null: nullpx
Abuso Infantil

Arrestan al novio de la madre del niño que murió en extrañas circunstancias en Los Ángeles

Kareem Leiva, de 32 años, fue detenido bajo sospecha de asesinato de Anthony Ávalos, el pequeño de 10 años que murió tras lo que su mamá aseguró fue una caída. Las autoridades investigan múltiples acusaciones de abuso que fueron –al parecer– ignoradas por años y el hecho de que el menor dijo que era gay en días previos a su muerte.
28 Jun 2018 – 11:24 PM EDT

LOS ÁNGELES, California.– Kareem Leiva fue arrestado este miércoles sospechoso de haber asesinado al hijo de su novia, Anthony Ávalos, el niño de 10 años que murió la semana pasada en extrañas circunstancias y cuyo caso es investigado por las autoridades del condado de Los Ángeles. Se han descubierto múltiples denuncias de abuso que fueron ignoradas o al menos no condujeron a quitarle la custodia del menor a su madre.

Leiva, de 32 años, fue llevado al hospital para tratarle heridas que tenía en el pecho, al parecer autoinfligidas luego de su arresto en la estación de Policía de Lancaster, señaló el sheriff Jim McDonnell en conferencia de prensa. Algunos medios locales han reportado que se trató de un intento de suicidio al enterarse de que iba a ser encarcelado.

El jefe policial agregó que cuando salga del centro médico, el sospechoso quedará bajo custodia de las autoridades con una fianza de dos millones de dólares.

Anthony murió el jueves pasado en el hospital, la mañana después de haber sido encontrado inconsciente en su casa tras una llamada al 911 de su propia madre, quien aseguró que el niño se cayó. Sin embargo, desde ese mismo día la Policía ha calificado el caso de "sospechoso".

McDonnell señaló que el Departamento de Servicios Infantiles y Familias (DCFS) había "exagerado sumamente" sobre las lesiones del menor, que incluían hasta quemaduras de cigarrillo en su cuerpo. El sheriff negó que este detalle fuera cierto, pero tampoco explicó qué tipo de heridas tenía cuando fue atendido.

Este martes un detalle alarmante se sumó al caso, cuando se conoció por funcionarios del condado de Los Ángeles que Anthony había dicho en días recientes que le gustaban los niños, por lo que el DCFD analiza si la homofobia jugó un papel en la muerte del menor. Frente a este aspecto, el capitán Chris Bergner dijo a los medios que esto aún no ha sido considerado como una motivación del crimen en la investigación.

La madre del niño, Heather Barrón, fue interrogada pero no la arrestaron. Ella y Leiva vivían juntos en el apartamento donde murió el pequeño de 10 años y donde también vivían sus hermanos, algunos de los cuales eran hijos de ambos. Ocho menores –con edades de los 11 meses a los 12 años– que encontraron en la casa tras la muerte de Anthony fueron puestos bajo custodia del DCFS mientras avanza la investigación.

Años de denuncias de abuso

El Sheriff angelino y el DCFS ya habían acudido a esta vivienda en al menos una ocasión por acusaciones de abuso infantil. Pero se desconoce por qué no se actuó en ese momento para quitarle la custodia de los niños a esta familia, algo en lo que la Junta de Supervisores de Los Ángeles ha pedido concentrarse para encontrar respuestas.

La Junta de Supervisores aprobó una moción para revisar por qué el niño seguía viviendo con su madre, teniendo en cuenta que había más de una docena de denuncias desde 2013, incluyendo una acusación de abuso sexual cuando el menor tenía 4 años.

"Tuvieron maestros, familiares, agentes del orden en contacto con ellos. Y ahora Anthony está en la morgue...", lamentó la supervisora Kathryn Barger.

Funcionarios escolares, una profesora, un consejero, miembros de la familia y otras personas llamaron a la Policía o a la línea de reportes de abuso infantil al menos 16 veces desde 2013 para denunciar que Anthony era víctima de maltrato en su casa, de acuerdo a documentos del condado obtenidos por el diario Los Angeles Times.

Esas llamadas reportaron que tanto el niño de 10 años como sus hermanos eran abusados, les negaban comida y agua, eran golpeados, eran colgados de cabeza desde una escalera, forzados a permanecer agachados por horas, encerrados en espacios reducidos sin acceso al baño, obligados a pelear entre ellos y a comer de la basura.

El subdirector del DCFS, Brandon Nichols, informó que trabajadores de su departamento han documentado que Leiva era presuntamente miembro de la pandilla Mara Salvatrucha (MS-13), pero que esa información no fue clasificada por los funcionarios como una amenaza que obligara a retirar a Anthony de la vivienda y tomar custodia de él por su seguridad.

Mira también:


Las 5 muertes trágicas de niños que conmocionaron a la comunidad en California

Loading
Cargando galería

Más contenido de tu interés