null: nullpx
Crisis económica

Caída del precio del crudo ha pasado factura a la economía de Texas

Informe de TTARA sostiene que en Texas se han cerrado unas 600 plataformas de exploración petrolera, lo que equivale a una caída de la inversión de más de $40 mil millones.
30 Mar 2016 – 10:22 AM EDT

La caída de los precios del petróleo ha provocado una “considerable desaceleración” en la economía de Texas, reveló la Asociación de Investigación y Contribuyentes (TTARA), encargada de monitorear las políticas fiscales en el estado.

El informe sostiene que en Texas se han cerrado unas 600 plataformas de exploración petrolera, lo que equivale a una caída de la inversión de más de $40,000 millones.

Como consecuencia, este año Texas solo aumentará el empleo en apenas 1%, la mitad del ritmo al que había crecido ese rubro años atrás, según el informe.

Durante los últimos ocho años, a pesar de la recesión económica nacional, Texas registró un crecimiento del empleo promedio de 2% al año. Ello, comparado con 0.5% de crecimiento anual a nivel nacional.

“El milagro de Texas, como se le ha denominado al motor económico de nuestro estado líder en todo el país, se encuentra actualmente en el hielo", escribió en el informe el presidente del TTARA, Dale Craymer.

"Gran parte del crecimiento de Texas ha sido impulsado por el petróleo y el gas, y la caída reciente de los precios ha pasado factura", explicó.

" Texas ya no es más la robusta fuente de empleo de la nación. Aunque el estado sigue sumando puestos de trabajo, por primera vez en 12 años nuestro motor de empleo ha quedado rezagado del resto de la nación", indicó.

Sin embargo, el informe destacó que a diferencia de otras recesiones anteriores, las finanzas de Texas siguen siendo actualmente sólidas por varias razones.

El año pasado, la legislatura estatal apartó cuatro $1,200 millones de los ingresos del estado para fines generales no utilizados en su presupuesto de dos años, señaló Craymer. El fondo de emergencia del estado suma actualmente unos $10,000 millones.

En la crisis del petróleo de 1980, las finanzas estatales carecieron de “estos cojines”, apuntó.

Además, en las últimas dos décadas, la legislatura ha logrado hacer que el sistema de ingresos del estado sea menos dependiente de los impuestos de extracción de producción de energía, al aumentarse los impuestos sobre las ventas, de combustible y de negocios, explicó.

Más contenido de tu interés