null: nullpx
Enfermedades

"Pensé que se iba a morir": madre de adolescente que estuvo al borde la muerte a causa de la Fiebre del Valle

En enero pasado, una joven del centro de California comenzó a sentir síntomas de gripe, sin embargo, el malestar fue empeorando hasta el punto que no pudo sostenerse por sí misma. El diagnóstico tardío del hongo que causa la Fiebre del Valle hizo que su cerebro empezara acumular líquido.
14 Sep 2020 – 10:13 PM EDT
¡Nuevo!

Presiona aquí para reaccionar

Reacciona
Comparte

"Pensé que se iba a morir": madre de adolescente que estuvo al borde la muerte a causa de la Fiebre del Valle

Loading
Cargando galería

SALINAS, California.- La madre de Ashley aún se emociona al narrar el calvario que ha vivido ella y su hija los últimos 8 meses. Y no precisamente por el coronavirus, puesto que Ashley fue diagnosticada con la fiebre del Valle el 1 de febrero de 2020, infección que se diseminó al cerebro teniéndola al borde de la muerte.

"Después de varios meses, ahora está reaccionado y recuperándose" dice Rosario Santos aliviada. Pero no hace más que recordar lo que vivieron durante febrero cuando se le quiebra la voz.

El 21 de enero, Ashely comenzó a tener síntomas similares a la gripe, por lo que la primera vez que fue al hospital la devolvieron con un diagnóstico de influenza. Así sucedió cuatro veces, hasta que la última vez que la llevó a la sala de emergencias del Hospital Memorial de king city, Ashley no pudo sostenerse de pie.

Ese 1 de febrero la trasladaron de urgencia al Hospital de Stanford, donde luego de practicarle varios test (incluido el de COVID-19) determinaron que la razón de los síntomas se debía a la infección causada por el hongo Coccidioides, es decir, había contraido la enfermedad de fiebre del Valle.

"Su mano derecha estaba torcida, rígida. Y había perdido el equilibrio" afirma Rosario, su madre, quien agrega que ese día en Stanford le dijeron que debían operarla de urgencia para extraerle líquido del cerebro. El hongo se había propagado y estaba afectando su sistema nervisoso, además de sus pulmones y otros órganos.

Un escaner cerebral reveló fluido en el órgano, lo cual explica otras dolencias que fueron apareciendo con el tiempo. "Iba perdiendo el equilibrio, la visión, y perdió el apetito paulatinamente" cuenta Rosario, madre de Ashley, quien cumplió 15 años en marzo pasado.

Es un milagro lo que Dios hizo con ella, dice Rosario con toda la fe. "Pensé que ella se moría y que no iba a poder despedirme de ella" cuenta emocionada, pues había salido caminando de la casa, pero "apenas llegó al hospital perdió el conocimiento".

En el 2017 fueron 14,364 casos reportados con la fiebre del valle a nivel nacional, según los Centros para el Control de Enfermedades y Prevención (CDC, por sus siglas en inglés). En el mismo año en el condado de Kern se conocieron 2929 casos, de los cuales nueve personas perdieron la vida.


Ashley presentaba vómitos, fiebre, dolor de cuerpo y cabeza, y todas las veces que la regresaron a su casa le dijeron a su madre que "solo se le iba a quitar". No obstante, los síntomas no desaparecieron, y sin tratamiento oportuno el hongo se fue al cerebro.

Precisamente, los CDC creen que el número real de casos de fiebre del Valle podría ser aún mayor, puesto que casi el 50% de ellos no presenta ningún síntoma y si es que los hay, son fácilmente confundidos con una gripe, una neumonía o incluso una meningitits común. De hecho, investigadores dicen que nueve de cada 10 casos, son diagnosticados erróneamente.

Debido al diagnóstico tardío, la joven de 15 años sufrió dos parálisis cerebrales, lo que le perjudicó el habla y toda su capacidad motora del lado derecho. Por ello, Ashley debe realizar terapias paraa poder ganarle a las consecuencias de la infección dejada por el hongo.

El hongo Coccidioides afecta principalmente a personas del suroeste de Estados Unidos. Se encuentra principalmente en el suelo y se una persona inhala este hongo, puede desarrollar problemas pulmonares de leves a graves, incluida la neumonía. Los síntomas más comunes son fiebre, escalofríos, tos, dolor de pecho, cansancio, dolor de cabeza, sudoración nocturna, fatiga y dolor en los huesos.

Por el momento, la adolescente se recupera satisfactoriamente, y aunque le queda aún basatnte trecho por recorrer, ella y su madre agradecen estar vivias después de todo lo vivido. Además, cuentan su historia para prevenir a otros afectados que puedan estar en la misma situación.

Después de la segunda operación donde se le extrajo fluido del cerebro fue realizada el 17 de mayo. A partir de ese día, Ashely volvió a pronunciar unas palabras, por lo que Rosario recuperó la esperanza.

"El hongo va a estar ahí, no hay vacuna, no hay medicina" lamenta Rosario, quien a su vez advierte de las secuelas que dejó la infección en el cuerpo de su hija. "Ella le gustaba mucho andar en patineta, peinarse, ahora se cansa mucho".

Cargando Video...
Fiebre del valle cobra la vida de un oficial en Bakersfield
Reacciona
Comparte

Más contenido de tu interés