null: nullpx
Abuso Policíaco

El hispano que estaba en coma tras un altercado con policías en California muere en el hospital

Vincent Valenzuela, de 32 años, fue abatido por la policía con una pistola eléctrica el 2 de julio y entró en paro cardíaco, según la familia. El hombre ingresó en un hospital donde permaneció hasta este domingo en coma inducido. La familia decidió desconectarlo al encontrarse en muerte cerebral.
11 Jul 2016 – 11:42 PM EDT

LOS ÁNGELES, California.- La familia de Vincent Valenzuela, un hombre de 32 años que quedó en coma tras un altercado con la policía el 2 de julio, fue desconectado este domingo de la máquina que lo mantenía con vida, según confirmó a Univision Noticias en Los Ángeles la tía del fallecido Marie Cofinco.

Valenzuela presentaba un cuadro de "muerte cerebral", razón por la que sus padres optaron por poner fin a su situación, explicó Cofinco. Los parientes de Valenzuela se reunieron en el hospital West Anaheim Medical Center para decir adiós al hombre antes de que se le retirara la respiración mecánica y posteriormente fueron a un parque, donde compartieron unos instantes en familia "en busca de paz", comentó la mujer.


El difunto protagonizó un incidente con agentes del Departamento de Policía de Anaheim que el sábado 2 de julio lo confrontaron por considerarlo sospechoso de haber estado siguiendo a una mujer.

Según la familia, en el forcejeo los policías emplearon una pistola eléctrica para contener a Valenzuela, quien acto seguido entró en parada cardiaca. Fue transportado al hospital donde falleció este domingo.

Valenzuela sufría de trastorno bipolar y era inconsistente en la toma de su medicación. En el momento en el que ocurrió el altercado era indigente. La familia explicó que el hombre nunca había sufrido anteriormente problemas de corazón.

La muerte de este hispano es el segundo deceso de latinos por presunta brutalidad policial en una semana en el sur de California. El domingo 3 de julio el joven Pedro Villanueva, de 19 años, falleció baleado por oficiales encubiertos de la Patrulla de Caminos de California cuando se iba de un evento de carreras ilegales en Fullerton. Los agentes estaban siguiendo a Villanueva y se cree que el muchacho nunca supo que se trataba de policías.



Estos incidentes tuvieron lugar la misma semana en la que dos afroamericanos - Philando Castile y Alton Sterling- perdieron la vida tiroteados por policías. Sus muertes, que fueron grabadas en vídeo, causaron manifestaciones en Estados Unidos, entre ellas la ocurrida el jueves en Dallas donde un francotirador con intención de acabar con la vida de policías blancos mató a 5 oficiales.

Las cámaras de vigilancia

La investigación del caso de Valenzuela está en manos de la Fiscalía del condado de Orange. Los agentes que particiaron en el incidente con Valenzuela llevaban sus cámaras de vídeo corporales y las grabaciones están siendo revisadas por las autoridades.

"La gente no debería morir cuando no está cometiendo ningún crimen y en manos de quienes se supone que tienen que protegernos. Vincent era sospechoso de seguir a una persona y seguir a una persona no es un crimen", comentó el abogado de la familia de Valenzuela, Garo Mardirossian en conversación telefónica con Univision.

Mardirossian y la familia del difunto darán una rueda de prensa el lunes para dar a conocer los pasos legales que se van a tomar, entre ellos pedir todas las grabaciones disponibles que muestren lo que le pasó a Valenzuela, algo que puede demorarse semanas o incluso meses.

El abogado tiene experiencia en casos similares. En 2015 cerró un acuerdo con la ciudad de Fullerton por la muerte de Kelly Thomas, un indigente que sufría de esquizofrenia y murió en 2011 tras una confrontación con la policía luego de que el desamparado se negara a cumplir lo que le estaban ordenando.


Lea también:


Más contenido de tu interés