null: nullpx
Criminalidad y Justicia

Presos dos presuntos pandilleros en Houston por la muerte de una joven hispana cuya identidad aún es un misterio

Diego Rivera y Miguel Álvarez-Flores, supuestos miembros de la pandilla MS-13, comparecieron ante un tribunal local donde una juez les imputó cargos de secuestro agravado y asesinato y se les fijó una fianza de 300,000 dólares.
2 Mar 2017 – 3:04 PM EST

Identifican a la joven hispana hallada sin vida en Houston

Loading
Cargando galería

HOUSTON, Texas. – Aunque sigue sin conocerse la identidad de una joven hispana, cuyo cadáver fue encontrado hace dos semanas en el suroeste de Houston, las autoridades ya tienen tras las rejas a dos sujetos acusados del crimen.

Diego Alexander Hernández-Rivera, de 18 años, y Miguel Ángel Álvarez-Flores, de 22, comparecieron en un tribunal de Houston la madrugada de este jueves, donde una juez les imputó cargos de secuestro agravado y asesinato. Los individuos, presuntos miembros de la peligrosa pandilla MS-13, permanecen detenidos y a cada uno se le fijó una fianza de 300,000 dólares.

Llamó la atención de los reporteros presentes en el tribunal un gesto irónico por parte de Álvarez-Flores, quien justo antes de que la juez les leyera los cargos, miró a las cámaras, se rió y ondeó su mano como quien saluda a una multitud.

Según documentos judiciales, la detención de ambos sospechosos se presentó luego de que una joven denunció a las autoridades que había sido retenida contra su voluntad durante 18 días en dos lugares diferentes en Houston. La testigo aseguró que durante su cautiverio, había sido forzada a ingerir drogas y alcohol y que fue víctima de abuso sexual.

La víctima, quien se había fugado de la escuela, relató a los investigadores del caso que conoció a dos hombres, originarios de El Salvador, en un apartamento ubicado en la calle Glenmont en el suroeste de Houston. Allí fue retenida durante 4 días y luego fue trasladada a otro apartamento en la calle Gessner, donde permaneció cautiva por otros 14 días.

En sus declaraciones, la joven sostuvo que en el segundo apartamento vivían seis miembros de la pandilla MS-13 liderados por un hombre conocido con el alias ‘Diabólico’, quien en los documentos judiciales fue identificado como Miguel Ángel Álvarez-Flores.

Otra joven mujer, identificada en los documentos judiciales como Génesis, también vivía en el mismo apartamento. La testigo dijo que esa joven también estaba retenida en contra de su voluntad.


Dentro del apartamento de Gessner, según el testimonio de la adolescente, había un santuario dedicado a las creencias satánicas de los miembros de pandilla.

En cierto momento, Génesis expresó su enojo por la adoración al Diablo, según se lee en los documentos.

Otro detalle de la investigación, narrado por la testigo, fue que Álvarez-Flores habría tratado de brindar un cigarrillo encendido a la estatua satánica. Luego dijo a los miembros de la pandilla que ‘la bestia’ no deseaba una ofrenda material, sino un ‘alma’.

Esa fue la última vez que ella vio a Génesis.

De acuerdo con la policía, el segundo sospechoso detenido declaró que el líder de la pandilla Álvarez-Flores le dijo: “Prepárate, es tu turno”.

Los investigadores dijeron que Hernández-Rivera fue obligado a matar a la mujer, a quien sacaron del apartamento bajo el engaño de que iban a encontrarse con un traficante para comprar marihuana.

En el trayecto, los sujetos se detuvieron a un lado de la carretera y según los documentos de la investigación, el líder le pasó un arma a Hernández-Rivera para matar a la chica.

Génesis, la joven víctima cuya identidad aún es un misterio para las autoridades, tiene cabello largo, ondulado, color café oscuro. Vestía una camisa gris de manga corta con un logo de color rosa de Slope Bunny bordado en el lado izquierdo y jeans azules de la marca Old Navy. Llevaba puestos unos tenis de bota, marca Converse, color blanco y medias tobilleras moradas. También tenía puestos tres anillos de plata.

Se estima que la chica tiene entre 15 a 25 años, pesa 108 libras y mide 5 pies.

Quien reconozca a la víctima puede comunicarse con el Instituto de Ciencias Forenses del Condado de Harris a la línea 1-713-796-6740 o al número 1-800-843-5678 del National Center for Missing & Exploited Children

Vea También:

En Imágenes: Las muertes de menores que más han conmovido a la comunidad de Houston

Loading
Cargando galería

Historias relacionadas:


RELACIONADOS:Criminalidad y JusticiaLocal

Más contenido de tu interés