null: nullpx
Juicios

Un mexicano fue condenado a tres cadenas perpetuas en Texas por tráfico y secuestro de inmigrantes

Noé Aranda Soto, también conocido como 'diablo', se había declarado culpable en mayo pasado de participar en una conspiración de tráfico y secuestro de inmigrantes indocumentados que dejó tres muertos.
13 Sep 2016 – 6:06 PM EDT

HOUSTON, Texas -Un juez federal sentenció a tres cadenas perpetuas al mexicano Noé Aranda Soto, tras declararse culpable de participar en una conspiración de tráfico y secuestro de inmigrantes indocumentados que dejó tres muertos.


El juez John D. Rainey, de la Corte Federal para el Distrito Sureste de Texas en la comunidad de Victoria, Texas, ordenó que Aranda Soto pase el resto de su vida en prisión, al establecer que una de las sentencias corra de manera consecutiva con las otras dos cadenas perpetuas impuestas.

Aranda Soto, de 36 años y originario del estado mexicano de Michoacán (a quien apodaban 'El Diablo', 'Chulo' o 'Wache') se declaró culpable en mayo pasado de los delitos de secuestro que terminó en muerte, uso de arma de fuego durante y en relación con un delito de violencia que terminó en muerte y conspiración para traficar indocumentados con fines de lucro que termino en muerte.

La Oficina del Procurador Federal para el Sureste de Texas informó que más de 20 víctimas y familiares de las víctimas viajaron desde México y desde otros lugares de Estados Unidos para asistir a la audiencia de sentencia.

En la audiencia, el padre de una mujer que falleció tras haber sido secuestrada se dirigió a Aranda Soto y dijo: "ruego a Dios que te perdone, porque nosotros nunca lo haremos".

Un total de 14 víctimas testificaron en la corte, la mayoría de los cuales sufrieron algún tipo de lesión permanente como resultado de la conducta criminal del acusado, indicó la Oficina del Procurador Federal.

Además, los familiares de dos de las tres víctimas que murieron como consecuencia de los delitos también rindieron un testimonio emocional, al describir el impacto de la pérdida de su pariente en su familia.

Después de que todas las víctimas hablaron, el juez Rainey preguntó al acusado si deseaba hacer una declaración. Aranda Soto no se disculpó ni hizo ningún comentario a la Corte o a las víctimas”.

De acuerdo con documentos judiciales, Aranda Soto admitió ser el líder de una organización delictiva de tráfico y secuestro de personas, que transporta indocumentados de las zonas cercanas a los puntos de control de Falfurrias y Sarita, a casas de seguridad en Houston y otros puntos más al norte.

El 1 de agosto de 2010, el hermano de Aranda Soto conducía un vehículo cargado de indocumemtadps cuando se accidentó cerca de Victoria, Texas. Una persona murió como resultado del accidente, mientras que otro murió de frío y deshidratación. Una tercera víctima permaneció en estado de coma durante casi un año y ahora sufre de lesiones permanentes.

Aranda Soto fue detenido por las fuerzas del orden de unos pocos días más tarde, pero huyó y se escapó.

Cuando todavía era un fugitivo por los cargos de 2010, Aranda Soto regresó a Houston en 2012. luego planeaba salir de Houston con dos empleadas.

Sin embargo, se produjo una discusión y Aranda Soto disparó al conductor y a otra pasajera. También disparó a los pasajeros varias veces y a la mujer la empujó fuera del vehículo en movimiento. Ella murió al ser arrastrada por el remolque. El conductor también fue golpeado varias veces, pero logró escapar del vehículo y sobrevivió.

Finalmente arrestaron a Aranda Soto unas pocas semanas más tarde, en otra casa de seguridad, que estaba llena de indocumentados.

RELACIONADOS:Juicios Local
Publicidad