null: nullpx
Narcotráfico

Droga a domicilio, el sofisticado sistema que repartía cocaína y heroína en Los Ángeles

La banda se especializaba en las entregas de pequeñas cantidades de narcóticos en distintas locaciones del Valle de San Fernando. Las llevaban en compartimentos secretos en coches, para evitar la detección de las autoridades.
16 Dic 2017 – 05:51 PM EST

LOS ÁNGELES, California.- Este grupo de narcos imitaba las operaciones de una pizzería. Había gente que tomaba por teléfono las órdenes de los clientes y otros repartían a domicilio la mercancía -cocaína y heroína- y cobraban. Incluso contaba con una flotilla de autos, todos con compartimentos secretos en los cuales escondían los narcóticos y el dinero, que usaban en este negocio ilícito.

Esta ‘empresa’ del mercado negro tenía nombre, ‘Manny’s Delivery Service’, y solo realizaba entregas en el norte de Los Ángeles, California. Su ‘gerente general’ era Sigifrido Gurrola Barrientos, de 40 años.

Pero se volvieron tan populares en esa región que les empezaron a comprar policías encubiertos.

Las autoridades les siguieron la pista durante el otoño. Según conversaciones grabadas incluidas en una acusación federal, esta organización vendió varios kilos de heroína y obtuvo cientos de miles de dólares en efectivo. Los narcóticos eran almacenados en una casa del Valle de San Fernando y luego pequeñas cantidades de la droga fueron empaquetadas y enviadas a los clientes.

El reparto al menudo de heroína, cocaína y metanfetamina, sustancias altamente adictivas, se ha vuelo popular en el mundo de hampa. De esta manera se trata de ocultar a los ‘mensajeros’ y proteger a sus jefes. Si la Policía los arresta ellos fingen que las dosis son para consumo personal. No revelan más.


A lo largo de dos meses, un período que comenzó a finales de agosto, las autoridades federales y locales notaron que así operaban los repartidores de droga en el norte de Los Ángeles.

Tras un operativo realizado esta semana, les incautaron alrededor de 14 libras de heroína, más de una libra de cocaína y mucho dinero en efectivo, indicó la Fiscalía federal. También arrestaron a Barrientos, el líder de la banda, y a otras seis personas que desempeñaron diversos roles, como tomar los pedidos de clientes, coordinar entregas, enviar a los repartidores, comprar narcóticos y colectar ganancias.

“Mientras que el servicio de entrega vendía pequeñas cantidades (de droga) a los clientes que llamaban por teléfono, la conspiración supuestamente vendía cantidades más grandes como parte de su sofisticado negocio mayorista de narcóticos”, detalló la oficina de la Fiscalía federal en Los Ángeles.

La acusación principal contra esta red de narcos señala a 14 personas, de las cuales algunas solo han sido identificadas con sus apodos. Estos son los implicados en esta investigación federal:


  • Sigifredo Gurrola Barrientos, de 40 años, vecino de Sylmar y presunto administrador de esta operación de narcotráfico (arrestado);
  • Adrián Muñoz-García, de 24 años, residente de Buena Park y descrito como la mano derecha de Barrientos (arrestado);
  • Juan Carlos Bonilla, de 21 años, habitante de Phoenix (Arizona) y quien tomó las órdenes de los clientes y ayudó a coordinar las entregas (fugitivo);
  • Eduardo Daniel Ramírez-Hernández, de 26 años, de Van Nuys y quien atendía las llamadas telefónicas y arregló los repartos (arrestado);
  • Joel Cortes-Solano, de 26 años, vecino de Anaheim y quien trabajó como despachador, repartidor de droga y recaudador de las ganancias colectadas por los choferes (fugitivo);
  • Un hombre solo identificado con el alias de ‘Gangster’, que supuestamente era despachador;
  • Jacqueline De La Rosa, de 24 años, de Pacoima y quien supuestamente compró, transportó y almacenó grandes cantidades de narcóticos en su casa (arrestada);
  • Gerardo ‘Líneas’ Aguilar-Castillo, de 27 años, residente de Orange y cuya participación no ha sido especificada (arrestado);
  • Alexander Abraham Talamantes García, de 40 años, de Anaheim y quien presuntamente proporcionó narcóticos y recaudó el dinero que le entregaron los repartidores (fugitivo);
  • Manuel Ruelas, de 21 años, de Phoenix, Arizona, quien aparentemente suministró narcóticos y recaudó las ganancias colectadas por los choferes (actualmente se encuentra bajo custodia estatal y se espera que pronto sea entregado a las autoridades federales);
  • Alan Pineda, de 23 años, de Santa Ana y quien supuestamente entregaba la droga (fugitivo);
  • Arnold Pineda, de 20 años, de Santa Ana y presunto chofer repartidor (fugitivo);
  • Christian Elias, de 21 años, de Santa Ana y otro supuesto encargado de las entregas (fugitivo); y
  • Anthony Salvador Magallón, de 19 años, de Santa Ana y quien era repartidor de droga (fugitivo).

En fotos: La guerra del opio lleva al ejército mexicano a las montañas

Loading
Cargando galería

Más contenido de tu interés

Actualizaciones importantes Hemos actualizado nuestra Política de Privacidad a partir del 19 de febrero de 2020.