Inmigrantes indocumentados

"Él sabía que lo iban a deportar": otro inmigrante bajo la mira de ICE por DUI

El caso de Heladio Talavera, padre de seis hijos, es el de muchos migrantes que enfrentan un proceso de deportación por conducir tras consumir licor. Los arrestos por DUI se mencionan a menudo en los informes sobre operativos de ICE. En la primera gran redada en Los Ángeles de la era Trump, 30 de las 188 personas detenidas habían sido convictas por manejar bajo los efectos del alcohol o las drogas.
30 Ago 2018 – 9:55 PM EDT

LOS ÁNGELES, California.– "Vienen por mí", pensó el mexicano Heladio Talavera al notar que frente a su casa en el norte de Los Ángeles estaban varios hombres vigilando la zona. No había recorrido siquiera una cuadra rumbo a su trabajo cuando siete coches sin insignias le cerraron el paso. Era, en efecto, un operativo de captura del Servicio de Inmigración y Adunas (ICE). Heladio era el objetivo.

Su esposa, Cristina Talavera, quien tiene cuatro meses de embarazo, también iba en el auto esa mañana del 27 de julio. Ambos se dirigían a sus trabajos. "Lo jalaron de la camisa, lo agarraron y lo esposaron. No tuve tiempo ni de mirar cómo se lo llevaron", dijo ella en una entrevista con Univision Noticias.

Heladio, quien fue traído por sus padres a California a la edad de 13 años, tenía un problema legal que encendió las alertas de las autoridades migratorias: la policía lo detuvo el 31 de marzo bajo sospecha de conducir ebrio (DUI). Aunque el caso sigue pendiente, este hombre ya había sido deportado por la misma razón en febrero de 2009, tras cumplir una condena de un mes y dos semanas en la cárcel por manejar borracho.

ICE confirmó la detención de este mexicano hace un mes. "El señor Talavera fue previamente deportado a México en 2009 y tiene condenas penales en EEUU, incluido el DUI. Actualmente se encuentra bajo custodia de ICE en espera de los procedimientos de deportación", dijo la vocera Lori K. Haley.

Aunque la dependencia no tiene estadísticas sobre la cantidad de inmigrantes detenidos por esta causa, es común que el DUI sea citado en sus redadas. En la primera gran operación en Los Ángeles de la era Trump, 30 de las 188 personas detenidas habían sido convictas por conducir bajo los efectos del alcohol o las drogas; se trató del segundo delito más común después de faltas relacionadas con narcóticos.

"Es un delito muy común, yo categorizo al DUI como uno de los cinco 'pecados' del inmigrante que causa las detenciones y deportaciones. No es una causa directa de deportación, pero son arrestados por la policía y después referidos a ICE", advierte el abogado Alex Gálvez, quien lamenta que muchas personas sigan considerándola una falta leve y que no tiene consecuencias graves.

Los otros cuatro 'pecados' mencionados por el abogado son violencia doméstica, posesión de droga, robar y prostitución.

A su oficina legal en el centro de Los Ángeles no dejan de llegar casos de indocumentados que por conducir con unas copas de más terminaron bajo el radar de ICE. "No pasa uno o dos días sin que no tenga un caso de DUI", afirmó el abogado. "Yo digo que no hay excusas para ser arrestado por esta causa. Si has bebido, puedes usar los servicios de Uber y Lyft", agregó el litigante.

Gálvez señala que, sin importar el estatus migratorio, un automovilista ebrio se convierte en un criminal. "Te puede categorizar como una amenaza a la sociedad. Una bebida es suficiente", dice.

"No encuentro salida"

Los errores de Heladio Talavera, quien se encuentra detenido en la cárcel James A. Musik, en el condado de Orange, han afectado a su familia. Tiene seis hijos de 5, 10, 13, 16, 18 y 21 años. Los cuatro menores aún dependen de él. Su esposa Cristina tiene cuatro meses de embarazo y es de alto riesgo.

Ella perdió su trabajo en un centro de cuidados para adultos discapacitados debido a la detención de su esposo. Dice que a su jefe no le gustó que se haya ausentado para buscar un abogado que lo defendiera.

"No encuentro salida, estoy atrapada", lamentó Cristina, quien nació en Los Ángeles hace 36 años.

Todo se le juntó a esta mujer. Sin el apoyo económico de su marido, que se ganaba la vida pintando muebles, se enfrentó al regreso a clases de sus cuatro hijos menores y se le descompusieron dos autos. Sus familiares y amigos le han ayudado económicamente para sacar adelante a sus hijos.

"He estado gastando mucho dinero, lo poco que me queda es para echarle gasolina al carro para llevar a los niños a la escuela y buscar trabajo", contó ella.

Un familiar abrió una cuenta de GoFundMe para colectar donaciones, pero ha recibido muy poco dinero.

Cristina asegura que al ser detenido por manejar ebrio en abril de 2008 su esposo decidió no entregarse para cumplir una condena de un mes en la cárcel temiendo que al salir libre lo deportaran. Debido a ese desacato, las autoridades emitieron una orden de aprehensión en su contra, la cual se cumplió al año siguiente en una parada de tránsito.

Entonces, ella estaba embarazada de su hija que ahora tiene 10 años. "Él sabía que lo iban a deportar, tenía miedo de dejarme sola", dijo Cristina, quien describe a su esposo como un hombre noble, respetuoso, trabajador, responsable y un buen padre. "Como cualquier ser humano, cometió un error", mencionó ella.

Tras las rejas, Heladio trata de mantenerse ocupado y participa en estudios bíblicos, afirmó su esposa. "Se está deprimiendo mucho", aseguró.

Esta mujer lamenta que sus tres hijas menores están recibiendo terapia psicológica en la escuela por la ausencia del padre. "Están muy deprimidas, muy tristes", dijo.


En fotos: el paso a paso de una detención de ICE en el estado con más indocumentados de EEUU

Loading
Cargando galería

Más contenido de tu interés