null: nullpx
Abuso Infantil

Un bebé de dos semanas está cerca de morir y su padre a punto de ser acusado de asesinato

“Morirá de las lesiones”, se escuchó decir a una fiscal sobre la condición de un recién nacido que está hospitalizado con daños severos en el cráneo, el abdomen y la ingle. La declaración la hizo durante una audiencia de causa probable en la que compareció Luis Ángel Pacheco, de 27 años, padre del infante.
27 Feb 2019 – 9:34 PM EST

HOUSTON, Texas. - Luis Ángel Pacheco, de 27 años, se encuentra preso en la cárcel del condado Harris con una fianza de $250,000 dólares, bajo cargos de causar lesiones físicas graves a su hijo de dos semanas de nacido, informó la oficina del sheriff del condado Harris .

Las autoridades tuvieron conocimiento del caso el pasado lunes 25 de febrero luego de que los paramédicos que respondieron a una llamada hecha al 911 desde la casa del recién nacido al oeste de Houston, lo trasladaran al hospital infantil Texas Children West Campus en Katy.


El pequeño presentaba varias lesiones contundentes en el cráneo, el abdomen y la ingle y los doctores alertaron a la oficina del sheriff del condado Harris porque la explicación que dio Pacheco sobre cómo se lastimó su hijo no era consistente con los daños que observaban.

Según la declaración del padre a los detectives, él intentaba cambiarle el pañal al bebé, pero como empezó a llorar, lo cargó para calmarlo. Mientras lo sostenía, continuó con el cambio del pañal y en un momento dado, la criatura se le zafó de los brazos y cayó sobre una superficie de cemento.

El hombre notó que su bebé tenía un golpe en la cabeza, pero no le dijo nada a su esposa, quien se encontraba en otra parte de la casa durante el incidente.

Después de algunas horas, el pequeño empezó a respirar con dificultad y fue cuando la familia llamó a la línea de emergencias 911.

Pacheco no pudo explicar cómo ocurrieron otras lesiones que presentaba el bebé.


Durante su primera comparecencia en un tribunal de de causa probable, la fiscal que leyó los detalles de cómo ocurrieron los hechos le comunicó a la juez a cargo que el oficial del caso había hablado con el doctor que atiende al recién nacido, y este declaró que el pequeño sigue vivo porque está conectado a equipos que lo mantienen con vida.

“Su actividad cerebral ha disminuido, sus intestinos no funcionan y morirá de sus lesiones”, se escuchó decir a la fiscal, quien además advirtió que era muy probable que los cargos actuales que enfrenta el sujeto de causar lesiones físicas graves a un menor fueran incrementados a asesinato con posibilidad de pena capital y solicitó una fianza de 250,000 dólares.

Todo lo que se dijo en la comparecencia fue traducido al español para que el acusado comprendiera.

Tras escuchar al ente acusador, la juez le dio la palabra a la abogada que asistió a Pacheco en esta primera audiencia, quien solicitó que se le fijara una fianza de 30,000 dólares (de la cual pagaría el 10%) debido a que su cliente no tenía antecedentes, ha estado el mismo trabajo por varios años y es el único que trabaja en la familia y provee para sostener a sus otros hijos.

La juez rechazó esa petición y dijo que debido a la gravedad de los cargos aceptaba la sugerencia de la fiscalía de fijar el monto de la fianza en 250,000.

Pacheco está programado para comparece de nuevo ante un juez este miércoles 27 de febrero.

El acusado tiene una requisición de autoridades migratorias, según documentos judiciales.

Te puede interesar:

El caso de la muerte Gabriel Fernández contado en imágenes

Loading
Cargando galería



Más contenido de tu interés