Extradiciones

El elusivo prófugo mexicano que logró escabullirse de las autoridades de EEUU por más de dos décadas

Las autoridades del condado Harris en Texas lograron extraditar desde México a Alfredo Ramírez Rosas, presunto violador y asesino de una anciana. El crimen fue cometido hace más de 20 años.
26 Ago 2016 – 11:06 PM EDT

HOUSTON, Texas – Alfredo Ramírez Rosas, un elusivo sospechoso de asesinato que logró evadir la justicia de Estados Unidos por más de dos décadas, se encuentra finalmente tras las rejas en una cárcel del condado Harris en Texas.

La fiscal de distrito del condado Harris, Devon Anderson, informó con satisfacción que tras un complejo proceso de extradición, el fugitivo al que habían buscado por tantos años ya se encuentra recluido en Houston, en espera de su juicio. Ramírez Rosas fue capturado por autoridades mexicanas en 2013 y se encontraba preso en el vecino país desde entonces.

El sospechoso enfrenta cargos en Estados Unidos por la muerte de Mildred Stallones, de 82 años, quien residía en el poblado de Tomball, Texas y fue asesinada de forma violenta la noche del 10 de agosto de 1993, según Anderson.

“El agresor ingresó a su residencia, la golpeó de forma salvaje, abusó sexualmente de ella y la estranguló”, detalló la fiscal. “La señora Stallones era una profesora jubilada y no se merecía una muerte tan horrenda”.

Al poco tiempo de ocurrido el asesinato de la anciana, los detectives del caso recibieron una pista por parte del compañero de cuarto del presunto agresor, quien aseguró que éste le había hecho declaraciones sobre el crimen que lo inculpaban y después había huido a México.

“El sospechoso dejó algunas de sus prendas de vestir ensangrentadas y tras realizar análisis encontramos que la sangre pertenecía a la víctima”, comentó Anderson.

En aquel entonces, Ramírez Rosas fue imputado con cargos de asesinato (con posibilidad de pena capital) y las autoridades comenzaron a buscarlo. Les tomó 20 años capturarlo.

Las autoridades mexicanas lograron capturarlo en 2013 en el poblado de Felipe Ángeles, del municipio de Buena Vista en Michoacán.

A partir de su captura varias agencias del orden en EEUU intentaban traer al fugitivo de regreso a EEUU para enjuiciarlo por el crimen de la exmaestra. El proceso fue largo y complejo, pero finalmente se logró extraditarlo.

Ramirez Rosas será enjuiciado por asesinato, pero no podrá ser sentenciado a pena de muerte debido a un tratado vigente entre Estados Unidos y México.

“Este es un caso en el que definitivamente [la fiscalía] solicitaría la pena de muerte para el acusado, pero esta vez tendremos que ignorar esa opción de castigo”, dijo Anderson. “Para que México permitiera la extradición de un criminal violento como este, para ser juzgado por la justicia estadounidense, debíamos quitar esa opción de la mesa”, explicó.

Un complejo proceso de extradición que tardó tres años

Kim Bryant, la experta en extradiciones de la oficina del fiscal del condado Harris nunca se dio por vencida con este caso.

“Este es un caso que ella nunca olvidó. Presionó al Departamento de Estado, para que a su vez ellos presionaran al gobierno mexicano y nos permitieran traer al fugitivo de regreso a EEUU para juzgarlo”, dijo Anderson, quien destacó que fue gracias al empeño de esta funcionaria que, después de tantos años, se logró hacer justicia en el caso de Mildred Stallons.

Bryant estuvo negociando la extradición de Ramírez Rosas con las autoridades mexicanas durante tres años. La funcionaria explicó que estos procesos de extradición internacional suelen ser prolongados, pero este caso se prolongó más de lo que ella hubiera querido.

Cuando se trata de negociar con México procesos de extradición, “ellos tienen más requerimientos que otros países”, dijo Bryant. La funcionaría no estaba dispuesta a perder este caso y agotó todos los recursos, busco alternativas y enfocó toda su atención en sacarlo adelante.

“Yo no me voy a retirar de este oficio pronto, pero cuando me retire podré hacerlo tranquila”, dijo refiriéndose a lo contenta que está de haber logrado traer al presunto criminal ante la justicia, para darle cierta paz a la familia de la víctima.

La fiscal Anderson, quien también se mostró satisfecha con la extradición de Ramírez Rosas, envió un mensaje a otros criminales fugitivos: “Seguiremos persiguiendo a los fugitivos. No nos vamos a detener. Los vamos a encontrar y los vamos a traer ante la justicia”.

Publicidad