null: nullpx
Narcotráfico

El escuadrón de la calavera, el peor enemigo de ‘El Chapo’ en las montañas de Los Ángeles

Un equipo de élite con uniforme militar y rifles de asalto es la primera línea de defensa en Los Ángeles contra la marihuana de los narcos.
22 Sep 2016 – 7:06 PM EDT

LOS ÁNGELES, California. Es de madrugada y un grupo de hombres con ropa tipo militar se reúne en un estacionamiento en una comunidad adinerada, en algún lugar del condado de Los Ángeles, California. Su presencia pasa inadvertida para los vecinos por el horario. Parece un club de cacería y lo es de cierta forma. Ese día su presa es otro plantío de marihuana oculto en las montañas de esta región.

En la entrada de la cañada que tienen en la mirilla, se enfundan un armamento que impone: rifles automáticos, pistolas y enormes cuchillos. Algunos son veteranos de guerra.

Podrían ser los agentes más duros dentro del Sheriff del Condado de Los Ángeles (LASD) y el escudo de este escuadrón de 45 elementos, denominado Equipo de Erradicación de Marihuana (MET), no hace otra cosa que reafirmar esa impresión: una calavera con sombrero militar sobrepuesta a una hoja de cannabis.

Son ellos los encargados de destruir los sembradíos de marihuana que en montañas, cañadas y reservas forestales de esta región cultivan los cárteles de la droga y otras organizaciones criminales que tienen presencia aquí.

Tras los pasos de la marihuana del narco en Los Ángeles

Loading
Cargando galería


“Este año ha sido un gran negocio para los cultivadores de marihuana porque el clima les ha sido favorable”, dice el teniente Tony Baudino, quien en 2015, después de ser parte durante 13 años de la unidad de Tácticas Especiales del Sheriff angelino (SWAT), tomó las riendas del MET.

Las cifras confirman que el ‘escuadrón de la calavera’ causa serios contratiempos a los carteles mexicanos. Del 1 de enero de 2013 al 31 de agosto de este año, han arrancado más de 670,000 plantas de cannabis.

Vigilando desde Google

Sus misiones son todo menos sencillas. Primero, hay que encontrar las agujas en el pajar o los plantíos en la inmensidad del Bosque Nacional Ángeles, con una extensión de más de 700,000 acres y el lugar favorito de la gente de “El Chapo” y otros mafiosos mexicanos.

Unas veces, sobrevuelos en helicópteros o vistazos en el portal electrónico Google Earth (cuando hay imágenes satelitales recientes) permiten identificar tonalidades verdes más encendidas, que delatan las plantas que han crecido con suficiente agua y fertilizante, comparado con el resto de la vegetación.

En otras ocasiones, los vecinos notan cosas extrañas y las reportan. “Nos dicen que vieron a gente descargar suministros (comida, tanques de gas o ropa) muy seguido o rancheros que se quejan porque paró la corriente de los riachuelos, o nos han dicho que habían visto a gente caminando por las noches con luces en la cabeza”, explicó Baudino.

En los peores casos, campistas han sido encañonados por los cultivadores de cannabis.

Una vez ubicado el plantío, el MET envía a sus mejores agentes para que sigilosamente se acerquen a los campamentos clandestinos, establezcan las rutas de escape de los delincuentes y determinen cuál sería la vía de llegada de sus compañeros y para la extracción de las plantas decomisadas. Un helicóptero suele ayudarlos en las situaciones más complicadas, pero en otras tienen que caminar por horas.


Armados hasta los dientes

Parte de su entrenamiento incluye técnicas de campismo, manejo de localizadores satelitales, riesgos en los bosques, operación de los carteles de la droga, primeros auxilios y cultivo de marihuana. Portan rifles de asalto, dicen, para darle a blancos más lejanos y porque a veces los cultivadores están armados.

Pocos conocen los rostros de estos agentes. Una de las condiciones para acompañarlos en sus operativos es no fotografiar sus caras, conscientes del enemigo al que se enfrentan.

Para esta unidad no siempre está claro qué cartel sembró cuál plantío, porque aquí estos no tienen territorios dominantes, como ocurre en México, pero saben que 'El Chapo' está detrás de la mayoría.

“El cártel de Sinaloa es ciertamente parte de esto, pero hay una conexión que se pierde porque la gente que es responsable de los campamentos son de muy bajo nivel en los carteles”, señaló el capitán Jim Wolak, titular del Buró de Narcóticos del Sheriff de Los Ángeles.

¿Seguirá el MET?

El escuadrón MET se fundó en 1994, un año después de que 'El Chapo' Guzmán, entonces un narco de medio nivel en el cártel del Pacífico, fue capturado por primera vez en Guatemala. Dos décadas después, el capo, ahora multimillonario, con tremendo poderío y con un pie de la extradición a este país, se menciona a menudo en las tareas de investigación y erradicación de marihuana en las reservas naturales del condado de Los Ángeles.

La Agencia de Combate al Narcotráfico (DEA) colabora de cerca con la unidad para seguir el hilo de la madeja y dar con otros cultivos y con los operadores de las organizaciones criminales.


“Se siembra la marihuana aquí porque es más fácil que tratar de cruzarla por la frontera. Ellos (los narcos) tienen aquí a las personas, el material y el lugar donde lo pueden hacer”, dijo Baudino. “Están bien organizados, porque pueden cultivar un sembradío lejano y mantenerlo con suplementos”.

El futuro del MET parece incierto si en noviembre los votantes aprueban la Proposición 64, que legalizaría el uso de la marihuana para fines recreativos. A decir del grupo American for Safe Access (ASA), si dicha iniciativa entra en vigor representaría un severo golpe para el negocio de la siembra ilegal de la hierba en los bosques de California. Si eso ocurre, el existencia del MET no tendría poco sentido.

A la espera de las elecciones, el radio del teniente Baudino indica que el escuadrón ha tenido otra misión exitosa en ese día de caza. “Tenemos un detenido, creemos que hay otro”, reporta un agente.

Lea también:


Más contenido de tu interés