, los documentos de corte relacionados a sus casos también revelan cuestionamientos sobre su salud mental.

Un juez ordenó su expulsión del país en febrero de 1988. Fue deportado por primera vez en 1997 y de acuerdo a los expedientes judiciales citados por el diaro Los Angeles Times , fue acusado de entrar de manera ilegal a Estados Unidos nuevamente en noviembre de 2001. En ese entonces, fue sentenciado a 23 meses de prisión. La segunda vez que lo arrestaron por cruzar sin papeles fue en 2004 y a partir de ahí al menos otras tres veces en 2007, 2012 y 2016.

En 1995, este salvadoreño fue condenado a cinco años de prisión por robo.

ICE confirmó a Univision Noticias que este hombre tiene seis condenas por robo y reingreso ilegal al país. La dependencia informó que, tras su más reciente deportación, este centroamericano reingresó a EEUU y volvió a quedar bajo custodia federal, pero en junio de 2016 presentó una apelación en su caso de inmigración, la cual le fue otorgada en diciembre de ese año.

"ICE lo liberó de su custodia bajo una orden de supervisión en enero 2017 de conformidad con la decisión del tribunal", precisó la dependencia a la prensa.

Durante el caso de 2012, un juez ordenó enviar al migrante a una instalación médica en prisión tras cuestionamientos sobre su salud mental por parte de abogados y personal de la cárcel que reportó que este estaba "sufriendo de una enfermedad mental". Documentos de corte citados por el Times muestran que Escobar fue diagnosticado con esquizofrenia en 2001 y estuvo internado en el Centro Psiquiátrico del condado de Harris en Houston.

Enfrenta pena capital

Los investigadores determinaron que, aunque parecía estar atacando intencionalmente a la población de indigentes, no era su único objetivo, sino personas a las que pudiera robar.

Este miércoles, Escobar tuvo que enfrentar la justicia y le presentaron tres cargos por asesinato, cinco por intento de asesinato y cuatro más por robo en segundo grado. El acusado también enfrenta circunstancias especiales de múltiples asesinatos y asesinato durante un robo, lo que lo hace elegible para la pena de muerte.

Entre tanto, los detectives han estado en contacto con las policías locales de la ruta que habría seguido este hombre para determinar si cometió algún ataque similar en el camino. Además, trabajan con las autoridades de Texas para determinar si Escobar es responsable de la desaparición de su tío Rogelio y su tía Dina en Houston.

Su próxima aparición en corte será el 8 de noviembre.


Mira también:


El rostro de la indigencia en California: pobreza, drogadicción y demencia

Loading
Cargando galería

Más contenido de tu interés