null: nullpx
Powerball

Aparece el tercer ganador del Powerball que compró su boleto en Chino Hills

Después de seis meses, aparecieron los ganadores del tercer boleto premiado del Powerball de 1,500 millones de dólares. Marvin y Mae Acosta buscaron asesoría legal y financiera antes de acudir a las oficinas de la Lotería de California.
19 Jul 2016 – 2:18 PM EDT

LOS ÁNGELES, California.- El tercer ganador del mega premio de 1,500 millones de dólares de la lotería Powerball que compró su boleto en Chino Hills, California, apareció para reclamar su parte que será destinada a un fideicomiso y a caridad.

Luego de poco más de seis meses de que se anunciara que había tres ganadores del hasta ahora mayor premio de lotería en Estados Unidos, California Lottery dio a conocer que el tercer boleto fue comprado por Marvin y Mae Acosta.

La pareja optó por la opción en efectivo de 327 millones de dólares descontando impuestos. La histórica bolsa la compartirán con otros dos acertantes que atinaron los seis números del Powerball -4-8-19-27-34 y 10- en Florida y Tennessee.


“Por fin sabemos quiénes son nuestros ganadores misteriosos. Han tomado seis meses para que ellos vengan a una de nuestras oficinas, pero hicieron lo que le decimos a nuestros ganadores que hagan, informarse y buscar asesoría legal y financiera para que los ayuden a prepararse a su nueva vida como ganadores de lotería”, declaró el director de California Lottery, Hugo López.

Los Acosta dijeron que se sienten bendecidos por obtener el premio y prefieren mantener su privacidad para no convertirse en figuras públicas.

“Aunque muchas decisiones aún están por hacerse, hemos comprometido casi todo el recurso en un fideicomiso y en caridad”, refirieron.


La noche del 13 y madrugada del 14 de enero, cientos de personas se reunieron a las afueras de un 7-Eleven ubicado en la ciudad de Chino Hills, del condado de San Bernardino, para celebrar que uno de los tres boletos ganadores había caído en su localidad.

La fiebre por el Powerball alcanzó a todos los sectores sociales en California, donde hasta los ricos gastaban miles de dólares con el afán de hacerse con el premio mayor.

En total, los californianos gastaron más de 386 millones de dólares en boletos de lotería mientras crecía la bolsa del Powerball y se generaron 150 millones de dólares para ayuda a escuelas públicas en la entidad y el 7-Eleven donde se compró el boleto consiguió un bono de 1 millón de dólares.

Lea también:


Más contenido de tu interés