Armas

¿Dónde terminan las miles de armas que las autoridades les quitan a los asesinos?

Mientras algunas agencias del orden destruyen, funden y reutilizan el acero de las armas decomisadas y recuperadas en programas de canjeo para construir puentes, carreteras e incluso obras de arte, a otras se les exige revenderlas.
21 Jul 2017 – 6:28 PM EDT

LOS ÁNGELES, California.- Instrumentos de muerte y violencia, miles de rifles de asalto, escopetas, pistolas y hasta potentes bazucas son decomisados cada año por agencias del orden en California y el resto del país. Sin embargo, ese arsenal no tiene el mismo final: unas armas se destruyen, otras se funden y su acero se usa en obras de infraestructura, o hasta se vuelven esculturas.

Pero mientras decenas de Policías realizan campañas para comprarle armas de fuego a cualquiera que decida entregarlas sin hacerles una sola pregunta y posteriormente destruirlas, al menos 11 estados han promulgado leyes que les exigen vender ese armamento confiscado, ya sea en escenas de crímenes o entregado voluntariamente. Detrás de esas legislaciones está el intenso cabildeo de la Asociación Nacional del Rifle (NRA).

'Salven la pistola' es el nombre de la ley SB 443 que hace cuatro años se estableció en Carolina del Norte para impedir a las agencias policiales la destrucción de las armas incautadas, una práctica que la NRA considera "innecesaria y derrochadora".

Normas similares se impusieron en Kentucky, Michigan, Georgia, Texas, Arizona, Louisiana, Kansas, Tennessee, West Virginia, Montana y North Dakota.

En 1998, Kentucky se convirtió en el primer estado en "salvar" armas y pronto lo imitaron en una tendencia que relajó las restricciones a las armas de fuego en estados conservadores, esto en la era post-Sandy Hook, el ataque en el que murieron 20 estudiantes de primer grado en un tiroteo en la escuela con ese nombre.

Mientras que estados liberales, como California, han endurecido este tipo de legislaciones.


"No estarán en manos de criminales"

En Los Ángeles, donde casi 12,000 personas han perdido la vida a tiros del 1 de enero de 2000 al 19 de julio de 2017, el Sheriff del condado (LASD) y 14 agencias policiales destruyeron esta semana 4,971 armas de fuego que decomisaron en las calles. De estas, más de 1,450 eran armas largas.

El año pasado, la agencia destrozó 7,044 pistolas, revólveres, escopetas y rifles.

Supervisado por el Sheriff, este programa ha fundido unas 164,000 armas en los últimos 24 años.

En California, la ley requiere que las armas incautadas tras usarse en crímenes no se vendan, sino que se reutilicen en otra función. Así, el arsenal se funde y se crean barras de acero, las cuales se emplean en obras de infraestructura.

Las 14,700 libras de metal que se derritieron este miércoles en una planta siderúrgica en la ciudad de Rancho Cucamonga se usarán para la rehabilitación de carreteras y puentes en California, Arizona y Nevada, indicó el Sheriff en un comunicado.


"Estas armas nunca estarán en nuestras calles ilegalmente en manos de criminales. No serán utilizados para cometer un crimen más ni para hacer daño a nuestros residentes", expresó el jefe del Sheriff angelino, Jim McDonnell, poco antes de desmantelar una pila de armas.

Las Policías de Arcadia, Bell Gardens, Downey, Bell, Hermosa Beach, Long Beach, Santa Mónica, San Marino, Inglewood, Whittier y otras ciudades aportaron casi 2,200 armas destruidas en dicha iniciativa.

"Cada día que un arma ilegal es sacada de la calle es un buen día y ayuda a disuadir actos de violencia sin sentido contra los residentes", dijo por su parte el jefe de la Policía de Inglewood, Mark Fronterotta.

Independientemente del estado donde realicen sus operativos, las agencias federales destruyen las armas que incautan o compran en investigaciones. La Oficina Federal de Alcohol, Tabaco, Armas de Fuego y Explosivos (ATF) lo hace en un centro localizado en West Virginia.

"Todas las armas de fuego confiscadas por ATF son destruidas una vez que el caso ha completado el proceso judicial", dijo a Univision Noticias Ginger Colbrun, portavoz de la dependencia en Los Ángeles.

Arte con pistolas

Cerca de 800 armas, entre estas ametralladoras Uzi, rifles AK-47 y un lanzagranadas fueron recibidas por la Policía de Los Ángeles (LAPD) a cambio de tarjetas de regalo en mayo. Se trata del programa 'Gun BuyBack', un trueque anónimo con el que han obtenido más de 16,000 armas desde 2009.

Algunas de esas armas habían estado guardadas durante años antes de ser entregadas al LAPD, pero incluso ese armamento pasivo representa un riesgo porque pueden ser robadas por delincuentes o usado por niños.


"Cada una de esas armas representa una oportunidad menos para quitar una vida", expresó el alcalde Eric Garcetti, quien se ha propuesto retirar de las calles al menos 20,000 armas en cinco años.

En lo que va del 2017, unas 256 personas han muerto a tiros en el condado de Los Ángeles. En 2016 se registraron 518 homicidios a balazos, la cifra más alta desde 2011, pero lejos de los 984 asesinatos de este tipo ocurridos en 2002.

"Las armas son las que provocan que una pequeña disputa entre jóvenes en la calle pase de una pelea a gritos a un funeral", expresó por su parte el jefe del LAPD, Charles Beck, quien atribuye parte del descenso de la violencia armada a la iniciativa 'Gun BuyBack'.

También las armas entregadas al LAPD se funden y parte del metal se usa como material de construcción. Pero en 2012 la agencia hizo una excepción y proporcionó una parte de ese armamento al artista de origen mexicano Víctor Zayas, quien lo transformó en esculturas.

La serie llamada 'Mi Obra' creó diversas imágenes conservando ciertas formas de las armas y se ha exhibido en el vestíbulo de la administración del LAPD y en museos locales.

"Zayas se ha esforzado por crear símbolos de paz y belleza a partir de materiales asociados con la violencia y el crimen", explica la Policía angelina.


Este es el arsenal decomisado en Oxnard al cártel de 'El Mencho'

Loading
Cargando galería
RELACIONADOS:ArmasPolicíaAsesinatosCaliforniaLocal

Más contenido de tu interés