null: nullpx
Muertes

El asesino de un chofer de grúas es condenado a 20 años de prisión en California

La víctima se encontraba cambiando la batería del auto de la madre del homicida cuando recibió una puñalada en el cuello.
2 Feb 2017 – 7:33 PM EST

LOS ÁNGELES, California.- El conductor de grúas Raymond Zavala III se encontraba reemplazando la batería del auto de una mujer en la ciudad de Pico Rivera, California, cuando un sujeto se le acercó para increparlo con un “¿qué está pasando?” y le asestó una puñalada en el cuello, según las autoridades.

Zavala, de 35 años, pidió ayuda en una casa cercana, pero falleció poco después por la herida. El ataque ocurrió en la cuadra 8400 de la avenida Buhman, el 2 de junio de 2015. La víctima, de acuerdo a los fiscales, estaba ayudando a la madre de su asesino.

Esta semana, el homicida, Tobías Rubén Cabrera, de 41 años, recibió una condena de 20 años a cadena perpetua en una prisión estatal por el asesinato en segundo grado de Zavala, quien dejó a un huérfano que solo tenía dos meses de edad cuando el hombre falleció.

El reporte policiaco afirma que Cabrera atacó sin motivo aparente a su víctima, quien trabajaba para la aseguradora AAA, y después huyó a bordo de una bicicleta. Tres días después la Policía lo arrestó.

Cabrera admitió que tenía una condena anterior, de 2001, por lesión corporal grave contra un familiar.

“No hay palabras para describir el dolor, la ira y la desesperación que he sentido por su asesinato”, dijo Michele Zavala, madre del asesinado, reportó la agencia CNS.

La mujer declaró con el alma en un hilo que la muerte de su hijo le ha deprimido tanto que ahora ser “feliz” le parece que no es “correcto”. “El asesino de Ray me quitó todo. Tomó mi seguridad, mi inocencia. Tomó mi descanso y mi paz. He perdido mi fe y confianza en la gente”, expresó.

La prometida de Zavala, Stephanie Almanza, relató lo difícil que ha sido para ella dicha pérdida. Ambos procrearon un hijo que apenas tenía dos meses de edad cuando el hombre perdió la vida. Él también le ayudaba a criar a su hijo mayor.

“Mantengo las fotos de nuestra familia y las fotos de Raymond en casa para que el bebé pueda verlo todos los días. Es triste que la única manera que el bebé pueda visitarlo es ir al cementerio y hablar con él sin recibir una respuesta de su padre”, dijo Almanza.

“Me rompe el corazón que el bebé empiece a hablar y que deba estar diciendo 'papá', pero sólo conoce la palabra 'mamá'”, mencionó.

Este caso fue investigado por el Departamento del Sheriff del condado de Los Ángeles (LASD).


RELACIONADOS:MuertesCondenasPolicíaLos AngelesLocal
Publicidad