null: nullpx
Rehabilitación

“No sólo quiero volver a caminar, yo quiero correr”: joven cuadripléjica de Fresno que desafía su propio destino

Hace seis años, una joven de Fresno recibió el peor diagnóstico de su vida. “Tú vas a estar en esa silla de ruedas para siempre” le aseguró el doctor. No obstante, la fortaleza de Tatiana Villarreal fue mayor, y hoy es capaz de desafiar su propia sentencia médica, porque ella misma afirma que muy pronto estará caminando otra vez.
2 Oct 2019 – 09:44 PM EDT

Fue el 30 de junio de 2013, cuando en pleno verano, la familia, vecinos y amigos disfrutaban de un domingo con barbacoa y música. Tatiana, de 20 años en ese entonces, fue a buscar a alguien a una casa vecina y pidió permiso para tirarse un clavado en la piscina. “Cuando mis manos tocaron el suelo yo dije, oh shit algo va a pasar. Yo sentí”.

La joven se pegó en la cabeza, pero estuvo consciente todo el tiempo. “Mis manos, mis hombros no querían responder para nada”, recuerda. Al cabo de unos minutos, la mujer a quien había ido a buscar, se dio cuenta que Tati flotaba boca abajo en la piscina e intentó ayudarla.


Nadie sabe muy bien porqué no llamaron al 911, sin embargo, lo que supone Tatiana es que la mujer de la casa, que se encontraba borracha, no dimensionó la gravedad del accidente y además pensaron que Tatiana también estaba tomada. Fue recién hasta cinco horas después cuando ella pudo decirle a su mamá lo que había ocurrido.


La inasistencia de los paramédicos en su momento hizo que el hermano mayor de Tati tuviera que jalarla hacia la superficie para poder sacarla del agua. En esta maniobra, la cabeza no se sostuvo correctamente y el cuello de la accidentada sufrió una fractura. “No puedo mover mis piernas” recuerda Tatiana que le decía a su hermano Lupe.

Seis años encerrada

La joven hoy tiene 27 años y es cuadripléjica, es decir, no tiene movimiento ni en sus manos ni en sus pies. Tras años de terapias, y casi rogando al seguro médico que aprobara más sesiones, finalmente Tatiana siente que hay esperanza. Y es que en marzo de 2019, la apertura de SCI FIT, en Clovis, se convirtió en el lugar que la devolvió a la vida. A ella y a otras 22 personas más.


“Yo no alcanzaba a comprender el accidente de Tati” comenta la madre de Tatiana, Minnie Villarreal, quien con los ojos entumecidos comenta que este lugar les devolvió esperanza. “Es el lugar donde empieza el camino hacia la luz. Es una esperanza para tantos parapléjicos que no tienen un lugar donde rehabilitarse”.

SCI-FIT es un gimnasio-clínica especializado en fisioterapia. Con tres sucursales ubicadas en el norte de California, Sacramento, Pleasanton y Clovis, en este lugar se ofrece terapia a quienes han sufrido daños en la espina dorsal y que están buscando una alternativa a la tradicional.

Steve Nava, uno de los dueños y terapeuta, explica que SCI- FIT define su trabajo como funcional, integrado y terapéutico, donde el cuerpo se trata como un todo. Esto quiere decir que la actitud de la persona y motivación es muy importante. “Tatiana está teniendo un progreso dramático, super rápido. Su actitud, su personalidad es la parte principal. Siempre está dispuesta a dar lo mejor, incluso cuando las cosas no resultan como ella espera” describe Nava.

Tatiana estuvo en terapias físicas anteriormente en el Hospital de San José, pero sólo hace un mes, fue capaz de levantar sus piernas y dar los primeros pasos por ella misma.


Minnie Villarreal, la madre de Tati comenta que “ellos (SCI FIT) no tuvieron miedo. Ellos no sabían si acaso iba a poder o no, pero trataron y han logrado maravillas”. “Las terapias físicas eran sólo terapias para ejercitar la parte de arriba. No podía hacer nada con las piernas. Podía dar pasos, pero me arrastraba. En las otras terapias no tomaban ningún riesgo” agrega la joven.

De acuerdo al propio testimonio de Tatiana, ella creía que su cuerpo estaba atrofiado porque durante años sólo hubo mantención. “Me esta sorprendiendo mi cuerpo. Honestly. Porque yo debía haber muerto. Mi masajista dice que no había manera que quedara viva, por eso, esto es un milagro de Dios”.

La muchacha está feliz, porque después de seis años encerrada, con días enteros de lágrimas y sumida en la desesperanza, por fin puede salir de su casa con un propósito, que sabe que la va a hacer sonreír. Su propio progreso es motivo de alegría para Tati, quien en sus ojos proyecta la esperanza que le brinda este lugar.


Tatiana Villarreal tiene un daño en su espina dorsal, el cual dañó sus extremidades. Por eso, tiene sesiones todos los martes y jueves en este gimnasio-clínica SCI-FIT, ubicado en Clovis. Sin embargo, el costo del programa para el siguiente mes no está garantizado, pues ha tenido que pedir ayuda a familiares y amigos para poder pagar los $1100 dólares que cuesta el programa completo.


Más contenido de tu interés

Actualizaciones importantes Hemos actualizado nuestra Política de Privacidad a partir del 19 de febrero de 2020.