null: nullpx
Inmigrantes indocumentados

Una familia inmigrante trata de cruzar el Rio Grande y tiene que ser rescatada por autoridades fronterizas

Tres adultos y dos niños hondureños estuvieron a punto de ser arrastrados por la corriente del caudaloso río este viernes por la mañana tras un intento fallido por pasar desde la ciudad mexicana de Piedras Negras a Eagle Pass en Texas, informó la Patrulla Fronteriza.
9 Feb 2019 – 09:28 PM EST

Agentes de la unidad marina de la Patrulla Fronteriza asistieron a una familia hondureña de cinco integrantes que se había lanzado a las aguas del Rio Grande para tratar de ingresar a territorio estadounidense, según informó la agencia en comunicado.


El incidente ocurrió este viernes por la mañana cerca del puente internacional Camino Real en el poblado de Eagle Pass, Texas, que comparte el rio con el municipio mexicano de Piedras Negras, donde una nueva caravana de más de 2,000 inmigrantes centroamericanos está estacionada en espera de poder llegar a territorio estadounidense para solicitar asilo.

“Cruzar este río es peligroso y es ilegal. La dedicación y respuesta rápida de nuestros agentes evitó que ocurriera una tragedia”, dijo Matthew J. Hudak, jefe interino de la Patrulla en el sector del Rio Grande. “Instamos a los inmigrantes a utilizar los puertos de entrada oficiales para que ingresen de manera adecuada a Estados Unidos”, agregó.

En el grupo familiar que fue rescatado venían tres adultos que estaban luchando contra la corriente mientras llevaban a dos menores a cuestas. “Una mujer, que cargaba a un niño, por poco es arrastrada por las aguas”, se lee en el comunicado.

Tras su rescate, la familia fue evaluada por personal médico y se le ofreció tratamiento. Luego fueron llevados a un centro de procesamiento de inmigración en Eagle Pass.

Así como esta familia, otras se han apartado de la caravana y han decido arriesgarse a cruzar el río.

Tal es el caso del hondureño José Luis Durán, quien después de una travesía de un mes por Centroamérica y México, logró atravesar el río a salvo con su hija y se entregó a las autoridades fronterizas.

“Gracias a Dios… Dios estaba conmigo y llegué”, dijo Durán a Univision 45.

A Franklin Miralda Donaldo, también de Honduras, le tomó casi dos meses llegar a territorio estadounidense, pero cuando llegó a la línea fronteriza entre Piedras Negras y Eagle Pass, un agente trató de disuadirlo.

“Me dijo que me retrocediera para México, porque yo estaba en la raya, estaba con un pie en Estados Unidos y un pie en México y él nos dijo que no podíamos estar ahí”, dijo Miralda.

Al final, logró ingresar y que le procesaran su solicitud de asilo, según su relato.

Los integrantes de esta última caravana que han logrado ser procesados por inmigración son enviados a la ciudad de Laredo, unas 125 millas al sur de Eagle Pass, donde la organización Caridades Católicas les presta asistencia humanitaria.

En total, según la entidad, han ayudado a más de 130 inmigrantes hondureños.

“Traen niños cruzando por el rio, es algo súper riesgoso, en realidad no se le recomienda a nadie que haga eso porque el río es muy peligroso”, dijo a Univision 45 Benjamín de la Garza, director de Caridades Católicas en Laredo.

Se informó que las autoridades migratorias de Eagle Pass procesan un máximo de 20 solicitudes de asilo por día, lo que significa un obstáculo para integrantes de la caravana que esperan su turno para entrar de manera legal y lleva a muchos a tomar la decisión de intentar cruzar por su cuenta.

Te puede interesar:


Guerra de carteles: así trataron de disuadir los gobiernos a los migrantes de la nueva caravana (Fotos)

Loading
Cargando galería

Más contenido de tu interés

Actualizaciones importantes Hemos actualizado nuestra Política de Privacidad a partir del 19 de febrero de 2020.